• Enviar
  • Imprimir

Editorial - Revista Internacional de la Cruz Roja, N.º 867

30-09-2007 Artículo, Revista Internacional de la Cruz Roja, por Toni Pfanner

La tortura fue proscribiéndose paulatinamente, en respuesta a un consenso filosófico de que la tortura y los tratos inhumanos son inmorales y repudiables, y constituyen una violación de la dignidad humana. La Declaración Universal de los Derechos Humanos, de 1948, concluye que “nadie será sometido a torturas ni a penas o tratos crueles, inhumanos o degradantes”. En la actualidad, no existe un derecho individual más fundamental que la prohibición absoluta de la tortura y de otros tratos crueles, inhumanos o degradantes, tanto en el derecho de los derechos humanos, como en el derecho humanitario, en el derecho internacional como en el derecho interno.
 
     

        pdf file     Versión completa      (70 kb)    
  Acerca de Acrobat Archivos PDF      
       


Secciones relacionadas