• Enviar
  • Imprimir

Sexagésimo primer período de sesiones de la Comisión de Derechos Humanos de las las Naciones Unidas, 16 de marzo de 2005 - Declaración del presidente del Comité Internacional de la Cruz Roja, Jakob Kellenberger

31-03-2005 Artículo, Revista Internacional de la Cruz Roja, por Jakob Kellenberger

De las numerosas personas que cada año resultan afectadas por conflictos armados y otras situaciones de violencia, las personas privadas de libertad suelen ser las que corren más peligros de abusos físicos o mentales, y de desaparecer. Además, no se suele satisfacer debidamente sus necesidades en materia de alimentos, agua potable y atención médica.

  COMISIÓN DE DERECHOS HUMANOS DE LAS NACIONES UNIDAS  

61° período de sesiones

14 de marzo a 22 abril de 2005

Tema 14 del programa

  Grupos e individuos específicos  

Declaración del Comité Internacional de la Cruz Roja

(Cotéjese con la exposición del orador)

Señor presidente, excelentísimos señores, señoras y señores:

Muchas gracias por conceder el uso de la palabra al Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR).
 
El año pasado, el presidente del CICR tuvo la oportunidad de destacar, ante este órgano, las medidas adoptadas por el CICR en relación con un grave problema vinculado a los conflictos armados y la violencia interna – la cuestión de las personas desaparecidas y sus familiares.
 
Recordarán ustedes que en febrero de 2003 el CICR organizó en Ginebra una Conferencia de expertos gubernamentales y no gubernamentales sobre la s personas desaparecidas y sus familiares. Los participantes reafirmaron la magnitud del problema y adoptaron un conjunto de recomendaciones encaminadas a prevenir y resolver casos de personas desaparecidas, y atender a las necesidades de los familiares.
 
En diciembre de 2003, la XXVIII Conferencia Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, que congregó no solamente a las Sociedades Nacionales de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja sino también a todos los Estados Partes en los Convenios de Ginebra, confirmó su compromiso con estos objetivos. Tras adoptar por consenso el Programa de Acción Humanitaria, los participantes en la Conferencia se comprometieron a "Respetar y restablecer la dignidad de las personas desaparecidas a raíz de conflictos armados o de otras situaciones de violencia armada, y de sus familiares" y aplicar diversas medidas con ese fin. Durante la próxima Conferencia Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja se presentará un informe sobre las acciones emprendidas al respecto.
 
Por su parte, de conformidad con el compromiso contraído, el CICR está reforzando, cuando es necesario, sus actividades tradicionales como son el restablecimiento y el mantenimiento del contacto entre familiares, la colecta y la centralización de información sobre personas vulnerables y sobre los muertos, y la búsqueda de personas cuando sus familias estén sin noticias de ellas. Dentro de los límites de su cometido y poniendo a disposición su propia experiencia, el CICR participa en mecanismos que tienen por objeto abordar con eficacia estas cuestiones.
 
Además, el CICR es plenamente consciente de que la cuestión de las personas desaparecidas es también una grave consecuencia de los desastres naturales. En ese contexto, tras el devastador maremoto ocurrido en Asia, el CICR ha emprendido, con la cooperación de todas las Soci edades Nacionales de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja interesadas, una importante labor encaminada a restablecer el contacto entre los familiares, esclarecer la suerte que han corrido las personas desaparecidas y prestar apoyo a las familias dispersas y a las que han permanecido en el lugar del desastre. Esa labor incluye servicios telefónicos vía satélite, la puesta a disposición de una página Web especial, el intercambio de noticias familiares a través de mensajes de Cruz Roja y la organización de reunión de familiares.
 
Por ultimo, el CIRC procura promover entre todos los actores pertinentes la aplicación del Programa de Acción Humanitaria adoptado en la XVIII Conferencia Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, y de las mejores prácticas conexas. Con ese fin, ha elaborado un plan de acción para los años futuros, que se viene ejecutando progresivamente.
 
En particular, el plan incluye la promoción del derecho internacional vigente, la elaboración de orientaciones jurídicas relativas a conflictos armados no internacionales y el apoyo a la preparación de un nuevo instrumento internacional para la eficaz protección de las personas contra la desaparición forzada. Sobre este último tema, el CICR destaca la importancia que asigna a la labor del Grupo de Trabajo de la Comisión de Derechos Humanos encargado de elaborar un instrumento internacional para la protección de todas las personas contra las desapariciones forzadas. El CICR no dejará de seguir de cerca este proceso y dando a conocer sus opiniones basadas en su experiencia sobre el terreno. Además, el CICR mantendrá su objetivo de contribuir a la elaboración de un instrumento eficaz para evitar las desapariciones forzadas.
 
El plan de acción que el CICR prevé aplicar incluye, asimismo, actividades en los siguientes ámbitos:
 

  • Apoyo al fortalecimiento del derecho interno;

  • Cooperación con las fuerzas armadas y las organizaciones militares regionales, facilitando el contacto entre ellas para garantizar, por ejemplo, que el personal militar porte medios de identificación, y mantengan contacto periódico con sus familiares y que se proceda de modo idóneo en relación con la información sobre los fallecidos y los restos humanos en el campo de batalla;

  • Fortalecimiento de las redes de intercambio de noticias familiares y de la capacidad de gestión de la información;

  • Promoción de las normas relativas al trato debido a los muertos, que han de aplicar los expertos forenses y el personal no especializado, como el de las organizaciones humanitarias;

  • Promoción del establecimiento de directrices con respecto a las necesidades concretas de las familias y los medios para prestarles apoyo.

 
Señor presidente, lo anteriormente expuesto sirve para ilustrar la magnitud del desafío que tenemos ante nosotros. En consecuencia, el CICR exhorta a todos los Estados Miembros a que, en coordinación con las respectivas Sociedades Nacionales de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, secunden activamente este Programa de Acción Humanitaria con el fin de evitar y resolver casos de personas desaparecidas, atender mejor a las necesidades de sus familias, y prestar apoyo a las actividades que realiza el CICR con dichos propósitos. El CICR agradece por anticipado ese apoyo.
 
Gracias, señor presidente.




Páginas relacionadas