• Enviar
  • Imprimir

Reducir las consecuencias de la contaminación por armas en el plano humanitario- Hechos y cifras 2011

27-03-2012 Hechos y cifras

En 2011, el CICR:

  • realizó directamente actividades preventivas contra las minas en 27 países o contextos,  mediante asesoramiento de expertos, cursos de capacitación y transmisión de competencias técnicas a organismos gubernamentales encargados de acción contra las minas, apoyo a las Sociedades Nacionales para que dirijan y realicen actividades, medidas para movilizar y persuadir a organismos gubernamentales y otros a fin de que hagan aportes efectivos en acción contra las minas, o actividades de remoción. La red de cinco asesores regionales en contaminación por armas, junto con delegados y empleados nacionales dedicados a esta temática en diferentes países, fue un componente esencial para garantizar el apoyo necesario a las delegaciones del CICR y las Sociedades Nacionales;
  • continuó integrando los temas y los requisitos relativos a la contaminación por armas en la cooperación con las Sociedades Nacionales en los ámbitos de seguridad económica, salud, protección, seguridad del personal, agua y hábitat.

Algunos ejemplos de actividades del CICR destinadas a reducir los efectos de la contaminación por armas en todo el mundo:

En Azerbaiyán (Nagorno Karabakh), el CICR comenzó a recabar datos sobre las necesidades de 400 víctimas de minas terrestres o restos explosivos de guerra.

En Bosnia y Herzegovina, el número de personas que resultaron muertas o heridas en 2011 a causa de minas terrestres o restos explosivos de guerra aumentó en más del 70%. En asociación con el CICR y con la acreditación otorgada por el Centro Nacional de Acción contras las Minas, la Sociedad Nacional contribuyó a la comunicación pública sobre acción contra las minas y fue incluida en la estrategia nacional de acción contra las minas. En dos comunidades gravemente afectadas, se construyeron dos patios de juegos para niños.

En Camboya, la Cruz Roja de Camboya continuó sus actividades de educación sobre el peligro de las minas y de reducción del peligro de las minas, con el apoyo de la Cruz Roja Australiana, la Cruz Roja Noruega y el CICR. Las personas que se ven obligadas a adoptar conductas riesgosas y las víctimas de las minas (más de 1.500 personas y sus familiares, desde 2006) continúan recibiendo microcréditos con el objetivo de reducir su exposición forzada al peligro de las minas y mejorar los medios de sustento, así como favorecer la reinserción social de las víctimas.

En Colombia, el CICR abordó las consecuencias a largo plazo de la contaminación por armas mediante una combinación de gestión de la información de calidad (recolección de datos sobre las víctimas, áreas presuntamente peligrosas, actividades preventivas, mediante IMSMA – Sistema de Gestión de la Información para la Acción contra las Minas), educación sobre los peligros (comportamiento seguro), reducción transversal de riesgos (provisión de soluciones alternativas), asistencia a las víctimas (incluida rehabilitación física) y actividades sobre derechos de las víctimas.

En Côte d’Ivoire, el CICR fue la primera organización que realizó una misión humanitaria centrada en los efectos de la contaminación por armas, tras las hostilidades en Abiyán. En estrecha coordinación con la ONU, realizó una capacitación sobre educación sobre los peligros de las minas antipersonal para el personal de la Sociedad Nacional y elaboró un programa contra las minas.

En Eritrea, el CICR prestó apoyo técnico y financiero a la Cruz Roja de Eritrea para realizar actividades de recolección de datos y educación sobre los peligros de las minas antipersonal destinadas a las personas que viven en o cerca de las ex líneas de frente con Etiopía.

En Irak, en su calidad de único organismo que realiza actividades de remoción en la provincia de Missan, sur de Irak, el CICR destruyó unas 1.600 municiones sin estallar en 26 comunidades.
En Jordania, el CICR prestó apoyo técnico a la Comisión Nacional de Desminado y Rehabilitación en los ámbitos de reducción del riesgo de las minas y asistencia a las víctimas.

En Kosovo, el CICR participó en conferencias para sensibilizar sobre los peligros asociados a las armas pequeñas y ligeras.

En Libia, el CICR fue el primer organismo que desplegó equipos de encuesta y remoción de municiones explosivas en Libia, donde destruyó o neutralizó más de 3.500 dispositivos explosivos durante 2011; en lo que va de 2012, ha destruido otros 3.000 dispositivos.

En Nepal,  la Cruz Roja Nepalesa, con el apoyo del CICR, continuó siendo el principal prestador de actividades de educación sobre el peligro de las minas en todo el país, en colaboración estrecha con la Sección de Acción contra las Minas del Ministerio de Paz y Reconstrucción, que está a cargo de coordinar las actividades de acción contra las minas.

En Senegal, el CICR inició un diálogo constructivo con actores no estatales que controlan zonas fuera del alcance de las autoridades nacionales y lograron un acuerdo sobre la realización de evaluaciones no técnicas de zonas presuntamente contaminadas en 10 aldeas cuya población ahora está formada por personas desplazadas o refugiadas, a fin de prestar más apoyo para que estas últimas puedan regresar en condiciones seguras.

En Siria, la Media Luna Roja Árabe Siria continuó brindando información básica sobre seguridad para las personas que viven en comunidades afectadas de la región de Kuneitra, mediante voluntarios que trabajan en la unidad de primeros auxilios y respuestas de emergencia, con el apoyo financiero y técnico del CICR.

En Tayikistán, con el apoyo del CICR, la Media Luna Roja de Tayikistán reparó 8 zonas de juego seguras para niños de las regiones fronterizas. Los voluntarios de la Sociedad Nacional realizaron actividades de educación sobre el peligro de las minas y condujeron sesiones de primeros auxilios para unas 30.000 personas afectadas. También se realizaron varias actividades sobre agua y seguridad económica a fin de ayudar a las comunidades afectadas.

En la parte del Sáhara Occidental controlada por Marruecos, voluntarios de la Media Luna Roja de Marruecos realizaron actividades de prevención contra las minas, con el apoyo técnico del CICR. En partes del Sáhara Occidental controladas por el Frente Polisario se realizaron actividades de prevención contra las minas en campamentos de refugiados y comunidades afectadas a través de la ONG “Saharawi Campaign to Ban Landmines”.

En Vietnam, la Sociedad Nacional continuó con las actividades de vigilancia de accidentes y promoción de conductas seguras en la provincia de Quang Tri. Un total de 35 víctimas y sus familiares recibieron asistencia (por ejemplo, cabezas de ganado) y formación vocacional.

En Yemen, el asesor regional del CICR en materia de contaminación por armas apoyó a la delegación para establecer un mecanismo destinado a recoger información sobre accidentes causados por minas o municiones sin estallar, así como a brindar capacitación sobre medidas de seguridad a los equipos de la Media Luna Roja de Yemen y del CICR que operan en el terreno, a fin de que puedan trabajar de forma más segura en las zonas contaminadas.

En Zimbabue, el CICR realizó una evaluación sobre los efectos en el plano humanitario de la contaminación por minas terrestres en el  norte del país. Elaboró un plan de acción para apoyar a las autoridades de Zimbabue a realizar operaciones de remoción de minas de forma más eficiente y segura.