• Enviar
  • Imprimir

El acceso a las víctimas más vulnerables de los conflictos sigue siendo vital

27-05-2009 Conferencia de prensa

En la presentación del Informe de actividad del CICR 2008, el presidente de la Institución, señor Jakob Kellenberger, hizo hincapié en el acceso que la organización tiene a las zonas de conflicto y en los efectos de la economía en las personas más vulnerables que viven en esas zonas.

 

©CICR/T. Gassmann/ch-e-00386 
   
 
       
 
   
Informe de actividad 2008
 

El señor Kellenberger subrayó los efectos de la crisis económica en las personas más pobres que viven en zonas de conflicto. Dijo que " muchas de las personas muy pobres que viven en esas zonas dependen, para sobrevivir, de las remesas que les envían parientes que viven en el exterior, pero como el desempleo está aumentando, las remesas están disminuyendo. Sin duda, una caída del ingreso disponible es una tragedia para una familia que tiene que gastar la mitad de ese ingreso en alimentos " .

Los gastos del CICR volvieron a aumentar en 2008, en parte debido a que el CICR tiene mejor acceso a las zonas de conflicto adonde muy pocas organizaciones pueden llegar y, en parte, debido al deterioro de la situación humanitaria en países afectados tanto por la guerra como por las catástrofes naturales y el alza del precio de los alimentos, como Somalia.

  Sri Lanka  

     

Interrogado sobre el papel del CICR en el conflicto en Sri Lanka, el presidente señal ó que, de febrero a mayo, el CICR ha sido la única organización humanitaria que ha realizado actividades en la zona más afectada por los enfrentamientos, en condiciones muy peligrosas, en las que han resultado muertos tres colaboradores de la Institución. El CICR ha evacuado en barco a 14.000 personas heridas y enfermas, y a los familiares que las acompañaban.

El señor Kellenberger explicó que el CICR dialogó con ambas partes en relación con el respeto del derecho internacional humanitario. " De conformidad con nuestros procedimientos normales, abordaremos estas cuestiones de forma confidencial con las autoridades correspondientes " , anunció.

La próxima tarea del CICR en Sri Lanka sería abordar las consecuencias directas de los enfrentamientos. " Actualmente, hay más de 250.000 personas desplazadas. Las necesidades son muchas, en particular las de atención médica, y no se les está dando la respuesta adecuada. " Es fundamental que obtengamos acceso a todas las personas desplazadas, a fin de proporcionar atención médica, agua y otros artículos esenciales, de verificar el trato y las condiciones que se les brinda, y de que puedan restablecer o mantener el contacto con sus familiares " , explicó el señor Kellenberger. " El CICR está analizando la cuestión del acceso a las personas desplazadas con las autoridades gubernamentales de Sri Lanka. "

  Pakistán  

     

En relación con la situación humanitaria en Pakistán, el señor Kellenberger dijo que es " sumamente grave " y advirtió que, si bien ninguna organización humanitaria está en condiciones de dar cifras precisas, se puede decir que los enfrentamientos han causado el desplazamiento de entre 1 y 2 millones de personas, sobre todo de Swat, Bajo Dir y Buner. Dijo también que el CICR est á realizando actividades en Bajo Dir y Buner y que, en las condiciones actuales, es muy peligroso para el personal efectuar tareas en Swat.

Si bien las actividades del CICR en Pakistán son " modestas en comparación con las enormes necesidades " , destacó que la organización está trabajando en estrecha colaboración con la Media Luna Roja de Pakistán para prestar asistencia a unas 120.000 personas desplazadas que están viviendo en campamentos, escuelas y en casa de familias anfitrionas.

  Somalia  

     

El señor Kellenberger informó que Somalia ha sido una de las operaciones de mayor magnitud del CICR en 2008, cuando la intensificación del conflicto obligó a cientos de miles de personas a huir de Mogadiscio. Señaló que la situación se agravó por las inundaciones en algunas partes del país, por la sequía, en otras, y por el alza del precio de los alimentos, lo que significa que cientos de miles de personas dependen de la ayuda humanitaria.