• Enviar
  • Imprimir

Echar luz sobre un vacío jurídico: el derecho internacional y las detenciones en el extranjero en el marco de la "guerra contra el terrorismo"

31-03-2005 Artículo, Revista Internacional de la Cruz Roja, por Silvia Borelli

Cuando una persona es privada de libertad fuera de la soberanía territorial del Estado del detenedor, es particularmente importante prevenir las violaciones de las normas y los principios fundamentales.

 

Doctora en filosofía por la Università degli Studi, Milán, investigadora asociada del Instituto Británico de Derecho Internacional y Comparado, Londres.  La autora desea expresar su agradecimiento al señor Simon Olleson por sus valiosas observaciones sobre los sucesivos proyectos del presente artículo.  
 

" Nuestra guerra contra el terrorismo comienza con Al Qaeda, pero no termina allí.

No terminará hasta que hayamos encontrado, detenido

y derrotado a todos los grupos terroristas que actúan en el plano mundial "

George W. Bush, discurso dirigido a la sesión plenaria del Congreso

y al pueblo estadounidense, el 20 de septiembre de 2001

     

La " guerra global contra el terror " lanzada por Estados Unidos y sus aliados tras los atentados del 11 de septiembre trasciende, por definición, las fronteras nacionales. La propia naturaleza del " enemigo " en esta denominada " guerra " implica que los Estados tienen la obligación de actuar contra las organizaciones terroristas internacionales no sólo en su territorio, sino, con frecuencia, fuera de sus fronteras nacionales, en zonas sujetas a la soberanía territorial de otros Estados. Anteriormente, la mayor parte de las acciones antiterroristas constituían operaciones internas de aplicación de la ley conducidas por los Gobiernos en su propio territorio, pero después del 11 de septiembre, casi todas las operaciones de la " guerra contra el terrorismo " han tenido lugar fuera de las fronteras nacionales de los Estados que encabezan la campaña, a menudo (pero no siempre) con el asenso y la cooperación del Estado que ejerce la autoridad soberana sobre la zona donde se despliegan las operaciones [1] . A causa del carácter extraterritorial de estas operaciones, las personas capturadas fueron detenidas, en muchos casos, por fuerzas armadas o por organismos de aplicación de la ley de índole no militar que actuaban fuera de su territorio nacional.

La " detención extraterritorial " puede definirse, a grandes rasgos, como la privación de libertad de una persona contra su voluntad [2] por agentes que realizan operaciones fuera del territorio soberano del Estado en cuyo nombre actúan. A los efectos del presente artículo, también se considera que dicho término incluye la situación excepcional en la que una persona es retenida por un tercer Estado a solicitud de los agentes de otro Estado y bajo el control efectivo de éstos.

La detención extraterritorial no es, en modo alguno, un fenómeno nuevo; el derecho internacional humanitario contempla expresamente la posibilidad de que los Estados detengan a personas fuera de su propio territorio nacional, sobre todo en el transcurso de un conflicto armado internacional y de la ocupación por beligerantes, y, en algunas circunstancias, los obliga a hacerlo. Además, en las operaciones transnacionales de aplicación de la ley suele suceder que las personas se encuentran bajo la custodia de agentes de un Estado que no es el Estado territorial, por ejemplo durante la transferencia de la custodia de un Estado al otro en los casos de extrad ición o de rendición.

Sin embargo, el fenómeno resulta de particular interés en el contexto de la " guerra contra el terrorismo " , porque no sólo se ha detenido a una cantidad sin precedentes de personas fuera del territorio nacional del Estado que las retiene, sino también, y sobre todo, porque esas detenciones han desencadenado una controversia jurídica acerca de cuáles –y, de hecho, si hay– normas jurídicas internacionales que protegen a los detenidos son aplicables en esos casos. Desde el 11 de septiembre, ciertos Estados han adoptado la política de detener personas en otros países y, al mismo tiempo, niegan la aplicabilidad de las garantías jurídicas que, tanto conforme al derecho nacional como internacional, son generalmente aceptadas como las normas que protegen a las personas privadas de libertad.

Independientemente si esos argumentos son válidos, y en qué medida, en el plano del derecho nacional, es incontestable, que, desde la perspectiva del derecho internacional, exhiben deficiencias inherentes. Carece de justificación la posición según la cual, por el hecho de mantener personas detenidas durante la " guerra contra el terrorismo " fuera del territorio nacional del Estado, las autoridades de ese Estado pueden pasar por alto todas o algunas de las garantías y las limitaciones a la acción del Estado refrendadas en el derecho internacional humanitario (DIH) [3] y/o en el derecho internacional de los derechos humanos [4] .

La importancia práctica de determinar precisamente qué normas se aplican al trato de las personas privadas de libertad durante la " guerra contra el terrorismo "  ha sido subrayada en reiteradas oportunidades durante los últimos tres años, sobre todo por el Comité Internacional de la Cruz Roja. En septiembre de 2004, el CICR señaló que la " experiencia adquirida durante años de vis itas a lugares de detención efectuadas en contextos sumamente diferentes y rápidamente cambiantes " ha demostrado que " la única manera de prevenir las arbitrariedades y los abusos consiste en determinar y atenerse a un marco jurídico claramente establecido " [5]

En el presente artículo se pretende, en general, identificar las normas del derecho internacional que se aplican a las personas detenidas en otros países, a raíz de la " guerra contra el terrorismo "  y, en particular, demostrar que, a pesar de los argumentos esgrimidos por algunos Estados, esos detenidos no están en un " vacío jurídico " [6] desprovistos de toda protección jurídica internacional. En primer lugar, se examina el fenómeno de las detenciones extraterritoriales en el contexto de la " guerra contra el terrorismo " . En la sección principal del artículo, se examina la aplicabilidad de las normas del DIH y del derecho internacional de los derechos humanos respecto de las personas sometidas a detención extraterritorial durante la " guerra contra el terrorismo " , yuxtaponiendo las posiciones adoptadas sobre el particular por los Estados que más practican las detenciones extraterritoriales. A continuación, se incluye un breve análisis de la naturaleza de la " guerra contra el terrorismo " , tras el cual hay subsecciones, en las que se examina la aplicabilidad del DIH respecto de las personas capturadas durante los conflictos armados en Afganistán e Irak, la cuestión de la aplicabilidad permanente del derecho de los derechos humanos en situaciones de conflicto armado, los principios relativos a la aplicación extraterritorial del derecho de los derechos humanos y el principio de no devolución ( non-refoulement). En la última sección, se examinan brevemente los sucesos recientes, que parecen indicar una incipiente reafirmación del ent endimiento tradicional de que la protección otorgada por el DIH y/o por el derecho internacional de los derechos humanos es aplicable para todas las personas detenidas por el Estado, dondequiera se encuentren retenidas.

Este artículo se centra en la aplicabilidad de las dos ramas del derecho con pertinencia potencial respecto de la cuestión; por lo tanto, no se ha realizado un análisis detallado del contenido de las protecciones sustantivas dimanantes del derecho internacional de los derechos humanos y el DIH, aunque, de paso, necesariamente, se hace referencia a dichas normas [7] .

  El fenómeno de las detenciones extraterritoriales en la "guerra contra el terrorismo"  

A consecuencia de las operaciones militares y de seguridad efectuadas por Estados Unidos desde el inicio de las hostilidades en Afganistán e Irak, las fuerzas estadounidenses han tenido bajo su custodia a 50.000 personas en total [8] .

Miles de personas fueron tomadas prisioneras por fuerzas de la Coalición durante el conflicto en Afganistán. Inicialmente, estuvieron bajo la custodia de las fuerzas de la Coalición en Afganistán o en buques de la armada estadounidense en la región. Desde entonces, casi todos esos prisioneros fueron entregados a las nuevas autoridades afganas. Empero, algunos siguen retenidos en centros de detención administrados por fuerzas de la Coalición en Afganistán y Pakistán [9] .

Además, desde principios de 2002, Estados Unidos ha transferido a centenares de personas sospechosas de pertenecer a Al Qaeda o a las fuerzas talibán a la base estadounidense de la bahía de Guantánamo. Según altos funcionarios del Departamento de Defensa de Estados Unidos, los detenidos fueron transferid os a Guantánamo, porque se consideraba que tenían un " valor de inteligencia significativo " o que representaban " una amenaza continua y considerable " para Estados Unidos; " esos pocos prisioneros seleccionados van a Guantánamo para que se pueda aprovechar el valor que revisten para la inteligencia " [10]

Del mismo modo, según informes oficiales, a finales de octubre de 2004, las fuerzas estadounidenses tenían más de ocho mil prisioneros en el propio Irak [11] . Inmediatamente después del fin de las " operaciones principales " en ese país, en mayo de 2003 [12] , Estados Unidos organizó una red de prisiones y de centros de detención en Irak donde se retiene e interroga a las personas capturadas durante las operaciones militares [13] . La mayoría de las personas detenidas durante los conflictos en Afganistán e Irak se encuentran bajo custodia de Estados Unidos; otras fuerzas de la Coalición también han detenido personas, pero en menor número [14] .

Sin embargo, el número de personas en detención extraterritorial, como parte de la " guerra contra el terrorismo " , no se limita a las que fueron detenidas durante las operaciones militares encabezadas por Estados Unidos en Afganistán y durante la guerra en Irak y la posterior ocupación militar por las fuerzas de la Coalición. Desde el 11 de septiembre de 2001, otras personas han sido arrestadas y detenidas durante operaciones de aplicación de la ley llevadas adelante por los Estados empeñados en la lucha contra el terrorismo internacional [15] . En ciertos casos, las personas capturadas por Estados Unidos fueron entregadas a las autoridades competentes del Estado territorial concernido, pero en muchos otros, fuer on transferidas a la bahía de Guantánamo o a otros centros de detención situados en lugares no identificados fuera del territorio de los Estados Unidos [16] .

Aparte de las preocupaciones sobre el trato y las condiciones de detención de las personas sometidas a detención extraterritorial por las fuerzas armadas de Estados Unidos o por algunos de sus organismos de aplicación de la ley, las inquietudes más graves se suscitan a raíz de los continuos informes sobre las transferencias de personas identificadas como sospechosas de terrorismo, que están detenidas por Estados Unidos y que " no responden durante los interrogatorios " , a otros países para continuar interrogándolas. En algunos casos, la persona transferida había sido hallada inicialmente en el territorio de Estados Unidos [17] , pero varios sospechosos de actividades terroristas capturados por agentes de Estados Unidos, mientras actuaban en el territorio de otro Estado, fueron transferidos directamente a otros países, a través de procedimientos de entrega que no se avienen con las normas mínimas establecidas por los procedimientos internacionales de extradición [18] . Varios de los países que reciben a los sospechosos entregados exhiben un historial particularmente negativo en materia de derechos humanos y, en especial, tienen antecedentes de haber aplicado torturas y otros métodos de interrogación ilegales [19] . Además, al parecer, se produjeron numerosas entregas irregulares de algunos Estados a funcionarios estadounidenses fuera de Estados Unidos, quienes después transfirieron a la persona o personas afectadas a otros Estados [20] . Por último, los casos más preocupantes conciernen a personas que " desaparecieron " , después de haber sido capturadas por las fuerzas estadounidenses o entregadas a és tas, y cuyo paradero se desconoce por completo [21] .

Con respecto a Estados Unidos, parece claro que la opción de detener a personas en otros países como parte de la " guerra contra el terrorismo "  se basa, al menos en parte, en la hipótesis de que, manteniéndolas fuera del territorio nacional, las fuerzas armadas o los demás organismos no se verán restringidos por las normas de la protección jurídica nacional (e internacional) del mismo modo que si se las retuviera en el territorio nacional. Estas consideraciones se reflejan en varios memorandos internos en los que se proporciona asesoramiento jurídico al Gobierno del presidente Bush y donde permanentemente se intenta argumentar que Estados Unidos no está obligado por ciertos compromisos, que determinadas obligaciones internacionales sencillamente no se aplican al nuevo paradigma de la " guerra contra el terrorismo " , o que esas obligaciones no son aplicables a los agentes de Estados Unidos cuando actúan en otros países [22]

  El marco jurídico internacional  

  Consideraciones previas: la naturaleza polifacética de la "guerra contra el terrorismo"  

Todo intento por aclarar las normas aplicables a las personas detenidas durante la " guerra contra el terrorismo " debe comenzar por reconocer la naturaleza polifacética de esa " guerra " [23] .

Independientemente de cuán atractivo pueda resultar para los medios de comunicación de masas o como dispositivo retórico para los discursos políticos, el concepto de la " guerra contra el terrorismo " , es decir, un conflicto armado [24] que se lib ra contra una red terrorista transnacional que no cuenta con una organización articulada, no tiene asidero alguno cuando se lo analiza desde el punto de vista del derecho internacional [25] . Sin embargo, es indiscutible que, en el contexto lato de la " guerra contra el terrorismo " , han tenido lugar, en sentido estricto, dos conflictos armados internacionales: en Afganistán y en Irak [26]

Pero en las mentes de los que invocan ese concepto, la " guerra contra el terrorismo "  excede ampliamente los conflictos en Afganistán e Irak, y abarca todas las operaciones antiterroristas emprendidas desde septiembre de 2001. Aunque muchas de esas operaciones se realizaron en el territorio de los Estados afectados y por agentes de éstos, varias tuvieron carácter transnacional y en ellas han participado organismos de aplicación de la ley y fuerzas militares de numerosos Estados. Desde el punto de vista del derecho internacional, estas últimas operaciones no forman parte de ninguna " guerra " o conflicto armado, y han de considerarse operaciones de aplicación de la ley a escala internacional contra una organización delictiva transnacional [27] .

En consecuencia, es necesario trazar una distinción entre las capturas y las detenciones realizadas en el contexto de un conflicto armado en sentido estricto, es decir, durante los conflictos en Afganistán e Irak y la posterior ocupación militar, y los arrestos y las detenciones que tienen lugar en el contexto de las operaciones de aplicación de la ley.

A pesar de los puntos de vista divergentes expresados por algunos de los protagonistas, los principios del DIH que rigen los conflictos armados internacionales (y las ocupaciones militares) eran plenamente aplicables en los conflictos en Irak y Afganistán [28] . Además, como se explicará en detalle más adelante, ciertas normas del derecho internacional de los derechos humanos eran y siguen siendo aplicables a las personas detenidas en ese contexto.

Por último, aunque el DIH no se aplica a las operaciones de aplicación de la ley realizadas fuera de los dos conflictos armados [29] , sí se aplica plenamente a esas operaciones el derecho internacional de los derechos humanos [30] .

  La detención en el contexto de los conflictos armados y de la ocupación militar: aplicabilidad de la protección dimanante del derecho internacional humanitario  

Aunque, al principio de los conflictos armados de Afganistán e Irak, todos los Estados participantes eran partes en los Convenios de Ginebra [31] , los principales Estados de la Coalición han adoptado posiciones muy diferentes con respecto a la aplicabilidad de las protecciones contempladas en dichos tratados. Mientras que Gran Bretaña no cuestionó la aplicabilidad general de los Convenios de Ginebra en los conflictos en Afganistán e Irak [32] , Estados Unidos adoptó, sobre todo con respecto al conflicto en Afganistán, una postura mucho más controvertida, basada en la peculiar hipótesis de que las operaciones militares en ese país tuvieron lugar en dos " guerras " distintas.

La aplicabilidad de los Convenios de Ginebra en la primera " guerra " , la desarrollada entre la Coalición y las fuerzas talibán, no se puso en tela de juicio [33] . Sin embargo, el enfoque de Estados Unidos con respecto al estatuto de las personas capturadas durante dicho conflicto no ha sido coherente con esa posición, y, en los hechos, ha quitado todo sen tido práctico al reconocimiento formal de la aplicabilidad de los Convenios: el 7 de febrero de 2002, Estados Unidos declaró que, aunque, en principio, los Convenios de Ginebra eran aplicables respecto de los miembros de las fuerzas talibán, los soldados talibán capturados en Afganistán no podían ser considerados prisioneros de guerra con arreglo al III Convenio de Ginebra, puesto que eran " combatientes ilegítimos " , porque no reunían las condiciones estipuladas en el artículo 4 de dicho Convenio [34] .

Con respecto a la otra " guerra " que tuvo lugar en territorio afgano, la librada contra Al Qaeda, la posición del Gobierno de Estados Unidos fue que " ninguna de las disposiciones de Ginebra [sic ] se aplican a nuestro conflicto con Al Qaeda en Afganistán o en otros lugares del mundo porque, entre otras razones, Al Qaeda no es una Alta Parte Contratante en Ginebra [sic ] " [35] , y por ende, los miembros de Al Qaeda no reúnen las condiciones necesarias para ser considerados prisioneros de guerra [36] . Según el Gobierno de Estados Unidos, todas las personas capturadas durante el conflicto en Afganistán eran, por lo tanto, " combatientes ilegítimos " [37] que " no gozaban de derecho alguno conforme al Convenio de Ginebra [sic ] " [38] .

Estados Unidos adoptó una posición diferente con respecto a las personas capturadas durante el conflicto en Irak y la ocupación subsiguiente. Desde los primeros días del conflicto, Estados Unidos reconoció que los Convenios de Ginebra se aplicaban ampliamente a las personas capturadas durante el conflicto en Irak [39] .

Algunos indicios recientes dejan entrever un cambio en la posición de Estados Unid os: en un proyecto de dictamen jurídico elaborado por el Departamento de Justicia en marzo de 2004 [40] se opinaba que, aunque los ciudadanos iraquíes en poder de las fuerzas de la Coalición habían de ser considerados prisioneros de guerra, algunos prisioneros no iraquíes capturados por las fuerzas estadounidenses en Irak no tenían derecho a la protección de los Convenios de Ginebra y que por ende, podían ser trasladadas fuera del territorio ocupado a otro país para interrogarlas, y además, que los ciudadanos iraquíes detenidos podían ser trasladados fuera de Irak " por un período breve pero no indefinido, a fin de facilitar el interrogatorio " . El Gobierno adoptó las conclusiones de ese proyecto [41] .

Al parecer, no se han formulado declaraciones concretas con respecto a las personas que han sido objeto de detención extraterritorial fuera de los conflictos en Irak y Afganistán a resultas de operaciones de aplicación de la ley realizadas por Estados Unidos u otros países. Sin embargo, se infiere que la posición de EE.UU. es la misma que la que adoptó con respecto a los miembros de Al Qaeda capturados en Afganistán y que, aunque se alegue que fueron capturados en el contexto de una " guerra " , el abanico de protección que confieren los Convenios de Ginebra no les es aplicable.

La posición de Estados Unidos contradice los principios generalmente aceptados sobre la aplicación del DIH. El comentario oficial sobre los Convenios de Ginebra postula que existe " un principio general refrendado en los cuatro Convenios de Ginebra de 1949 " según el cual, durante un conflicto armado o una ocupación militar, 

" toda persona en poder del enemigo ha de tener un estatuto conforme al derecho internacional: o es un prisionero de guerra y, como tal, está amparado por el III Convenio; o es un civil protegido por el IV Convenio, o es un miembro del personal médico de las fuerzas armadas comprendido en el I Convenio. No hay " estatutos intermedios " ; nadie que se encuentre en poder del enemigo puede hallarse fuera de la ley " [42]

Mientras se acepte esta interpretación, la respuesta a la pregunta " ¿qué normas se aplican por lo que atañe a las personas capturadas durante las guerras en Irak y Afganistán? " es relativamente sencilla: toda persona hecha prisionera en esos conflictos y durante la ocupación de Irak tiene derecho a cierta medida de protección al amparo del sistema de Ginebra, aunque el grado de protección concedida depende de si la persona en cuestión es un prisionero de guerra o un civil.

En particular, con respecto a las personas que pertenecen a las fuerzas armadas regulares de la parte adversaria, el principio general es que cualquier miembro de las fuerzas armadas de una parte en un conflicto es un combatiente, y todo combatiente capturado por la parte adversaria es un prisionero de guerra. El artículo 4A(1) del III Convenio de Ginebra establece que son prisioneros de guerra " los miembros de las fuerzas armadas de una Parte en conflicto, así como los miembros de las milicias y de los cuerpos de voluntarios que formen parte de estas fuerzas armadas " que hayan sido capturados, y conforme al artículo 4A(2), " los miembros de las otras milicias y de los otros cuerpos de voluntarios " que hayan caído en poder del enemigo son prisioneros de guerra a condición de: a) estar mandados por una persona que responda de sus subordinados; b) tener un signo distintivo fijo; c) llevar las armas a la vista, y d) dirigir sus operaciones de conformidad con las leyes de la guerra. Además, el artículo 4A(3) especifica que los miembros de las fuerzas armadas de la parte adversaria han de ser considerados prisioneros de guerra, sin importar si la parte cuyas instrucciones siguen no es reconocida por la Potencia detenedora que los ha capturado.

Cabe señalar que, como se refleja claramente en la estructura y la lógica interna de la disposición, las condiciones del artículo 4A(2) arriba citadas se aplican únicamente a personas que pertenecen a " otras milicias " y " otros cuerpos de voluntarios " y no a las que forman parte de otras categorías de personas protegidas conforme al artículo 4A. Por ende, el estatuto de prisionero de guerra sólo puede denegarse lícitamente a los miembros de las " otras milicias " indicadas en el artículo 4A(2), si no satisfacen alguna de las condiciones enumeradas [43] .

Los miembros de la fuerza talibán capturados durante la guerra en Afganistán pertenecían, indiscutiblemente, a la categoría descrita en el artículo 4, letra A, número 3, porque eran " miembros de las fuerzas armadas regulares que siguen las instrucciones de un Gobierno o de una autoridad no reconocidos por la Potencia detenedora " . Por el contrario, la posición de Estados Unidos parece basarse en la hipótesis de que los combatientes comprendidos en el artículo 4, letra A, número 3 del III Convenio de Ginebra han de reunir las condiciones dispuestas en el artículo 4, letra A, número 2 para disfrutar del estatuto de prisionero de guerra [44] . Incluso si, en aras de un debate, se acepta que las condiciones relacionadas con las llamadas " milicias voluntarias " del artículo 4, letra A, número 2 se aplican a otras categorías de combatientes, el texto del artículo 4 deja en claro que, en cualquier caso, para privar a un detenido de su estatuto de prisionero de guerra, es necesario demostrar que el individuo, en forma personal, no ha respetado las leyes de la guerra. Por lo tanto, la afirmación general de que ning ún prisionero talibán tiene derecho al estatuto de prisionero de guerra debido a la " alianza " de la fuerza talibán con una organización terrorista se basa en una interpretación errónea del artículo 4 [45] .

En lo que respecta a los miembros de Al Qaeda capturados en Afganistán, no eran " miembros de las fuerzas armadas " de uno de los beligerantes. Podían razonablemente clasificarse en la segunda categoría indicada en el artículo 4A, ya que constituían una " milicia voluntaria " , pero como tales, a diferencia de las fuerzas talibán, tendrían que haber reunido las condiciones estipuladas en el artículo 4, letra A, número 2 para ser considerados prisioneros de guerra.

Independientemente de las cuestiones relativas a la clasificación, ningún " tribunal competente " ha determinado los estatutos individuales de los detenidos [46] . Con arreglo al artículo 5 del III Convenio de Ginebra, " si hay duda " con respecto a si los combatientes enemigos reúnen las condiciones para ser considerados prisioneros de guerra, la Potencia detenedora deberá conceder a los detenidos " la protección del (...) Convenio, en espera de que un tribunal competente haya determinado su estatuto " . Además, en el artículo 5 no sólo se exige que un tribunal competente determine el estatuto de un combatiente que cae en poder del enemigo; también requiere que se evalúe cada caso individual. En consecuencia, el hecho de determinar de manera genérica el estatuto de un grupo de detenidos o de una categoría entera de combatientes enemigos no satisface las disposiciones del artículo 5, en particular si es el poder ejecutivo quien determina de modo genérico.

Por ende, los miembros de Al Qaeda capturados en el teatro de las operaciones militares mientras combatían junto a las fuerzas armadas de una parte beligerante en el conflict o tendrían que haber sido considerados prisioneros de guerra hasta que un tribunal competente hubiese determinado su estatuto [47] . Pero incluso si se determina que una persona en particular no tiene derecho al estatuto de prisionero de guerra, esa persona igualmente gozaría de cierta medida de protección al amparo del sistema de Ginebra. En particular, los combatientes enemigos capturados que no reúnen las condiciones para ser considerados prisioneros de guerra también serían considerados " personas protegidas " , de conformidad con el IV Convenio de Ginebra [48] . La categoría de " persona protegida " establecida en dicho Convenio comprende no sólo a las personas que no participan en las hostilidades sino también a los llamados " beligerantes no privilegiados " [49] , es decir, las personas que realizan actos beligerantes pero quienes, según la determinación de un tribunal competente, no tienen derecho al estatuto de prisionero de guerra conforme al artículo 4 del III Convenio de Ginebra. La consecuencia principal de la denegación del estatuto de prisionero de guerra es que dichas personas no disfrutan de " privilegios de combatiente " y en consecuencia, pueden ser enjuiciadas por el mero hecho de haber combatido [50] . Por otro lado, los nacionales de la parte adversaria que no tienen derecho al estatuto de prisionero de guerra y que, por ende, son " personas protegidas " de conformidad con el IV Convenio de Ginebra, gozan de ciertas protecciones que no se conceden a los prisioneros de guerra, en particular, la prohibición absoluta de deportarlos del territorio ocupado [51] .

Sin embargo, la situación no es tan clara con respecto a los miembros de Al Qaeda o de otros grupos terroristas capturados en Afganistán o en Irak, que no reúnen las condiciones necesarias para ser considerados prisioneros de guerra conforme al artículo 4, letra A, del III Convenio de Ginebra ni son nacionales del Estado en el que son capturados. La aplicabilidad del IV Convenio de Ginebra a esas personas depende de su nacionalidad; el artículo 4, número 2, de ese Convenio excluye a las siguientes personas de la categoría de personas protegidas:

" (...) los súbditos de un Estado que no sea parte [en el IV Convenio de Ginebra ] (...) los súbditos de un Estado neutral (...) y los súbditos de un Estado cobeligerante (...) mientras que el Estado de que sean súbditos tenga representación diplomática normal ante el Estado en cuyo poder estén " [52] .

Así pues, puede argumentarse, plausiblemente, que las personas capturadas en el campo de batalla que no reúnen las condiciones necesarias para ser consideradas prisioneros de guerra de conformidad con el artículo 4 del III Convenio de Ginebra, y que son nacionales de Estados con los cuales la Potencia detenedora tiene relaciones diplomáticas normales, no están protegidas por el IV Convenio de Ginebra [53] .

Fuera del amparo potencial que ofrece la protección diplomática, incluso las personas que no son personas protegidas por el IV Convenio de Ginebra a causa de su nacionalidad gozarían, en cualquier caso, de la protección del " criterio mínimo " [54] de trato justo y humano previsto en el artículo 3 común a los Convenios de Ginebra, y también tendría derecho a la protección establecida en el artículo 75 del Protocolo I [55] .

  Protección de detenidos con arreglo al derecho internacional de los derechos humanos  

Empero, algunos prisioneros de la " guerra contra el terrorismo " no están amparados por el sistema de Ginebra. La primera categoría, la más numerosa, comprende a las personas capturadas en el contexto de operaciones de aplicación de la ley efectuadas por Estados Unidos y sus aliados en todo el mundo, después del 11 de septiembre de 2001. Como ya se dijo, esas operaciones no pueden caracterizarse como parte de un " conflicto armado " en el sentido que el derecho internacional atribuye a este término. A este respecto, la afirmación de Estados Unidos de que " ninguna de las disposiciones de Ginebra [sic ] es aplicable a nuestro conflicto con Al Qaeda " [56] , si bien es innegablemente correcta, es improcedente: los Convenios de Ginebra no se aplican por la sencilla razón de que la " guerra contra el terrorismo " no es un conflicto armado.

Pero, aparte de la cuestión relativa a la aplicabilidad de las normas del DIH, el derecho internacional de los derechos humanos protege los derechos fundamentales de cada persona detenida en el contexto de la " guerra contra el terrorismo " , con inclusión de las detenidas a resultas de operaciones de aplicación de la ley fuera del contexto de un conflicto armado.

En relación con el derecho internacional de los derechos humanos, en el pasado Estados Unidos ha rechazado sistemáticamente la aplicación extraterritorial de las obligaciones en materia de derechos humanos [57] . También ha negado la aplicabilidad de los derechos humanos en tiempos de conflicto armado [58] , y recientemente, ha reiterado ambas posiciones con respecto a los detenidos que se encuentran en la bahía de Guantánamo [59] .

La posición del Gobierno de Gran Bretaña, menos tajante, es que el Convenio Europeo para la Protección de los Derechos Humanos no es aplicable a las acciones de las tropas británicas en otros países. En particular, ha negado la aplicabilidad del Convenio con respecto a Irak, alegando que ese país se halla fuera del ámbito territorial del Convenio y que, de todos modos, las tropas británicas no ejercen el grado de control necesario [60] .

Ninguno de los argumentos planteados con respecto a la inaplicabilidad del derecho internacional de los derechos humanos es suficiente para justificar la no aplicación de los principios de los derechos humanos a las personas detenidas en otros países en el contexto de la " guerra contra el terrorismo " . En respuesta a esos argumentos, a continuación se examinarán los elementos que afectan el grado de protección que el derecho internacional de los derechos humanos confiere a las personas que han sido objeto de detención extraterritorial. 

La primera cuestión es el carácter permanente de la aplicabilidad del derecho internacional de los derechos humanos durante un conflicto armado, a personas que también están protegidas por el DIH. La segunda cuestión, que es más compleja, se refiere a la medida en que un Estado está obligado por sus compromisos internacionales en materia de derechos humanos, cuando sus agentes realizan actos fuera de su propio territorio, y por ende, fuera de la jurisdicción soberana normal de ese Estado (aplicabilidad ratione loci ). Por último, el llamado principio de no devolución también es claramente pertinente en relación con las personas detenidas en la " guerra contra el terrorismo " .

  Aplicabilidad del derecho internacional de los derechos humanos durante los conflictos armados  

A pesar de las opiniones en contrario expresadas por un número cada vez menor de Es tados [61] , en el derecho internacional contemporáneo, se sienta firmemente el principio de que la aplicabilidad del derecho internacional de los derechos humanos no se limita a los tiempos de paz, y que la existencia de un estado de conflicto armado no justifica la suspensión de las garantías fundamentales de los derechos humanos. Este principio, refrendado por la Corte Internacional de Justicia en la Opinión Consultiva sobre Armas Nucleares   ,     de 1996 [62], ha sido recientemente reformulado por la Corte en los siguientes términos:

  " (...) la protección que ofrecen las convenciones de derechos humanos no cesa en caso de conflicto armado, salvo en caso de que se apliquen disposiciones de suspensión como las que figuran en el artículo 4 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos. En cuanto a la relación entre el derecho internacional humanitario y el derecho de los derechos humanos, pueden presentarse tres situaciones: algunos derechos pueden estar contemplados exclusivamente en el derecho internacional humanitario, otros pueden estar contemplados exclusivamente en el derecho de los derechos humanos, y otros pueden estar contemplados en ambas ramas del derecho internacional " [63] .    

 Del mismo modo, en un caso relacionado con las operaciones militares realizadas por las fuerzas de Estados Unidos en Granada, la Comisión Interamericana, rechazando la afirmación de Estados Unidos de que " la cuestión era regulada íntegra y exclusivamente por el derecho internacional de los conflic tos armados " [64] , sostuvo que:

  " (...) si bien el derecho internacional humanitario se aplica principalmente en tiempos de guerra y el derecho internacional de los derechos humanos se aplica en mayor medida en tiempos de paz, la posible aplicación de uno no excluye ni desplaza necesariamente al otro. Existe una vinculación integral entre el derecho de los derechos humanos y el derecho humanitario, ya que ambos comparten'un núcleo común de derechos no derogables y el propósito común de proteger la vida y la dignidad humanas', y puede haber una sustancial superposición en la aplicación de estos cuerpos normativos " [65]

 Aunque todos los tratados sobre derechos humanos de alcance general contienen una disposición que permite a los Estados derogar algunas de las garantías en ellos contenidas, en la medida estrictamente necesaria para contrarrestar amenazas a la vida del Estado en tiempos de emergencia nacional o conflicto armado [66] , hay ciertos derechos que no pueden derogarse jamás. La lista de derechos no derogables varía de un instrumento a otro, pero el derecho a no ser privado de la vida arbitrariamente, el derecho al respeto de la integridad física y el derecho a no ser sometido a torturas o a tratos crueles, inhumanos o degradantes, son universalmente reconocidos como derechos no derogables que los Estados están obligados a respetar y a hacer respetar en todas las circunstancias [67] .

 Además de la posibilidad de derogar derechos de conformidad con las condiciones establecidas en el instrumento de que se trate [68] , el contenido exacto de los derechos que amparan a las personas conforme al derecho intern acional de los derechos humanos puede variar durante los conflictos armados debido a la aplicabilidad simultánea de la lex specialis contenida en las normas aplicables del DIH. Como señala la Corte Internacional de Justicia en Armas Nucleares , incluso el contenido de algunos derechos no derogables (en particular, el derecho a la vida) puede ser diferente en el contexto de un conflicto armado [69] . No obstante, la pertinencia de esta cuestión respecto del tema de la detención es limitada: el derecho a la vida conserva plena vigencia para las personas que no son combatientes activos, dado que el DIH prohíbe, en paralelo, la privación arbitraria de la vida de las personas que no participan activamente en las hostilidades. Del mismo modo, la aplicabilidad del DIH no hace que funcione como lex specialis en relación con la prohibición de la tortura, dado que este mismo cuerpo jurídico contiene una prohibición absoluta paralela en tal sentido.

 Por último, además de los derechos sustantivos expresamente declarados no derogables, también se han de respetar, en todas las circunstancias, ciertos derechos procesales que son fundamentales para lograr la protección efectiva de los derechos no derogables. Se cuenta entre ellos el derecho a acceder a los tribunales nacionales en el caso de violaciones de derechos no derogables, y el derecho al habeas corpus . Por lo general, algunos aspectos fundamentales del derecho a un juicio justo también se consideran no derogables [70] . Nuevamente, el DIH, cuando es aplicable, puede tener repercusiones en el contenido de los derechos procesales no derogables protegidos por el derecho internacional de los derechos humanos, en la medida en que establece normas diferentes. Por ejemplo, si el juicio de un prisionero de guerra ha sido justo o no se determina a través de las normas del DIH, antes que por las reglas establecidas en el derecho internacional de los derechos humanos [71]

  La aplicabilidad extraterritorial del derecho internacional de los derechos humanos  

La mayoría de los tratados de derechos humanos obligan expresamente a los Estados partes a garantizar a todas las personas sometidas a su jurisdicción el ejercicio libre y pleno de los derechos y las libertades contenidos en dichos instrumentos [72] .

 A los efectos de la aplicación del derecho internacional de los derechos humanos, el concepto de " jurisdicción " asume un significado más amplio que el que normalmente se le atribuye en otras ramas del derecho internacional [73] . Cuando se solicita a los órganos de supervisión de derechos humanos evaluar si un determinado acto extraterritorial efectuado por agentes del Estado constituye un ejercicio de " jurisdicción " , a los efectos de la aplicación de las obligaciones en materia de derechos humanos, éstos han indicado que los Estados están " obligados a garantizar los (...) derechos y libertades de todas las personas que se encuentren bajo su autoridad y responsabilidad efectivas, independientemente de que esa autoridad se ejerza en su propio territorio o en el extranjero " [74] , y que " en principio, la investigación no se centra en la nacionalidad o la presencia de la presunta víctima en una zona geográfica particular, sino en si, en las circunstancias específicas, el Estado respetó los derechos de una persona sujeta a su autoridad y control " [75] .  Aunque reconocen la naturaleza es encialmente territorial de la competencia jurisdiccional de cada Estado, los órganos de derechos humanos han determinado que, en circunstancias " excepcionales " [76] o " especiales " [77] , los actos realizados por los Estados partes en un tratado humanitario en un lugar fuera de su territorio o que producen efectos en ese lugar pueden constituir un ejercicio de la " jurisdicción " de dichos Estados en el sentido de las disposiciones establecidas en materia de jurisdicción.

 Un análisis de la jurisprudencia pertinente de los órganos de derechos humanos tanto universales como regionales demuestra que las " circunstancias excepcionales " que justifican la aplicación extraterritorial de las obligaciones en materia de derechos humanos pueden agruparse, a grandes rasgos, en las siguientes categorías generales.

  a) Ejercicio por el Estado de su autoridad y control sobre una zona situada fuera de su territorio nacional.  

     

Puede imputarse responsabilidad a un Estado con arreglo al derecho de los derechos humanos por actos que, aunque hayan sido realizados fuera de su territorio nacional, se produzcan en una zona sobre la que ese Estado ejerce autoridad y control. Existen varias situaciones en las que el nivel del control que ejerce un Estado puede ser suficiente para que sus obligaciones en materia de derechos humanos sean aplicables extraterritorialmente, incluidas las relacionadas con el trato de las personas detenidas.

 La primera de tales situaciones es, sin duda, la de la ocupación militar [78] . En su Opinión Consultiva sobre El Muro , la CIJ se ñaló que, en su carácter de Potencia ocupante, Israel había ejercido su jurisdicción territorial sobre los territorios palestinos ocupados y, por ende, estaba obligado a respetar los compromisos que le incumbían con arreglo al derecho internacional de los derechos humanos con respecto a cada persona que residía en esa zona [79] . Cuando se le han solicitado opiniones sobre la aplicabilidad del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos (PIDCP) respecto de situaciones de ocupación militar, el Comité de Derechos Humanos ha adoptado sistemáticamente el mismo criterio [80] . Por consiguiente, los Estados que participaron en la ocupación de Irak tras el conflicto armado estaban obligados a respetar sus obligaciones en materia de derechos humanos con respecto a las zonas que se hallaban bajo su control.

 Otra situación, que presenta varias características similares a la descrita más arriba, es aquella en que un Estado despliega sus fuerzas armadas en suelo extranjero en respuesta a una " invitación " del Estado territorial o de otras entidades que ejercen el control de facto sobre la zona en cuestión. Ésta parecería una caracterización apropiada de la situación de las fuerzas de la Coalición tanto en Afganistán como en Irak, después haber devuelto el poder a las autoridades locales. La consecuencia es que las obligaciones de esas fuerzas en materia de derechos humanos son plenamente aplicables en el caso de las personas que detienen en esos Estados.

 La situación de la ocupación militar entraña un nivel de control que justifica la aplicabilidad de las obligaciones en materia de derechos humanos, por lo cual se considera que el Estado ejerce jurisdicción como si fuese el soberano territorial. Pero, en otras situaciones de " presencia militar en suelo extranjero " , para determinar si el Estado realm ente ejerce " jurisdicción " es preciso examinar cada caso por separado.

 En el sistema europeo, la intervención militar de Turquía en el norte de Chipre, en 1974, y la presencia permanente de fuerzas armadas turcas, han dado origen a una línea jurisprudencial cuya aplicación es, obviamente, de gran importancia para determinar si un Estado parte en el Convenio Europeo de Derechos Humanos (CEDH) ha de ser considerado responsable por violaciones cometidas durante las operaciones militares en territorios extranjeros que no constituyen una ocupación cabal. El Tribunal Europeo de Derechos Humanos ha sostenido que, a fin de determinar si en tales circunstancias, el Estado ejerce efectivamente su " jurisdicción " , resulta totalmente improcedente evaluar la licitud de las operaciones militares con arreglo a las normas sobre el uso de la fuerza y/o la integridad territorial, ya que " la obligación de garantizar, en dicha zona, los derechos y las libertades estipulados en el Convenio deriva de la existencia de ese control, independientemente de que el mismo se ejerza en forma directa, a través de las fuerzas armadas o por intermedio de una administración local subordinada " [81] .

 Además, por lo que atañe al " grado " de control que un Estado ha de ejercer sobre la zona afectada para incurrir en responsabilidad conforme al Convenio, el Tribunal Europeo ha dejado en claro que " no es necesario determinar si una Parte Contratante efectivamente ejerce un control detallado sobre las políticas y las acciones de las autoridades en la zona situada fuera de su territorio nacional, dado que incluso el control general de la zona puede generar la responsabilidad de la Parte Contratante en cuestión " [82] .

 En el caso del control general sobre una zona extraterrito rial, la responsabilidad del Estado " no se limita a los actos de sus soldados u oficiales en esa zona; también se extiende a los actos de la administración local que sobrevive en el lugar en virtud de [su ] apoyo militar y de otra índole " [83] . Además, en estas situaciones, la responsabilidad parece extenderse no sólo a las violaciones de la obligación de no hacer, es decir, la prohibición de infringir derechos protegidos, sino también a los derechos procesales " positivos " que el Tribunal Europeo ha derivado del Convenio [84] .

 Una tercera situación en la cual puede generarse la responsabilidad " extraterritorial " de un Estado es cuando ejerce el control efectivo y exclusivo de una zona fuera de su territorio (que por lo general es relativamente pequeña) con el consentimiento válido del Estado territorial. Las situaciones comprendidas en esta hipótesis son, por ejemplo, aquellas en que dos Estados celebran un acuerdo internacional en virtud del cual una de las partes adquiere el derecho a mantener una base militar o de otro tipo en una parte del territorio de la otra. Esos arreglos pueden comprender, por ejemplo, desde las bases " soberanas " casi permanentes de Gran Bretaña en Chipre y la base naval de Estados Unidos en la bahía de Guantánamo, hasta acuerdos menos permanentes sobre el acantonamiento de tropas en otro país. Esta categoría reviste particular importancia para el presente análisis, dado que, desde el 11 de septiembre de 2001, Estados Unidos ha establecido bases militares que alojan a alrededor de 60.000 efectivos en Afganistán, Pakistán, Kirguistán, Uzbekistán y Tayikistán, además de las que ya existían en Kuwait, Qatar, Turquía y Bulgaria. También es importante la base naval estadounidense en el territorio británico de Diego García, en el océano Índico.

 Por lo general, todos los aspectos relacionados con la j urisdicción y la autoridad sobre las bases instaladas en países anfitriones se detallan en los acuerdos sobre el estatuto de la base y en los arreglos que comúnmente se denominan " acuerdos sobre el estatuto de las fuerzas " . Aunque la cuestión de la jurisdicción de la base de Estados Unidos en la bahía de Guantánamo, un establecimiento algo inusual, ha sido estudiada por la Comisión Interamericana [85] , no se han presentado a los órganos internacionales de supervisión de los derechos humanos casos de violaciones en las bases de características más comunes. Sin embargo, puede conjeturarse que la medida en que se imputa la responsabilidad y a qué Estado imputarla, por actos realizados en la base respectiva dependerá, sobre todo, de la jurisdicción que haya conservado para sí el Estado anfitrión. Por ejemplo, con respecto a la bahía de Guantánamo, aunque Cuba teóricamente conserva la soberanía fundamental sobre el territorio, Estados Unidos ejerce " el control y la jurisdicción exclusivos " [86] ; por ende, la responsabilidad por el cumplimiento de las obligaciones positivas y negativas, dimanantes de las normas internacionales de derechos humanos, recae necesariamente en Estados Unidos [87] . Cuando las concesiones de jurisdicción al Estado visitante son más limitadas, como aquellas en que la jurisdicción penal sobre los soldados se reserva al Estado visitante sólo con respecto a actos que cometan en su carácter oficial, las obligaciones positivas que derivan de los instrumentos internacionales (por ejemplo, la obligación de realizar una investigación eficaz en relación con el derecho a la vida) [88] puede incumbir, al menos en alguna medida, al Estado territorial; pero, en todos los casos, esto dependerá de la violación alegada y de las condiciones del acuerdo particular celebrado con el Estado anfitrión [89] .

 Con respecto al CEDH, habida cuenta de la índole regional de ese instrumento, puede surgir un límite al ámbito de aplicación extraterritorial del Convenio, a causa del ejercicio del control general. La decisión del Tribunal Europeo en el caso Bankovic   [90] pareció introducir un límite a la, hasta entonces, amplia interpretación del término " jurisdicción " , en el marco del CEDH. En respuesta al argumento presentado por los solicitantes de que el Convenio Europeo debía aplicarse a los bombardeos de la OTAN en Serbia para evitar un " lamentable vacío en el sistema de protección de los derechos humanos establecido por el Convenio " [91] , el Tribunal, tras destacar el " carácter especial del Convenio como un instrumento constitucional del orden público europeo " y la " vocación esencialmente regional del sistema del Convenio " [92] , respondió que:

  " El Convenio es un tratado multilateral que funciona (...) en un contexto esencialmente regional y sobre todo en el espacio jurídico ( espace juridique ) de los Estados Contratantes. (...) El Convenio no estaba destinado a aplicarse en todo el mundo, incluso con respecto a la conducta de los Estados Contratantes " [93]  

 La lectura natural de este texto es que impone un límite espacial general a la aplicabilidad del Convenio; la posición de Gran Bretaña con respecto a la no aplicabilidad del CEDH a los actos de sus fuerzas en Irak, ya mencionada, se basa claramente en este razonamiento.

 No obstante, en el caso más reciente sobre la cuestión de la jurisdicción, el Tribunal parece haber reducido casi hasta la desaparición la importancia de la limitación que aparentemente introdujo en el caso Bankovic . En Issa c. Turquía   [94] , un caso presentado por los familiares de personas kurdas, residentes en Irak septentrional, quienes, según se alegó, fueron muertas por miembros de las fuerzas armadas turcas en territorio iraquí, el Tribunal no desestimó el caso, basándose en que las víctimas estaban fuera del ámbito jurídico ( espace juridique) del Convenio [95] , y de hecho, el razonamiento del Tribunal no parece considerar que la noción del ámbito jurídico habría constituido un obstáculo a la responsabilidad de Turquía, si se hubiesen presentado pruebas suficientes de la participación de ese país. El Tribunal sostuvo que:

  " El Tribunal no excluye la posibilidad de que, a consecuencia de esta acción militar, se pueda considerar que el Estado demandado ha ejercido, temporalmente, el control general efectivo de una determinada parte del territorio de Irak septentrional. Por consiguiente, si existe una base fáctica suficiente que permita afirmar que, en el momento pertinente, las víctimas se hallaban en esa zona específica, la consecuencia lógica sería que estaban en la jurisdicción de Turquía (no la de Irak, que no es un Estado Contratante y que claramente no pertenece al espacio jurídico de los Estados Contratantes " [96] .

 Lo que el Tribunal parece indicar es que, una vez que se comprueba que un Estado ejerce el " control general " sobre una zona fuera de su territorio, esa zona se encuentra, en forma automática, bajo la jurisdicción de dicho Estado y, por ende, entra en el ámb ito jurídico   del Convenio, independientemente de su posición geográfica real y del hecho de que el territorio pertenezca a otro Estado que no es parte en el Convenio.

  b) Acción extraterritorial de agentes del Estado en situaciones en que el control general no llega a ser absoluto  

Un Estado también puede incurrir en responsabilidad " extraterritorial " , cuando sus agentes realizan operaciones ad hoc en el territorio de otro Estado y controlan la persona de un individuo, pero sin ejercer un control suficiente sobre una zona determinada como para que sea aplicable el derecho de los derechos humanos, conforme a los principios indicados en la sección anterior. Esta situación es, sin duda alguna, pertinente como un argumento de reserva para invocar la aplicabilidad de las normas de derechos humanos en todas las situaciones en las que se registra la detención de un individuo en el extranjero por agentes de un Estado, cualquiera sea la magnitud de las operaciones de dicho Estado en el territorio extranjero [97] .

 De conformidad con el PIDCP, la responsabilidad de un Estado por las violaciones de derechos protegidos, cometidas por sus agentes en el territorio de otro Estado, independientemente de si éste consintió o no que realizaran esas acciones, ha sido reconocida por el Comité de Derechos Humanos en los siguientes términos:

  " El inciso 1) del artículo 2 del Pacto obliga a los Estados Partes a respetar y a garantizar los derechos " a todos los individuos que se encuentren en su territorio y estén sujetos a su jurisdicción " , pero no implica que no se pueda considerar al Estado Parte concernido responsable de las violaciones de derechos amparados por el Pac to que cometen sus agentes en el territorio de otro Estado, con la aquiescencia del Gobierno de ese Estado o en oposición a éste (...) sería inadmisible interpretar que la responsabilidad establecida en el artículo 2 del Pacto permite a un Estado Parte perpetrar, en el territorio de otro Estado, violaciones del Pacto que no podría perpetrar en su propio territorio " [98] .

 La Comisión Europea de Derechos Humanos también reconoció este principio, con una formulación particularmente amplia:

  " Los agentes autorizados de un Estado no sólo permanecen bajo su jurisdicción cuando se encuentran en el extranjero, sino que introducen a otras personas " en la jurisdicción " de ese Estado en la medida en que ejercen autoridad sobre ellas. Los actos o las omisiones del Estado que afectan a dichas personas acarrean la responsabilidad del Estado " [99]

 Cabe señalar que, en esta situación, el motivo de la aplicación de las obligaciones internacionales del Estado en materia de derechos humanos es el reconocimiento del hecho de que, durante las operaciones en cuestión, sus agentes ejercen un determinado control de facto sobre la persona del individuo, siendo ésta la situación en la que se imputa la responsabilidad del Estado por las infracciones de los derechos individuales perpetradas por esos agentes [100] . Sin embargo, a diferencia de las situaciones ya descritas, el hecho de que, en estos casos, el control se ejerce en una forma más o menos limitada, incidental y ad hoc implica que no se exige al Estado observar toda la serie de obligaciones que dimanan del derecho de los derechos humanos, sino que, razonablemente, sólo se lo constriñe a respetar su obligació n de no hacer, es decir, no infringir los derechos de las personas afectadas [101] .

  El principio de la no devolución  

Aparte de las situaciones mencionadas en la sección anterior, en las que la aplicabilidad del derecho de los derechos humanos se basa en el hecho de que el Estado ejerce un grado de control suficiente sobre una zona en general o sobre ciertos individuos en particular, hay otro escenario más, en el cual puede considerarse a un Estado responsable de la violación de sus obligaciones dimanantes del derecho internacional de los derechos humanos, incluso si la violación concreta de los derechos fundamentales de un individuo tiene lugar fuera del territorio nacional de ese Estado y bajo la jurisdicción de un tercer Estado. Según el Tribunal Europeo de Derechos Humanos, " la responsabilidad de un Estado también puede quedar comprometida, a causa de actos que tienen repercusiones suficientemente inmediatas en los derechos garantizados por el Convenio, aunque esas repercusiones ocurran fuera de su jurisdicción " [102] .

 El corolario más importante de este principio es que un Estado viola sus obligaciones internacionales, si entrega una persona a otro Estado, cuando hay motivos razonables para creer que, según los términos del Tribunal Europeo, existe un " temor bien fundado " o un " riesgo real " de que en el Estado receptor [103] se violen los derechos fundamentales de esa persona. En este sentido, el Comité de Derechos Humanos ha afirmado lo siguiente:

  " Si un Estado Parte adopta una decisión relativa a una persona dentro de su jurisdicción, y la consecuencia necesaria y previsible es que los derechos de esa persona conforme al Pacto serán violados en otra jurisdicción, el propio Estado Parte puede incurrir en una violación del Pacto. Esto se deduce del hecho de que el deber de un Estado Parte con arreglo al artículo 2 del Pacto no se cumpliría al entregar a una persona a otro Estado (ya sea este último un Estado Parte del Pacto o no) en que es seguro que será sometida a un trato contrario al Pacto o que este trato sea el propósito mismo por el cual se entrega a la persona " [104]

 La lista de derechos fundamentales cuya posible violación excluye la entrega comprende, por lo menos, el derecho a no ser sometido a tortura o a otros tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes [105] , los derechos básicos relativos a un juicio justo [106] , y el derecho a la vida y a la integridad física [107] . En algunos casos, el riesgo de que la persona sea sometida a la pena de muerte también ha constituido un impedimento a la extradición [108]

 La norma que, en algunos casos, se denomina el principio de la no devolución [109] está expresamente establecida en varios instrumentos que protegen los derechos humanos [110] y se considera, en términos generales, como una norma del derecho internacional consuetudinario obligatoria para todos los Estados, se hayan adherido o no a los tratados que rigen el derecho internacional de los refugiados y el derecho internacional de los derechos humanos. Aunque varios tratados, entre ellos el PIDCP, la Convención Americana sobre Derechos Humanos (CADH) y el CEDH, no contienen disposiciones expresas correspondientes, los órganos de supervisión de esos tratados han reconocido, una y otra vez, que los Estados Partes actuarían en forma incompatible con los val ores subyacentes de los tratados si, en tales circunstancias, transfirieran a una persona sujeta a su jurisdicción [111] . Con respecto al PIDCP, el Comité de Derechos Humanos ha afirmado lo siguiente:

  " (...) la obligación estipulada en el artículo 2 de que los Estados Parte respeten y garanticen los derechos reconocidos en el Pacto a todas las personas que estén en su territorio y a todas las que estén bajo su control implica que los Estados Parte están obligados a no extraditar, deportar, expulsar o hacer salir de algún modo de su territorio a un persona cuando haya razones de peso para creer que existe un riesgo real de daño irreparable (...) en el país hacia el que se va a efectuar esa salida forzada o en cualquier país al que la persona sea expulsada posteriormente [112] .

 Aunque esta línea jurisprudencial podría considerarse una interpretación amplia del concepto de jurisdicción, la visión más apropiada es que, en estos casos, el reconocimiento de la responsabilidad del Estado en cuestión se basa simplemente en el reconocimiento de un vínculo causal entre un acto realizado por el Estado con respecto a un individuo que se encuentra en su jurisdicción y la posible violación de los derechos fundamentales de ese individuo, perpetrada por terceros Estados [113] .

 Este principio se aplica cuando un individuo sometido a la jurisdicción del Estado (se halle o no en su territorio) es transferido fuera de su jurisdicción. La caracterización formal del acto concreto, a través del cual el individuo es trasladado a la jurisdicción de otro Estado, carece de pertinencia con respecto a la aplicabilidad del principio de la no devolución, puesto que éste se aplica igualmente a la extradición, a la deportación, a la expulsión de inmigrantes ilegales [114] y a las entregas irregulares de personas. Asimismo, el principio de no devolución se aplica a todas las personas, sin importar los delitos que hayan cometido ni el peligro percibido que esas personas representan para el Estado en cuyo poder se encuentran [115] .

 También cabe destacar que el principio de no devolución no sólo prohíbe a los Estados entregar a personas que están en su jurisdicción a Estados donde existe un riesgo sustancial de que se violen sus derechos fundamentales, sino que también prohíbe entregarlas a países que, a su vez, probablemente, transfieran a esas personas a Estados donde posiblemente se violen sus derechos fundamentales [116] .

 Por último, un Estado no puede eludir sus obligaciones en materia de derechos humanos, cuando transfiere a individuos que están en su custodia a otro Estado, incluso si esos individuos no están ni han estado nunca detenidos en su territorio nacional. Si, a los efectos del derecho de los derechos humanos, la prueba pertinente de la " jurisdicción " consiste en demostrar que los individuos están o no " bajo la autoridad y el control " de la parte detenedora, el principio también se aplica, lógicamente, a la transferencia de detenidos de la custodia de las fuerzas de la Coalición a las autoridades locales en Irak y Afganistán. No procede argumentar, como lo hizo Gran Bretaña ante el Comité contra la Tortura, que el principio de no devolución estipulado en el artículo 3 de la Convención contra la Tortura (CCT) no es aplicable a la transferencia de personas sospechosas a la custodia física de las autoridades iraquíes o afganas " porque las personas en cuestión están sujetas a la jurisdicción de Irak o de Afganistán todo el tiempo. Por ende, la situación no tiene nada que ver con la extradición o la expulsión " [117] .

 Así lo confirma la respuesta del Comité, que, tras afirmar que " las protecciones de la Convención se extienden a todos los territorios bajo jurisdicción del Estado Parte y (...) este principio incluye todas las zonas que están de facto bajo el control de las autoridades del Estado Parte " [118] , rechazó el argumento de Gran Bretaña y le recomendó " aplicar los artículos 2 y 3, según resultase apropiado, en lo relativo a los traslados de detenidos bajo la custodia del Estado Parte a la custodia, ya fuese de facto o de jure ,   de cualquier otro Estado " [119]

     

  Acontecimientos recientes: ¿reafirmación del marco jurídico aplicable?  

     

En este breve análisis se han expuesto los principios que rigen la aplicabilidad de los dos cuerpos jurídicos que proporcionan protección a las personas detenidas durante la " guerra contra el terrorismo " . Demuestra que, dondequiera estén detenidas, siempre tienen derecho a cierto grado de protección al amparo del derecho internacional de los derechos humanos y, según el contexto en que hayan sido capturadas, también del DIH. Varias decisiones recientes, tanto internacionales como, lo que es más importante, de carácter nacional, indican una incipiente reafirmación de la interpretación ortodoxa de la aplicabilidad de las normas del DIH y del derecho internacional de los derechos humanos.

 Con respecto al estatuto de las personas capturadas en Afganistán, la distinción que Estados Unidos procura trazar entre la " guerra " contra los talibán y la librada contra Al Qaeda, hace poco fue firmemente rechazada por un juez del Tribunal de Distrito, correspondiente al distrito de Columbia. En el caso Hamdan v. Rumsfeld   [120] , el juez Robertson afirmó que:

     

" El intento del Gobierno por separar a los talibán de Al Qaeda a los efectos de los Convenios de Ginebra carece de todo fundamento en la estructura de los propios Convenios, que funcionan según el lugar del conflicto, no según la facción particular con la que se asocia un combatiente " [121] .

 El juez sostuvo también que sólo se podía denegar el estatuto y el trato de prisionero de guerra a los detenidos, después de que así lo decidiera un tribunal competente, y que la determinación presidencial y los " tribunales de examen del estatuto de los combatientes " no eran suficientes a tal efecto [122] . Por consiguiente, se afirmó que el juicio de un peticionante ante una comisión militar no podía tener lugar sino después de dicha decisión.

 En relación con el derecho de los derechos humanos, específicamente las dos cuestiones examinadas más arriba, es decir, su aplicabilidad permanente durante los conflictos armados y su aplicación extraterritorial, cabe destacar varias decisiones interesantes. Con respecto a la primera cuestión, en respuesta a una solicitud de medidas cautelares sobre el trato de los detenidos en la bahía de Guantánamo, en mayo de 2002 la Comisión Interamericana reiteró su posición sobre la aplicabilidad permanente de las obligaciones en materia de derechos humanos e n situaciones de conflicto armado. La Comisión sostuvo su competencia en la materia, señalando que:

" Es una cuestión bien reconocida que el derecho internacional de los derechos humanos se aplica en todo momento, en tiempos de paz y en situaciones de conflicto armado. (...) en situaciones de conflicto armado, las protecciones otorgadas del derecho internacional humanitario y de los derechos humanos pueden complementarse y reforzarse recíprocamente (...) compartiendo, como lo hacen, un núcleo común de derechos no derogables y el propósito común de proteger la vida y la dignidad humanas " [123] .

 Con respecto a la segunda cuestión, hace poco, un tribunal inglés rechazó parcialmente la posición adoptada por Gran Bretaña de que el Convenio Europeo no se aplica a las acciones de sus fuerzas armadas en Irak, cuando realizan detenciones de personas. El caso R (sobre la solicitud de al Skeini y otros) c. Secretario de Estado de Defensa   [124] versaba sobre el maltrato y asesinato de un hombre iraquí que se hallaba bajo la custodia del ejército británico en Irak, y el fusilamiento de otras cinco personas en Irak. Después de un extenso examen de la jurisprudencia del Tribunal Europeo en relación con el significado del término " jurisdicción " en el artículo 1 del CEDH, incluida la decisión del caso Issa   [125] , el Tribunal concluyó que la persona que había muerto bajo custodia se hallaba " en la jurisdicción " de Gran Bretaña a los efectos del Convenio, en razón del hecho de encontrarse bajo la custodia de agentes del Estado, aunque la violación alegada había tenido lugar en un territorio situado fuera del ámbito jurídico   del Convenio [126] . Sin embargo, en el caso de las otras cinco personas, el tribunal afirmó que Gran Bretaña no tenía un " control efectivo " suficiente sobre la zona en cuestión como para justificar, sobre esa base, la existencia de una jurisdicción extraterritorial " excepcional " [127] . En relación con este último aspecto, la decisión puede compararse con una resolución recientemente adoptada por la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa, en la que se exhorta a " aquellos de sus Estados Miembros que participan en la [Fuerza Multinacional ] a aceptar la plena aplicabilidad del Convenio Europeo de Derechos Humanos a sus fuerzas en Irak, en la medida en que éstas ejerzan un control efectivo sobre las zonas en las que operan " [128] .

 Aunque la posición de Estados Unidos de que los detenidos en la bahía de Guantánamo no están amparados por las protecciones jurídicas internas de ese país fue, inicialmente, aprobada por algunos tribunales estadounidenses y rechazada por otros [129] , en junio de 2004, la Corte Suprema, en el caso Rasul c. Bush, sostuvo que los tribunales estadounidenses tenían jurisdicción para entender en casos de peticiones de habeas corpus en relación con los prisioneros en la bahía de Guantánamo, en virtud del mero hecho de que esos prisioneros eran retenidos por el Estado [130] . Aunque se basó únicamente en consideraciones de derecho interno, la decisión de la Corte Suprema es comparable al dictamen de la Comisión Interamericana (nuevamente, en la decisión sobre Medidas Cautelares ) en que, como una cuestión de derecho internacional, a los ef ectos de la aplicabilidad de la Declaración Americana de los Derechos y Deberes del Hombre, las personas retenidas en la bahía de Guantánamo se encontraban bajo " la autoridad y el control " de Estados Unidos [131] .

 Por último, en el caso Abu Ali c. Ashcroft   [132] , un tribunal estadounidense dio un gran paso adelante al atribuir al poder ejecutivo la responsabilidad de la detención de personas en el extranjero por otros Estados en representación de Estados Unidos. El juez dictaminó que, en principio, los tribunales estadounidenses tienen jurisdicción para entender en una petición de habeas corpus interpuesta por una persona detenida por un Gobierno extranjero, cuando hay pruebas prima facie no refutadas de que la persona se halla bajo “custodia implícita” de Estados Unidos, dado que, entre otras cosas, su arresto en el país extranjero había sido " iniciado " por organismos estadounidenses, y que habían participado funcionarios estadounidenses en todo el proceso de su detención y en su interrogatorio en el país extranjero, y que el Estado extranjero había entregado a la persona a funcionarios estadounidenses, si así se le solicitaba [133] . Al rechazar el argumento del poder ejecutivo de que no correspondía otorgar el habeas corpus únicamente porque la persona se hallaba en poder de un Estado extranjero, el juez señaló lo siguiente:

" Esta posición, llevada a su expresión completa, permitiría a Estados Unidos, a su arbitrio y sin revisión judicial, arrestar a un ciudadano de Estados Unidos y transferirlo a la custodia de aliados en otros países, para evitar el control constitucional; arrestar a un ciudadano de Estados Unidos por intermedio de un aliado extranjero y solicitar a éste que retenga al ciudadano, indefinidamente, en un lugar de otro país, en cumplimiento de las directivas de Estados Unidos, e incluso entregar a ciudadanos estadounidenses a Gobiernos extranjeros por medio de la tortura (...). Este Tribunal está absolutamente en desacuerdo con que, en nuestro sistema constitucional de gobierno, el poder ejecutivo se reserve ese poder libre de todo control judicial, en casos en que se alegan violaciones de los derechos fundamentales de los ciudadanos " [134] .

  Conclusiones  

     

Después de varios años en que los Gobiernos han actuado temerariamente respecto de las normas internacionales aplicables, haciendo caso omiso de ásperas críticas, las decisiones recientemente adoptadas parecen indicar que están comenzando a reafirmarse las protecciones dispuestas en el derecho nacional e internacional. Tal vez sea demasiado optimista esperar que, a consecuencia de unos pocos dictámenes judiciales, todos los Estados involucrados acepten plenamente la aplicabilidad de todas las normas jurídicas internacionales pertinentes. No obstante, los nuevos acontecimientos pueden interpretarse como un indicio de que las instituciones jurídicas, en particular los tribunales nacionales, finalmente están comenzando a recuperarse de la conmoción que los sucesos del 11 de septiembre causaron a los sistemas jurídicos internacionales y nacionales. 

 Han pasado más de tres años desde que se arrestó y detuvo a los primeros detenidos, en condiciones que violaban sus derechos y el derecho internacional. Las declaraciones sobre la violación del derecho internacional tal vez no sean un gran consuelo para las persona s cuyos derechos han sido violados en este período. Empero, cuando se trata de prevenir violaciones de normas y valores tan básicos como los afectados en caso de detención extraterritorial de personas en la conducción de la " guerra contra el terrorismo " , se debe acoger con satisfacción incluso el rayo de luz más tenue que se proyecte sobre el " vacío jurídico " .

  NOTAS  

     

[1 ]   Por ejemplo, el ataque realizado por una aeronave no tripulada en Yemen, que mató a seis sospechosos de terrorismo. J. Risen y J. Miller, “U.S. is reported to kill al Qaeda leader in Yemen”, New York Times , 5 de noviembre de 2002. Al parecer, Yemen había dado su consentimiento previo para esta acción y cooperó con ella, aunque los informes exhibían ligeras diferencias: v., p. ej., W. Pincus, “Missile strike carried out with Yemeni cooperation”, Washington Post , 6 de noviembre de 2002.

[2 ]   En este sentido, la definición no se limita en modo alguno a la detención de criminales condenados o de sospechosos en espera de juicio, sino que es suficientemente amplia como para abarcar cualquier forma de privación de libertad, incluida la detención de prisioneros de guerra durante un conflicto armado, el internamiento durante la ocupación por los beligerantes y la detención administrativa (por ejemplo, de inmigrantes ilegales en espera de expulsión), así como otras formas de detención de facto que no encajen claramente en una de estas categorías tradicionales. También es suficientemente amplia como para abarcar la situación configurada por el arresto y la detención fuera del territorio nacional por parte de agentes del Estado, con o sin el consentimiento y la cooperación del Estado territorial.

[3 ]  En particular, la protección de las personas privadas de libertad contenidas en el III Convenio de Ginebra del 12 de agosto de 1949 relativo al trato debido a los prisioneros de guerra, Manual del Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja , 13ª edición, Ginebra, 1994, p. 48 (en adelante, III CG); en el IV Convenio de Ginebra del 12 de agosto de 1949 relativo a la protección debida a las personas civiles en tiempo de guerra, ibíd. , p. 68 (en adelante IV CG), y en el Protocolo adicional a los Convenios de Ginebra del 12 de agosto de 1949 relativo a la protección de las víctimas de los conflictos armados internacionales (Protocolo I), del 8 de junio de 1977, que entró en vigor el 7 de diciembre de 1978, ibíd.   p. 200 (en adelante, PI).

[4 ]  Se trata principalmente de instrumentos generales del derecho internacional de los derechos humanos, o de instrumentos regionales de particular pertinencia, a causa de su aplicabilidad a uno de los protagonistas principales: el Pacto internacional de derechos civiles y políticos, Nueva York, 16 de diciembre de 1966, J. Oráa Oráa y F. Gómez Isa, " Textos básicos de derechos humanos y Derecho Internacional Humanitario " , Universidad de Deusto, Bilbao, 2000, p. 16 (en adelante, PIDCP); el Convenio Europeo para la protección de los derechos humanos y de las libertades fundamentales, Roma, 4 de noviembre de 1950, ibíd., p. 153 (en adelante, CEDH); la Convención Americana sobre Derechos Humanos, San José, 22 de noviembre de 1969, ibíd., p. 213 (en adelante, CADH); la Convención de las Naciones Unidas contra la tortura y otros tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes, Nueva York, 10 de diciembre de 1984, ibíd. , p. 57 (en adelante, CCT).

[5 ] Comité Internacional de la Cruz Roja, “Las reacciones del CICR ante el Informe Schlesinger”, del 8 de septiembre de 2004, párr. I (A). Puede consultarse en www.icrc.org.

[6 ] V. el Tribunal de Apelaciones de Inglaterra, en el caso R (on the application of Ferroz Abbasi and another) v. Secretary of State for Foreign and Commonwealth Affairs [2002 ] EWCA Civ. 1598, que, en el párrafo 64, expresó preocupación con respecto a la forma en que el recurrente estaba detenido en la bahía de Guantánamo, y señaló que “en aparente contravención de los principios fundamentales reconocidos por las jurisdicciones [estadounidense e inglesa ] y por el derecho internacional, el señor Abbasi se encuentra actualmente detenido de forma arbitraria en un ‘vacío jurídico’”. V. también Johan Steyn, “Guantanamo Bay: The legal black hole” (27ª conferencia FA Mann , 25 de noviembre de 2003), reeditado en International and Comparative Law Quarterly , vol. 53, 2004, p. 1.

[7 ] Para un examen más detallado de las garantías sustantivas, v. S. Borelli, “The treatment of terrorist suspects captured abroad: Human rights and humanitarian law” en A. Bianchi (ed.), Enforcing International Law Norms against International Terrorism , Hart Publishing, Oxford, 2004, p. 39.

[8 ] “Final report of the independent panel to review DoD detention operations”, 24 de agosto de 2004, en http://news.findlaw.com/wp/docs/dod/abughraibrpt.pdf, p. 11 (según consulta del 10 de febrero de 2005).

[9 ] V. Amnistía Internacional, Informe 2004 , “Estados Unidos”, en www.amnesty.org; v. también Human Rights First , “Ending secret detentions”, junio de 2004, pp. 3-4, en www.humanrightsfirst.org/us_law/PDF/EndingSecretDetentions_ web.pdf (según consulta del 10 de febrero de 2005), donde se informa una importante cantidad de instalaciones informadas oficialmente y otras cuya existencia se sospecha, tanto en Afganistán como en otros lugares. En un informe reciente, elaborado por una organización de derechos humanos independiente, se indica que, además de la conocida situación de las detenciones en la Bahía de Guantánamo, “también se cree que Estados Unidos retiene prisioneros en unas 39 cárceles situadas en otros países, como Afganistán, Irak y otros”: v. Human Rights Watch, “The United States’ ‘disappeared’. The CIA’s long-term ‘ghost detainees’”, Briefing Paper, octubre de 2004, p. 4.

[10 ] V. “Conferencia de prensa del Juez Alberto Gonzales, Asesor Jurídico de la Casa Blanca (…)”, Oficina del Secretario de Prensa de la Casa Blanca, 22 de junio de 2004. Puede consultarse en http://www.whitehouse.gov/news/releases/2004/06/20040622-14.html (según consulta del 10 de febrero de 2005). Desde el 11 de enero de 2002, fecha en que se transfirió el primer grupo de prisioneros, la base naval de los Estados Unidos en la bahía de Guantánamo ha alojado a más de 750 detenidos.

[11 ] V. B. Graham, “Offensives create surge of detainees”, Washington Post , 27 de noviembre de 2004.

[12 ] V. “Remarks by the President from the USS Abraham Lincoln…”, 1 de mayo de 2003. Puede consultarse en www.whitehouse.gov (según consulta del 10 de febrero de 2005).

[13 ] V.  Human Rights Watch , “Iraq: Background on US detention facilities in Iraq”, 7 de mayo de 2004. Puede consultarse en http://hrw.org/english/docs/2004/05/07/iraq8560.htm. El informe menciona diez centros principales y " otros lugares de detención situados en complejo s militares estadounidenses, utilizados como establecimientos temporales para los interrogatorios iniciales o complementarios”. V. también Human Rights First , “Ending secret detentions”, op. cit.  (nota 9).

[14 ] Durante el reciente examen del informe de Gran Bretaña por el Comité contra la Tortura, la delegación de Gran Bretaña describió del siguiente modo las operaciones de detención realizadas por ese país en Irak y en Afganistán: " En Irak, al principio, las personas detenidas por las fuerzas británicas eran alojadas en el centro de detención de los Estados Unidos en el campamento Bucca. (...) A partir del 15 de diciembre de 2003, los internados detenidos por el Reino Unido se han alojado en el Centro Provisional de División de Shaibah, situado en el sur de Irak, operado por el Reino Unido. Éste es el único centro de detención en Irak y en él se alojan todos los internados detenidos por el Reino Unido " ; " Aunque, en cierto momento, los internados del Reino Unido eran centenares, hemos examinado sus casos con regularidad y liberado a personas que han dejado de representar una amenaza para nosotros. Al 14 de noviembre de 2004, en Shaibah había sólo 10 internados " ; " En Afganistán, contamos con un pequeño centro provisional de detención en el Campamento Souter, en Kabul, que actualmente está vacío. Este establecimiento se usó en menos de quince oportunidades desde que se construyó " . Declaración inicial, 17 de noviembre de 2004. Puede consultarse en http://www.ohchr.org/english/bodies/cat/docs/UKopening.pdf, párrs. 93 y 96-97 (según consulta del 10 de febrero 2005).

[15 ] A fines de enero de 2003, en su Discurso sobre el Estado de la Unión, el presidente de Estados Unidos declaró que “se han arrestado, en muchos países, a más de 3.000 personas sospechosas de terrorismo. La suerte de muchas otras ha sido diferente. Digamos que ya no repres entan un problema para los Estados Unidos ni para nuestros amigos y aliados.” V. G.W. Bush, “State of the Union Address”, 28 de enero de 2003. Puede consultarse en http://www.whitehouse.gov/news/releases/2003/01/20030128-19.html (según consulta del 10 de febrero de 2005).

[16 ] Según informaron los medios de comunicación, poco después de los atentados del 11 de septiembre, el presidente de Estados Unidos firmó una orden secreta autorizando a la CIA a organizar una red de centros de detención y de interrogación secretos fuera de Estados Unidos, donde los prisioneros importantes pudieran ser sometidos a tácticas de interrogación prohibidas por el ordenamiento jurídico estadounidense. El Gobierno estadounidense negoció acuerdos sobre el " estatuto de las fuerzas " con varios Gobiernos extranjeros, que permitían a Estados Unidos establecer centros de interrogación operados por la CIA y otorgaban inmunidad al personal y a los contratistas privados estadounidenses; v. J. Barry, M. Hirsh y M. Isikoff, “The roots of torture”, Newsweek , 24 de mayo de 2004; D. Priest y J. Stephens, “Secret world of US interrogation: Long history of tactics in overseas prisons is coming to light”, Washington Post , 11 de mayo de 2004. V. también D. Priest y S. Higham “At Guantanamo, a prison within a prison”, Washington Post , 17 de diciembre de 2004: “Se cree que la CIA detiene a unas tres docenas de líderes de Al Qaeda en lugares no revelados (…) se han ubicado centros de detención de la CIA en un sector de acceso limitado en la base aérea de Bagram en Afganistán, en buques en alta mar y en la isla británica de Diego García, en el océano Índico " , además de un sector separado en la bahía de Guantánamo " . 

[17 ] V., p. ej., D. Priest, “Top justice aide approved sending suspect to Syria”, Washington Post , 19 de noviembre de 2003, donde se informa el caso de un ciudadano canadiense nacido en Siria, detenido mientras aguardaba un vuelo de conexión en un aeropuerto de Estados Unidos y transferido a través de Jordania a Siria, donde alega haber sido torturado.

[18 ] V. D. Priest y B. Gellman, “US decries abuse but defends interrogations: Stress and duress tactics used on terrorism suspects held in secret overseas facilities”, Washington Post , 26 de diciembre de 2002; v. también Amnistía Internacional, op. cit.  (nota 9).

[19 ] Entre dichos países se cuentan, por ejemplo, Egipto, Siria, Jordania, Arabia Saudí y Marruecos. V. R. Chandrasekaran y P. Finn, “US behind secret transfer of terror suspects”, Washington Post , 11 de marzo de 2002.

[20 ] V. , p. ej., C. Whitlock, “A secret deportation of terror suspects”, Washington Post , 25 de julio de 2004, donde se describe la entrega de dos personas sospechosas de estar vinculadas con Al Qaeda, que fueron arrestadas en Suecia y transferidas, en forma irregular, para entregarlas a agentes de la CIA y después a Egipto, donde se sospecha que fueron torturadas. V. también D. van Natta y S. Mekhennet, “German’s claim of kidnapping brings investigation of US link”, New York Times , 9 de enero de 2005, donde se describe el presunto arresto y detención de un ciudadano alemán en Macedonia, que después fue entregado a agentes estadounidenses y trasladado para su interrogatorio a Afganistán, donde alega haber sido torturado.

[21 ] V. Human Rights Watch, loc. cit. (nota 9). V. también Priest y Higham, op. cit. (nota 16).

[22 ] La razón principal de la transferencia de prisioneros a la bahía de Guantánamo fue, al parecer, que era " el equivalente jurídico del espacio exterior " ; v. Barry, Hirsh e Isikoff, op. cit. (nota 16) (citando a un funcionario del Gobierno). En un memorando interno de la Oficina del Asesor Jurídico del Departamento de Justicia, del 28 de diciembre de 2001, se expresó la opinión de que los tribunales nacionales estadounidenses carecían de competencia para examinar la licitud de la detención de los prisioneros en la bahía de Guantánamo o recibir quejas relativas a los malos tratos de que eran objeto (ibíd.). Los medios también informaron de que existen otros memorandos no publicados en los que se afirmaba que si " los funcionarios del Gobierno (...) contemplan procedimientos que los conduzca a violar las leyes estadounidenses que prohíben la tortura y el trato degradante, o los Convenios de Ginebra, no serán responsables de ello si puede argumentarse que los detenidos se encuentran formalmente bajo custodia de otro país.” Aparentemente, el fundamento de esta recomendación era que " la responsabilidad recaería sobre el otro país”: v. J. Risen, D. Johnston y N. A. Lewis, “Harsh CIA methods cited in top al Qaeda interrogations”, New York Times , 13 de mayo de 2004.

[23 ] La cuestión de la naturaleza jurídica de la " guerra contra el terrorismo " fue objeto de un amplio debate en el ámbito académico; v., p.ej., J. Fitzpatrick, “Jurisdiction of military commissions and the ambiguous war on terrorism”, American Journal of International Law , vol. 96, 2002, p. 345, en particular pp. 346-350; C. D. Greenwood, “International law and the ‘war against terrorism’”, International Affairs , vol. 78, 2002, p. 301; G. Abi-Saab, “Introduction: The proper role of international law in combating terrorism”, en A. Bianchi (ed.), Enforcing International Law Norms Against International Terrorism , Hart Publishing, Oxford, 2004, p. xiii.

[24 ] En el contexto del DIH, desde hace un tiempo, el concepto de " guerra " se ha dejado de lado y se ha reemplazado por el concepto de " conflicto armado " , interno o internacional. V. el artículo 2 común a los Convenios de Ginebra, y C. D. Greenwood, “The concept of war in modern international law”, International and Comparative Law Quarterly , vol. 36, 1987, p. 283.

[25 ] Los renovados esfuerzos contra el terrorismo internacional, iniciados después de los atentados del 11 de septiembre, no pueden caracterizarse, en su conjunto, como un conflicto armado en el sentido que el derecho internacional contemporáneo asigna a ese concepto: la índole transnacional de las operaciones realizadas en el contexto de la " guerra contra el terrorismo " global, sumada al hecho de que actualmente participa en esas operaciones una coalición internacional, directamente excluye la posibilidad de calificar a esa " guerra " como un conflicto armado interno. Tampoco se la puede describir como un conflicto armado internacional, puesto que generalmente se acepta que el derecho internacional no reconoce la posibilidad de que pueda surgir un conflicto armado internacional entre un Estado (o un grupo de Estados) y una organización privada no estatal. V., p. ej., Greenwood, op. cit. (nota 23), y G. Abi-Saab, op. cit. (nota 23), p. xvi: “La ‘guerra’ o el ‘conflicto armado’, en el sentido del derecho internacional, necesariamente involucran a entidades reconocibles en el plano internacional, susceptibles de una definición territorial …”. V. también A. Cassese “Terrorism is also disrupting some crucial legal categories of international law“, European Journal of International Law , vol. 12, 2001, p. 993.

[26 ] En relación con el conflicto en Afganistán, v. Borelli, op. cit. (nota 7), pp. 40-41. Obsérvese, sin embargo, que no todos los comentadores califican el conflicto en Afganistán como internacional; algunos se han referido a él como un conflicto armado " internacionalizado " . V. A. Roberts, “Counter-terrorism, armed force and the laws of war”, Survival , vol. 44, 2002, p. 7. Acerca de ese concepto, v. H-P. Gasser, “Internationalized non-international armed conflicts: Case studies of Afghanistan, Kampuchea and Lebanon”, American University Law Review , vol. 33, n.º 1, otoño de 1983, pp. 145-61, y J.G. Stewart, “Hacia una definición única de conflicto armado en el derecho internacional humanitario. Una crítica de los conflictos armados internacionalizados”, Revista Internacional de la Cruz Roja , n.º 850, 2003, p. 115 .  

[27 ] Compárese con C. D. Greenwood, “The law of war (international humanitarian law), en M.D. Evans (ed.) International Law , Oxford University Press, Oxford, 2003, p. 793, que habla de “un movimiento terrorista clandestino cuyo uso de la violencia es criminal”.

[28 ] En este sentido, cabe señalar que, a pesar de las permanentes referencias a la " guerra contra el terrorismo " , actualmente no hay en curso ningún conflicto armado puramente internacional: el de Afganistán ha finalizado (aunque no se haya formulado una declaración formal a tal efecto); asimismo, se declaró que las principales operaciones de combate en Irak habían finalizado el 1 de mayo de 2003, y la ocupación terminó cuando la autoridad se transfirió formalmente al Gobierno Provisional de Irak el 28 de junio de 2004. V. op. cit. (nota 12) y la resolución 1546 del Consejo (2004). Obsérvese también que los prisioneros de guerra deben ser liberados " sin demora " tras haber finalizado las hostilidades activas (primer párrafo del art. 118 del III CG), a menos que estén procesados por un crimen o un delito de derecho penal (quinto párrafo del art. 119).   Del mismo modo, las personas protegidas por el IV CG que han sido internadas durante el conflicto deben ser liberadas lo más rápidamente posible después de finalizadas las hostilidades (art. 133); sin embargo, las personas cuya detención continúa después de finalizado el conflicto armado siguen disfrutando de los beneficios del IV CG hasta su liberación (IV CG, cuarto párrafo del art. 6).

[29 ] Aunque la protección de las personas dispuesta por el DIH es inaplicable, algunos derechos concedidos a los Estados (por ejemplo, detener a una persona sin cargos o internarla hasta el fin de las hostilidades) tampoco son aplicables.

[30 ] Supeditado a la posibilidad de derogación con arreglo a los términos del instrumento en cuestión. V. más abajo, “Aplicabilidad del derecho internacional de los derechos humanos durante los conflictos armados o en estados de excepción”.

[31 ] Con respecto al estado de las ratificaciones   de los Convenios de Ginebra, v. www.icrc.org.

[32 ] Empero, considera que la aplicabilidad de los Convenios en Irak cesó el 28 de junio de 2004, cuando la autoridad fue transferida al Gobierno Provisional de Irak; en particular, v. la respuesta escrita del señor Hoon del 1 de julio de 2004, 423 HC Deb. (2003-2004), 419w.

[33 ] George W. Bush, memorando sobre ‘Humane treatment of Taliban and al-Qaeda detainees’, 7 de febrero de 2002, párr. 2 (b). Puede consultarse en http://pegc.no-ip.info/archive/White_House/bush_memo_20020207_ed.pdf.

[34 ] Ibíd., párr. 2 (d).

[35 ] Ibíd. , párr. 2 (a).

[36 ] Ibíd., párr. 2 (d). V. también A. Gonzales, “Decision reapplication of the Geneva Convention on prisoners of war to the conflict with al Qaeda and the Taliban, Memorandum for the President”, 25 de enero de 2002. Puede consultarse en http://pegc.no-ip.info/archive/White_House/gonzales_memo_20020125.pdf.

[37 ] En los manuales militares estadounidenses actualmente en uso, se utilizan dos términos de significado aparentemente idéntico ( " combatientes ilegítimos " y " combatientes ilegales " ) para referirse a las personas que se consideran ajenas a las fuerzas armadas de una de las partes en un conflicto y que, por ende, no tienen derecho a emprender hostilidades contra la parte adversaria. Ejército de EE.UU., Operational Law Handbook , JA 422, pp. 18-19; y Armada de EE.UU., Commander’s Handbook of the Law of Naval Operations , NWP 1-14M, párr. 12.7.1.

[38 ] Secretario de Defensa, conferencia de prensa del 11 de enero de 2002. Puede consultarse en http://www.defenselink.mil/news/Jan2002/briefings.html (según consulta del 10 de febrero de 2005).

[39 ] V., p. ej., la conferencia de prensa de Gonzales, Haynes, Dell’Orto y Alexander del 22 de junio de 2004. Puede consultarse en http://www.whitehouse.gov/news/releases/2004/06/20040622-14.html (según consulta del 10 de febrero de 2005). La posición adoptada fue que “Ginebra se aplicaría automáticamente” al conflicto, dado que se trataba de una “guerra tradicional”, “un conflicto entre dos Estados partes en los Convenios de Gin ebra” (ibíd.). En una declaración formulada en abril de 2003, el Gobierno de Estados Unidos aseguró que se proponía cumplir con el artículo 5 del III CG y que trataría a todos los beligerantes capturados en Irak como prisioneros de guerra a menos que un tribunal competente determinase que no tenían derecho al estatuto de prisionero de guerra. V., p. ej., “Briefing on Geneva Convention, EPW and War Crimes”, del 7 de abril de 2003. Puede consultarse en www.defenselink.mil/transcripts/2003/t04072003_t407genv.html.

[40 ] V. J. Goldsmith, Fiscal General Adjunto, “(Draft) memorandum to Alberto R. Gonzales, Counsel to the President, re: Possibility of relocating certain'protected persons'from occupied Iraq”, del 19 de marzo de 2004. Puede consultarse en http://pegc.no-ip.info/archive/DOJ/20040319_goldsmith_memo.pdf. (según consulta del 10 de febrero de 2005). Un memorando anterior, titulado “The President’s power as Commander in Chief to transfer captured terrorists to the control and custody of foreign nations” (22 de marzo de 2002) no ha sido publicado y no se conoce todo su contenido.

[41 ] V. la audiencia de confirmación del Comité Judicial del Senado sobre la designación de Alberto R. Gonzales como Fiscal General, del 6 de enero de 2005. La transcripción puede consultarse en www.nytimes.com/2005/01/06/politics/06TEXT-GONZALES.html (según consulta del 10 de febrero de 2005). Con respecto a informes anteriores sobre la aplicación de la política, v. D. Jehl, “Prisoners: US action bars right of some captured in Iraq”, New York Times , 26 de octubre 2004; D. Priest, “Memo lets CIA take detainees out of Iraq”, Washington Post , 23 de octubre de 2004, informó que “alrededor de una docena de detenidos [habían sido trasladados ] fuera de Irak en los últimos seis meses”.

[42 ] O. Uhler y H. Coursier (eds.), Geneva Convention relative to the Protection of Civilian Persons in Time of War: Commentary , CICR, Ginebra, 1950, comentario sobre el artículo 4, p. 51.

[43 ] Obsérvese, sin embargo, la evolución de las condiciones necesarias para que una persona sea considerada un combatiente, contenidas en el P I, art. 44 (3).

[44 ] Según las autoridades estadounidenses, la decisión de negar el estatuto de prisioneros de guerra a esas personas se basaba en que “las fuerzas talibán no se han distinguido efectivamente de la población civil de Afganistán. Además, no han dirigido sus operaciones de conformidad con las leyes y costumbres de la guerra. Por el contrario, han adoptado y apoyado deliberadamente los objetivos terroristas ilegítimos de Al Qaeda”; A. Fleischer, “Special White House announcement re: Application of Geneva Conventions in Afghanistan”, del 7 de febrero de 2002. V. también “White House Fact Sheet: Status of detainees at Guantánamo”, del 7 de febrero de 2002; ambos pueden consultarse en www.whitehouse.gov (según consulta del 10 de febrero de 2005). En cuanto a críticas, v. G.H. Aldrich, “The Taliban, al Qaeda, and the determination of illegal combatants”, American Journal of International Law , vol. 96, 2002, p. 894; o R. Wedgwood, “Al Qaeda, terrorism, and military commissions”, ibíd., p. 335, quien argumenta que " estas ‘características esenciales’ [detalladas en el art. 4Ab ] constituyen condiciones previas incluso para reconocer los estatutos de las ‘fuerzas armadas’ y las ‘fuerzas armadas regulares’ ”.

[45 ] En este sentido, como señala un comentador, “proporcionar refugio a Al Qaeda y simpatizar con esa organización son acciones incorrectas, pero no son lo mismo que no dirigir las propias operaciones militares de conformidad con las leyes y costumbres de la guerra " . Aldrich, op. cit. (nota 44), p. 895. V. tam bién R.K. Goldman y B.D. Tittemore, “Unprivileged combatants and the hostilities in Afghanistan: Their status and rights under international humanitarian and human rights law”, ASIL Task Force on Terrorism Paper , diciembre de 2002. Puede consultarse en www.asil.org (según consulta del 10 de febrero de 2005), pp. 8-14; o v. Wedgwood, op. cit. (nota 44), p. 335.

[46 ]  Obsérvese que los Tribunales de Examen del Estatuto de los Combatientes establecidos por el Departamento de Defensa de Estados Unidos en respuesta a la decisión de la Corte Suprema en el caso Hamdi v. Rumsfeld , 124 S.Ct. 2633 (2004) para que decidieran si los detenidos reunían las condiciones para ser considerados " combatientes enemigos " , compuestos por tres " oficiales neutrales " (v. “Order Establishing Combatant Status Review Tribunals”, 7 de julio de 2004; puede consultarse en http://www.defenselink.mil/news/Jul2004/d20040707review.pdf, según consulta del 10 de febrero de 2005), no son suficientes para esta finalidad, como se reconoce en el caso Hamdan v. Rumsfeld , 8 de noviembre de 2004 (Memorandum Opinion) (D.Ct., D.C.) (puede consultarse en www.findlaw.com), pp.17-19.

[47 ] A tal efecto, v. la decisión en el caso Hamdan v. Rumsfeld , op. cit. (nota 46).

[48 ] El art. 4, que define el ámbito de aplicación del IV CG, establece que protege a " las personas que, en cualquier momento y de la manera que sea, estén, en caso de conflicto o de ocupación, en poder de una Parte en conflicto o de una Potencia ocupante de la cual no sean sú bditas”.

[49 ] V., en general, R. Baxter, “So-called ‘unprivileged belligerency’: Spies, guerrillas and saboteurs”, British Yearbook of International Law , vol. 28, 1951, p. 323; v. también K. Dörmann, “La situación jurídica de los combatientes " ilegales / no privilegiados " , Revista Internacional de la Cruz Roja , n.º 849, 2003, p. 27.

[50 ] V., p. ej., Goldman y Tittemore, op. cit. (nota 45), pp. 4-5.

[51 ] IV CG, art. 49; obsérvese que la violación de esta prohibición constituye una " infracción grave " según el art. 147 del IV CG. Con respecto a la prohibición y a las escasas excepciones a la misma, v. H.-P. Gasser, “Protection of the civilian population”, in D. Fleck (ed.), The Handbook of Humanitarian Law in Armed Conflict , Oxford University Press, Oxford, 1999, p. 209, en 252-254.

[52 ] El art. 4 también excluye expresamente de la protección del Convenio a las personas que, aun amparadas, en principio, por la definición contenida en el primer párrafo, tienen derecho a la protección conferida por alguno de los otros tres Convenios de Ginebra (párr. 4). Además, el Convenio no protege a los súbditos de un Estado que no sea parte en él (párr. 2).

[53 ] Acerca de esta cuestión, v. Dörmann, op. cit. (nota 49), p. 32. El razonamiento que motiva la exclusión se relaciona claramente con la hipótesis de que esas personas estarían mejor protegidas por su Estado nacional a través de la protección diplomática. Aunque, en el contexto político actual, es posible que esa hipótesis no sea muy sólida, Gran Bretaña ha tenido, al menos, un éxito parcial en cuanto a la liberación de algunos de sus ciudadanos detenidos en la bahía de Guantánamo , en tanto que otros Gobiernos han logrado la liberación de sus nacionales a condición de enjuiciarlos a su regreso, o han obtenido garantías de que no se pedirá la pena de muerte para sus ciudadanos, si se los enjuicia.

[54 ] Actividades militares y paramilitares en y contra Nicaragua (Nicaragua c. Estados Unidos de América) , Merits, ICJ Reports 1986, p. 114, párr. 218.

[55 ] El art. 75 del P I se aplica a toda persona que se encuentre en poder de una parte en el conflicto, en la medida en que no se beneficie de un trato más favorable al amparo de los Convenios o del propio Protocolo. Aunque Estados Unidos no es Parte en el Protocolo I, ha declarado que se considerará obligado por aquellas de sus disposiciones que reflejen el derecho internacional consuetudinario, y ha reconocido, hace tiempo, la índole consuetudinaria de su art. 75. V. M. J. Matheson, “The United States position on the relation of customary international law to the 1977 Protocols Additional to the 1949 Geneva Conventions”, American University Journal of International Law and Policy , vol. 2, 1987, pp. 419 ff., en particular pp. 420 y 427; más recientemente, v. W.H. Taft IV (asesor jurídico del Departamento de Estado de Estados Unidos), “The law of armed conflict after 9/11: Some salient features”, Yale Journal of International Law , vol. 28, 2003, pp. 321-322.

[56 ] V. más arriba el texto que acompaña a la nota 35.

[57 ] V. op. cit. (nota 77).

[58 ] V., p.ej., la posición adoptada por Estados Unidos ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos en el caso Coard y otros - Estados Unidos , Caso n.º 10.951, Informe n.º 109/99, Informe Anual de la CIDH 1999 , párr. 38.

[59 ] V. “Additional response of the United States to request for precautionary measures on behalf of the detainees in Guantanamo Bay”, del 15 de julio de 2002, en relación con la aplicabilidad de los derechos humanos durante los conflictos armados, y v. Departamento de Defensa de Estados Unidos, “Working group report on detainees interrogations in the global war on terrorism: Assessment of legal, historical, policy, and operational considerations”, del 6 de marzo de 2003, en relación con ambas cuestiones. 

[60 ]  V., por ejemplo, las respuestas escritas proporcionadas por el señor Straw el 17 de mayo de 2004, 421 HC Deb. (2003-2004), col. 674w-675w, y el 19 de mayo de 2004, 421 HC Deb. (2003-2004), col. 1084w.

[61 ] Con inclusión de Estados Unidos (v. nota 77), y, lo que es interesante, Israel (v. nota 80).

[62 ] Legality of the Threat or Use of Nuclear Weapons, Advisory Opinion, ICJ Reports 1996(I) , p. 240, párr. 25.

[63 ] Consecuencias jurídicas de la construcción de un muro en el territorio palestino ocupado , Opinión consultiva, 9 de julio de 2004 (en adelante “El Muro”), párr. 106.

[64 ] Coard , op. cit. (nota 58), párr. 35.

[65 ] Ibíd., párr. 39 (se omiten las notas al pie). El principio de la aplicabilidad permanente de las obligaciones en materia de derechos humanos en tiempos de conflicto armado ya había sido reconocido con anterioridad por los órganos de supervisión de la Convención Americana. V., p. ej., la decisión de la Comisión en el caso Abella contra Argentina , Caso n.º 11.137, Informe n.º 5/97, Informe Anual de la CIDH , párrs. 158-161; CIDH, Tercer informe sobre la situación de los derechos humanos en Colombia, OEA/Ser.L/V/II.102 doc. 9 rev. 1, 26 de febrero de 1999.

[66 ] P. ej., el art. 15(1) de la CEDH y el art. 27(1) de la CADH. Aunque la disposición correspondiente del PIDCP (el art. 4) no menciona expresamente la “guerra” o el “conflicto armado”, es indiscutible que la referencia a las " situaciones excepcionales " contenida en dicho instrumento incluye las situaciones de conflicto armado. V. Comité de Derechos Humanos, Observación General n.º 29, Estados de emergencia (art. 4), documento de la ONU CCPR/C/21/Rev.1/Add.11 (2001), párr. 3; v. también Observación General n.º 31, Naturaleza de la obligación jurídica general impuesta a los Estados Partes en el Pacto , documento de la ONU CCPR/C/21/Rev.1/Add.13 (2004), párr. 11.

[67 ] La gran mayoría de estos derechos tienen, efectivamente, un paralelo en los principios mínimos del DIH. V., p.ej., Borelli, op. cit. (nota 7).

[68 ] En todos los tratados de derechos humanos, la derogación se instrumenta por conducto de una declaración o una comunicación presentada a tal efecto ante el órgano competente, que normalmente es el depositario (v., p.ej., CEDH, art. 15(3); PIDCP, art. 4(3); CADH, art. 27(3)). En tanto que algunos Estados involucrados en la " guerra contra el terrorismo " han presentado las declaraciones correspondientes, como el caso de las derogaciones anunciadas por Gran Bretaña el 18 de diciembre de 2001 en relación con el art. 5(1) del CEDH y el art. 9(4) del PIDCP (pueden consultarse en www.conventions.coe.int y www.ohchr.org, respectivamente), con respecto a la detención de personas no nacionales s ospechosas de terrorismo conforme a la Ley contra el terrorismo y el delito y de seguridad, de 2001), Estados Unidos no ha formulado ninguna declaración similar con respecto a ninguno de los instrumentos internacionales de derechos humanos por los que está obligado.

[69 ] Nuclear Weapons , op. cit.  (nota 62), p. 240, párr. 25. V. también El Muro , op. cit. (nota 63), párr. 106; Coard, op. cit. (nota 58), párr. 39; y Comité de Derechos Humanos, Observación General n.º 29 , op. cit. (nota 66), párr. 3.

[70 ] Por ejemplo, el derecho a un tribunal independiente e imparcial y la presunción de inocencia. Véase Comité de Derechos Humanos, Observación General n.º 29 , op. cit. (nota 66), párr. 16; también El habeas corpus bajo suspensión de garantías (arts. 27(2), 25(1) y 7(6) de la Convención Americana sobre Derechos Humanos; Opinión consultiva OC-8/87 , Corte Interamericana de Derechos Humanos, Serie A, n.º 8 (1987); Garantías judiciales en estados de emergencia (arts. 27(2), 25 y 8 de la Convención Americana sobre Derechos Humanos), Opinión consultiva OC-9/87, Corte Interamericana de Derechos Humanos, Serie A, n.º 9 (1987).

[71 ] V., p. ej., en relación con los prisioneros de guerra, los arts. 99-107 del III CG. En relación con las personas que han participado en las hostilidades, pero que no tienen derecho al estatuto de prisionero de guerra, v. P I, arts. 45(3) y 75.

[72 ] P. ej., CADH, art. 1(1), y CEDH, art. 1. Una excepción a esta tendencia es el art. 2(1) del PIDCP, por el cual cada Estado se compromete a garantizar los derechos reconocidos en el Pacto a los individuos " que se encuentren en su territorio y estén sujetos a su jurisdicción " , lo que parece imponer una prueba acumulativa. Esta interpretación ha sido firmemente rechazada tanto por el Comité de Derechos Humanos como por la CIJ. V. Comité de Derechos Humanos , Observación General n.º 31, op. cit. (nota 66), párr. 10; El Muro, op. cit. (nota 63), párrs. 108-113, en particular el párr. 109.

[73 ] V., en general, P. de Sena, La nozione di giurisdizione statale nei trattati sui diritti dell’uomo , Giappichelli, Turín, 2002.

[74 ] Comisión Europea de Derechos Humanos, Cyprus v. Turkey , Decision on Admissibility, 26 de mayo de 1975, reproducido en European Human Rights Reports, vol. 4, 1982, p. 586, párr. 8.

[75 ] Coard, op. cit. (nota 58), párr. 37.

[76 ] En relación con el CEDH, véase, p.ej., las sentencias de la Cámara Superior en Loizidou v . Turkey , Merits, ECHR Reports 1996-VI, párr. 52, Cyprus v . Turkey , Merits, ECHR Reports 2001-IV, párr. 77, Bankoviæ v . Belgium and 16 Other Contracting States , Decision on Admissibility, ECHR Reports 2001-XII, párr. 59, e Ilaºcu v . Moldova and Russia , sentencia del 8 de julio de 2004, párr. 314. Como fuente más reciente, véase la decisión del Tribunal en Issa v . Turkey, Merits, sentencia del 16 de noviembre de 2004.

[77 ] En relación con el PIDCP, véase, p. ej., la Observación del Comité sobre el informe de Estados Unidos, en la que el Comité afirma que “(…) la opinión expresada por el Gobierno de que el Pacto carece de alcance extraterritorial en todas las circunstancias (...) va en contra de la interpretación que ha dado en todo momento el Comité de esta cuestión y que dice que, en circunstancias especiales, las personas pueden estar sometidas a la jurisdicción de un Estado parte ratione materiae, incluso aunque se encuentren fuera del territorio de ese Estado " ; documento de la ONU CCPR/C/79/Add 50 (1995), párr. 19. V. también la Observación General n.º 31, op. cit. (nota 66), y las decisiones en los casos relacionados con la responsabilidad de Uruguay con arreglo al Pacto respecto de las violaciones cometidas por sus agentes en territorio extranjero, que se examinan a continuación (texto que acompaña a la nota 98).

[78 ] La definición de ocupación contenida en el art. 42 del Reglamento de La Haya sobre las leyes y costumbres de la guerra terrestre (anexo al IV Convenio de La Haya del 18 de octubre de 1907 sobre las leyes y costumbres de la guerra terrestre), v. Manual del Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja , op. cit. (nota 3), p. 312, se expresa en términos de si el territorio se encuentra " de hecho colocado bajo la autoridad " de la fuerza de ocupación, y la " ocupación " se limita expresamente a las zonas " donde dicha autoridad se halla establecida y con medios para ser ejecutada " .

[79 ] El Muro, op. cit. (nota 63), párr. 111, en relación con el PIDCP. V. también ibíd., párr. 112, en relación con el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, Nueva York, 16 de diciembre de 1966, en J. Oráa Oráa y F. Gómez Isa, op. cit. (nota 4), p. 36, y el párr. 113 en relación a la Convención sobre los Derechos del Niño, Nueva York, 20 de noviembre de 1989, ibíd., p. 98.     

[80 ] V., p. ej., las Observaciones del Comité sobre el informe inicial de Israel, donde el Comité expresa su honda preocupación por el hecho de que " Israel siga negando que le incumbe la responsabilidad de aplicar plenamente el Pacto en los territorios ocupados " , documento de la ONU A/53/40 (1998), párr. 306. El Comité reiteró su posición al formular sus observaciones sobre el último informe de Israel en los siguientes términos: “(…) en las actuales circunstancias, las disposiciones del Pacto se aplican a beneficio de la población de los Territorios Ocupados, para cualquier conducta de las autoridades o agentes del Estado parte en estos territorios que afectan el goce de los derechos consagrados en el Pacto y entran en el ámbito de la responsabilidad estatal de Israel de acuerdo con los principios del derecho internacional público”; documento de la ONU CCPR/CO/78/ISR (2003), párr. 11. Cabe señalar también las observaciones que el Comité formuló en 1991 al examinar el tercer informe de Irak, donde expresó su “especial preocupación” por el hecho de que el informe no abordara los sucesos acontecidos en Kuwait después del 2 de agosto de 1990, “en vista de la clara responsabilidad que incumbe a Irak conforme al derecho internacional en relación con el respeto de los derechos humanos durante su ocupación de ese país”; documento de la ONU A/46/40 (1991), párr. 652.

[81 ] Loizidou Merits, op. cit.  (nota 76), párr. 52 (citando el caso Loizidou v . Turkey , Preliminary Objections , ECHR Series A, n.º 310 (1995), párr. 62).

[82 ] Ibíd., párr. 56 (el subrayado es nuestro).

[83 ] Ilaºcu, op. cit.  (nota 76), párr. 316 (con referencia al pasaje del caso Cyprus v . Turkey , op. cit.  (nota 76), citado más abajo en la nota 84). Compárese, sin embargo, con el criterio aparentemente más restrictivo adoptado por el Tribunal en el caso Bankoviæ, op. cit.  (nota 76), párr. 71.

[84 ] V., p. ej., Cyprus v. Turkey, Merits, op. cit.  (nota 76), párr. 77: “Dado que ejerce el control efectivo sobre Chipre septentrional, la responsabilidad [de Turquía ] no puede limitarse a los actos de sus propios soldados u oficiales en esa zona, sino que también se extiende a los actos de la administración local que sobrevive en virtud de [su ] apoyo militar y de otra índole. Consecuentemente, con arreglo al artículo 1 del Convenio, se ha de considerar que la " jurisdicción " de Turquía se extiende para abarcar la garantía de toda la gama de derechos sustantivos establecidos en el Convenio y los Protocolos adicionales que Turquía haya ratificado, y que las violaciones de esos derechos son imputables a Turquía” (el subrayado es nuestro) , e ibíd., párrs. 131-136.

[85 ] Comisión Interamericana de Derechos Humanos, Precautionary Measures in Guantanamo Bay , 12 de mayo de 2002, ILM, vol. 41 (2002), 532.

[86 ] Convenio entre Estados Unidos y Cuba sobre el arrendamiento de tierras para Estaciones Carboneras y Navales, 16/23 de febrero de 1903, 6 Bevans 1113, Art. III. V. también el acuerdo suplementario del 2 de julio/2 de octubre de 1903, 6 Bevans 1120; el arrendamiento tomó carácter perpetuo a través del Tratado de Relaciones entre Cuba y Estados Unidos, Washington, 29 de mayo de 1934, 48 Stat 1682, Art. III.

[87 ] V., p.ej., Precautionary Measures in Guantanamo Bay , op. cit. (nota 85), donde la Comisión Interamericana concede medidas cautelares basándose en que los detenidos en la bahía de Guantánamo " están completamente bajo la autoridad y el control del Gobierno de Estados Unidos " y afirma que " la determinación de la responsabilidad de un Estado por violaciones de los derechos humanos internacionales de un individuo no depende de la nacionalidad del individuo o de su presencia en una zona geográfica en particular, sino de si, en las circunstancias del caso, esa persona se encuentra bajo la autoridad y el control del Estado " (ibíd., nota al pie 7).

[88 ] En relación con la obligación de hacer que dimana del CEDH, art. 2, v., p.ej., McCann and Others v . United Kingdom , ECHR, Serie A, n.º 324 (1995).

[89 ] Incluso si la responsabilidad que acarrea el control ejercido sobre la zona no queda establecida en ese caso, puede igualmente existir debido al control físico sobre la persona del individuo, como se expone en los párrafos siguientes.

[90 ] Bankoviæ, op. cit.  (nota 76).

[91 ] Ibíd., párr. 79.

[92 ] Ibíd., párr. 80 (subrayado en el original).

[93 ] Ibíd., párr. 80.

[94 ] Issa, Merits, op. cit.  (nota 76).

[95 ] Antes bien, el Tribunal adoptó su decisión basándose en que, en el momento pertinente, Turquía no ejercía el " control general efectivo " sobre todo el territorio de Irak septentrional (ibíd., párr. 75), y consideró que las pruebas de que las tropas turcas habían realizado operaciones en la zona en cuestión no eran suficientes (ibíd., párr. 81).

[96 ] Ibíd., párr. 74.

[97 ] Como, por ejemplo, en los casos particulares que se reseñan en la nota 20.

[98 ] López Burgos v . Uruguay (Comunicación n.º 52/1979), documento de la ONU CCPR/C/13/D/52/1979 (1981), párr. 12.3; Celiberti de Casariego v . Uruguay (Comunicación n.º 56/1979), documento de la ONU CCPR/C/13/D/56/1979 (1981), párr. 10.3. En relación con su jurisdicción para entender en las demandas presentadas con arreglo al Protocolo Facultativo, que también se refiere a " individuos que se hallen bajo su jurisdicción " , el Comité sostuvo que " la referencia en el artículo 1 del Protocolo Facultativo a'individuos que se hallen bajo su jurisdicción'(...) no significa el lugar donde se cometió la violación, sino la relación entre el individuo y el Estado en relación con una violación de cualquiera de los derechos establecidos en el Pacto, independientemente de dónde se produzca " ; v. López Burgos, párr. 12.2; Celiberti de Casariego , párr. 10.2.

[99 ] Stocké v . Federal Republic of Germany , ECHR Series A, n.º 199, Opinion of the European Commission, p. 24, párr. 166.

[100 ] No se ha intentado definir el nivel de control suficiente para justificar la responsabilidad. Cabe señalar que, al parecer, todos los casos en los que se ha determinado la existencia de un control de facto han involucrado la custodia efectiva de la persona afectada; v., p. ej., Öcalan v . Turkey, Merits , 12 de marzo de 2003, párr. 93 (NB: actualmente, el caso se encuentra ante la Cámara Superior). Obsérvese también que, en el caso Öcalan , el Tribunal no parece haber encontrado contradicción alguna entre su conclusión de que el demandante se hallaba en la " jurisdicción " de Turquía a pesar de hallarse en Kenia, y el principio del " ámbito jurídico " enunciado en el caso Bankoviæ .

[101 ] Obsérvese, sin embargo, la decisión del Tribunal de Apelaciones inglés en el caso Al Skeini, op. cit.  (nota 124), donde se sostuvo que el hecho de que una persona hubiese muerto mientras se hallaba en poder de las fuerzas británicas en Irak acarreaba la obligación, para Gran Bretaña, de realizar una investigación eficaz de las circunstancias de su muerte.

[102 ] Ilascu and Others v . Moldova and Russia , sentencia del 4 de julio de 2004, párr. 317 (citando el caso Soering v . United Kingdom ,   Series A, n.º 161 (1989), párrs. 88-91).

[103 ] V. Soering, op. cit.  (nota 102), párr. 88; Cruz Varas v . Sweden, Merits , ECHR Series A, n.º 201 (1991), párrs. 75-76; v. también Vilvarajah and Others v . United Kingdom , ECHR Series A, n.º 215 (1991), párrs. 107-108, 111. V., en general, G. Gilbert, Aspects of Extradition Law , Kluwer, Dordrecht, 1991, pp. 79-90; C. Van den Wyngaert, “Applying the European Convention of Human Rights to extradition: Opening Pandora’s box?”, International and Comparative Law Quarterly , vol. 39, 1990, p. 757; C.J.R. Dugard y C. Van den Wyngaert, “Reconciling extradition with human rights”, American Journal of International Law , vol. 92, 1998, p. 187; S. Borelli, “The rendition of terrorist suspects to the United States: Human rights and the limits of international cooperation”, en A. Bianchi (ed.), Enforcing International Law Norms Against International Terrorism , Hart Publishing, Oxford, 2004, p. 331.

[104 ] Kindler v . Canada (Comunicación n.º 470/1991), documento de la ONU CCPR/C/48/D/470/1991 (1993), párr. 6.2.

[105 ] Art. 3 de la CCT; y v. Mutombo v . Switzerland (Comunicación n.º 13/1993), Dictamen del Comité contra la Tortura, documento de la ONU CAT/C/12/D/13/1994; Khan v . Canada (Comunicación n.º 15/1994), Dictamen del Comité contra la Tortura, documento de la ONU CAT/C/13/D/15/1994. El Tribunal Europeo de Derechos Humanos ha sostenido en todos los casos que la expulsión y la deportación se excluyen “cuando se haya demostrado que existen causas fundadas para creer que la persona en cuestión enfrenta un riesgo objetivo de ser sometida a [tortura ] ” (v., p.ej., Ahmed v . Austria, Merits , ECHR Reports 1996-VI, párr. 39), así como a otras posibles violaciones del art. 3 del Convenio Europeo: v. D. v. United Kingdom , ECHR Reports 1997-III. El Comité de Derechos Humanos también ha ampliado la prohibición, a fin de abarcar algunas situaciones que involucran la pena de muerte. V., p. ej., Ng v . Canada (Comunicación n.º 469/1991), documento de la ONU CCPR/C/49/D/469/1991 (1993), pero también Kindler v . Canada , op. cit. (nota 104).

[106 ] V. Soering, op. cit.  (nota 102), párr. 113. V. también el art. 3 f) del Tratado Modelo de Extradición de la ONU, que establece que se prohíbe otorgar la extradición si la persona cuya extradición se solicita " (...) no ha tenido ni va a tener un proceso penal con las garantías mínimas que se establecen en el artículo 14 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos”.

[107 ] V., p.ej., la Comisión Europea de Derechos Humanos en el caso Dehwari v . Netherlands , Informe de la Comisión del 29 de octubre de 1998, European Human Rights Reports , vol. 29 (2000), 74, párr. 61, y del Tribunal Europeo en el caso Gonzalez v . Spain , sentencia del 29 de junio de 1999, párr. 4 (en este caso, los hechos de la causa no quedaron demostrados, aunque el Tribunal no descartó la posibilidad de basarse en el art. 2 de esta forma).

[108 ] En el sistema europeo, ésta ha pasado a ser una prohibición absoluta. V. los Protocolos 6 y 13 y Öcalan Merits, op. cit.  (nota 100), párrs. 196 y 198. En otros sistemas que protegen los derechos humanos, se ha derivado una prohibición similar a partir de la prohibición de devolución de las personas que corren el riesgo de ser sometidas a tortura o a tratos crueles, humanos o degradantes; v., p.ej., la decisión del Comité de Derechos Humanos en el caso Ng v . Canada, op. cit.  (nota 105).

[109 ] El principio se origina en el art. 33 de la Convención sobre el Estatuto de los Refugiados, Ginebra, 28 de julio de 1951, J. Oráa Oráa y F. Gómez Isa, op. cit (nota 4), p. 68.

[110 ] V., p.ej., el artículo 3 de la CCT; art. 33 de la Convención sobre los Refugiados, op. cit. (nota 109).

[111 ] V., p.ej., Soering, op. cit.  (nota 102), párrs. 88-91; Ng v . Canada, op. cit.  (nota 105).

[112 ] Comité de Derechos Humanos, Observación General n.º 31, op. cit.  (nota 66), párr. 12.

[113 ] V., p.ej., de Sena, La nozione di giurisdizione statale nei trattati sui diritti dell’uomo, op. cit. (nota 73), pp. 24-30.

[114 ] V., p.ej., Cruz Varas, op. cit.  (nota 103), párr. 70.

[115 ] V., p.ej., en relación con el riesgo de padecer tortura: Chahal v . United Kingdom, Merits, ECHR Reports 1996-V, párr. 80: “las actividades del individuo en cuestión no pueden constituir una consideración esencial, no importa cuán indeseables o peligrosas sean” y Ahmed v . Austria, Merits, op. cit.  (nota 105), párr. 41.

[116 ] Este corolario lógico del principio de la no devolución fue claramente reconocido por el Comité contra la Tortura en los siguientes términos: “la expresión ‘otro Estado’, que figura en el artículo 3, puede entenderse referida al Estado al cual se expulsa, devuelve o extradita a la persona afectada. No obstante, también puede entenderse referida a cualquier Estado al cual se pueda a su vez expulsar, devolver o extraditar posteriormente al autor " . (Comité contra la Tortura, Observación General n.º 1, Aplicación del artículo 3 en relación con el artículo 22 de la Convención (1996), documento de la ONU A/53/44, anexo IX, párr. 2). V. también: Mutombo v . Switzerland, op. cit. (nota 105), párr. 10; Korban v . Sweden (Comunicación n.º 88/1997), documento de la ONU CAT/C/21/D/88/1997 (1998), párr. 7. V. también Comité de Derechos Humanos, Observación General n.º 31, op. cit.  (nota 66), párr. 12 (citada en la nota 112).

[117 ] United Kingdom, “Responses to list of issues” , p. 22. Puede consultarse en http://www.ohchr.org/english/bodies/cat/docs/UKresponses.pdf (según consulta del 10 de febrero de 2005). A la inversa, Gran Bretaña dejó en claro que, en Irak, donde los prisioneros eran transferidos temporalmente a la custodia de Estados Unidos, en virtud de un memorando de entendimiento firmado con dicho país, Gran Bretaña conservaba la responsabilidad, en carácter de potencia detenedora con arreglo a los Convenios de Ginebra; ibíd., pp. 24-25.

[118 ] Comité contra la Tortura: “Conclusiones y recomendaciones: United Kingdom”, documento de la ONU CAT/C/CR/33/3, 25 de noviembre de 2004, párr. 4(b).

[119 ] Ibíd., párr. 5(e).

[120 ] Hamdan v . Rumsfeld, op. cit. (nota 46); el caso se refería a una petición de habeas corpus presentada en nombre de un hombre acusado de ser el chofer y guardaespaldas de Osama bin Laden, que fue enjuiciado por una comisión militar establecida por la Orden Militar Presidencial del 11 de noviembre de 2001.

[121 ] Ibíd., p. 15.

[122 ] Ibíd., p. 18.

[123 ] Comisión Interamericana de Derechos Humanos, Precautionary Measures in Guantanamo Bay, op. cit. (nota 85).

[124 ] [2004 ] EWHC 2911 (Adm.), 14 de diciembre de 2004 (Rix LJ and Forbes J, actuando como tribunal de apelaciones de la Queen’s Bench Division del Tribunal Superior).

[125 ] Ibíd., párrs. 117-222.

[126 ] Ibíd., párr. 286.

[127 ] Ibíd., párr. 281.

[128 ] V. también la resolución 1386 (2004), titulada “The Council of Europe’s contribution to the settlement of the situation in Iraq”, adoptada el 24 de junio de 2004, párr. 18.

[129 ] V., p.ej., Al Odah v . United States , 321 F 3d 1134 (D.C. Cir., 2003), donde el Tribunal sostuvo que los tribunales estadounidenses carecen de jurisdicción para entender en casos de peticiones de habeas corpus presentadas en nombre de personas que no son nacionales de Estados Unidos y que están detenidas en la bahía de Guantánamo, basándose en que los derechos sustantivos consagrados en la constitución estadounidense no se aplican a personas que no son nacionales estadounidenses fuera del territorio soberano de Estados Unidos. Empero, véase Gherebi v . Bush , 352 F.3d 1278 (Tribunal del 9º Circuito, California, 2003), donde el tribunal llegó a la conclusión contraria, basándose en que Estados Unidos ejerce " jurisdicción territorial sobre Guantánamo” (en 1289-1290). La decisión fue modificada a la luz de las resoluciones aprobadas por la Corte Suprema en los casos Rasul y Rumsfeld v . Padilla (124 S. Ct. 2711); v. 374 F.3d 727 (Tribunal del 9º Circuito, California, 2004).

[130 ] Rasul v . Bush; Al Odah v. United States, 124 S Ct. 2686 (28 de junio de 2004).

[131 ] Precautionary Measures in Guantanamo Bay, op. cit.  (nota 85).

[132 ] Abu Ali v. Ashcroft (DCt, D.C., 16 de diciembre de 2004). Puede consultarse en www.dcd.uscourts.gov/04-1258.pdf (según consulta del 10 de febrero de 2005).

[133 ] Ibíd., pp. 1-2.

[134 ] Ibíd., p. 19.




Páginas relacionadas