• Enviar
  • Imprimir

Las peores cicatrices no son necesariamente físicas: la tortura psicológica

30-09-2007 Artículo, Revista Internacional de la Cruz Roja, por Hernán Reyes

En los interrogatorios, la tortura suele incluir métodos que no agreden el cuerpo ni causan dolor físico, sino que provocan sufrimientos psicológicos agudos que alteran profundamente las facultades y la personalidad. Mantener a un detenido incomunicado o privarlo por un período prolongado de la posibilidad de dormir son sólo dos ejemplos de métodos de tortura psicológica. Estos métodos, que no se equiparan con malos tratos cuando se los practica en forma aislada, son asimilables a tratos inhumanos o degradantes, incluso a actos de tortura, cuando se los aplica en forma conjunta con otras técnicas y/o durante largos períodos. Con frecuencia, esos métodos son indisociables de todo el proceso de tortura y constituyen un contexto general de asedio y coerción. De modo que la acumulación en el tiempo debe considerarse como un elemento del sistema de tortura psicológica.

     

        pdf file     Versión completa      (145 kb)    
  Acerca de Acrobat Archivos PDF      
     


Páginas relacionadas