• Enviar
  • Imprimir

Yemen: hechos y cifras, enero a diciembre de 2012

30-01-2013 Hechos y cifras

Pese a las dificultades experimentadas a lo largo de 2012, un año marcado por la intensificación del conflicto armado y otras situaciones de violencia en distintas partes de Yemen, así como por la trágica pérdida de un muy querido colaborador del CICR y el secuestro de otro, el CICR mantuvo sus actividades a través de su delegación en Saná y las subdelegaciones en Sadá, Amran y Adén; la oficina en Sadá no interrumpió su funcionamiento.

El año finalizó con una conferencia de alto nivel organizada por el CICR en Saná, que versó sobre la necesidad de proteger al personal médico y las instalaciones y los vehículos sanitarios durante los conflictos armados. Participaron en este evento representantes del gobierno y de las fuerzas militares, así como importantes académicos, dirigentes religiosos, profesionales médicos, organismos humanitarios, colaboradores y voluntarios de la Media Luna Roja de Yemen, y representantes de los medios. Antes de la conferencia, el ministro yemení de Derechos Humanos firmó una declaración en nombre del gobierno en la que prometió promover el acceso seguro a la asistencia médica para los heridos y enfermos, en consonancia con el derecho internacional humanitario y el derecho y las normas de los derechos humanos.

Asistencia

Los colaboradores del CICR cooperaron con representantes de la comunidad con regularidad para proporcionar asistencia humanitaria en las partes del país afectadas por el conflicto. La Institución distribuyó alimentos, materiales para la construcción de refugios, mantas, bidones, utensilios de cocina y otros artículos. Las personas desplazadas que regresaban a su lugar de origen recibieron una ayuda destinada a permitirles iniciar actividades de generación de ingresos. Se proporcionaron semillas, abonos y herramientas a los agricultores, y se vacunó y desparasitó el ganado de los pastores.

  • Más de 317.000 personas desplazadas y residentes en las gobernaciones de Abyan, Shabwa, Lahj, Saná, Sadá y Amran recibieron aceite de cocina, arroz, harina y otros alimentos.
  • Se proporcionaron artículos domésticos, como ropa de cama, utensilios de cocina y productos de higiene, para 278.000 personas desplazadas en Abyan, Shabwa, Lahj, Sadá y Amran.
  • Se distribuyeron materiales para construir refugios a más de 600 familias que regresaron a Sadá.
  • Más de 900 familias que regresaron a Sadá iniciaron actividades de generación de ingresos con el apoyo del CICR
  • En Hajja, se proporcionaron 182 carpas para las víctimas de un alud que se produjo en Kohlan Afar.
  • Se distribuyeron semillas, fertilizantes y herramientas a más de 28.600 agricultores en Harf Safiyan, Amran.
  • En Amran, cincuenta hogares encabezados por mujeres recibieron vacas preñadas, mientras que en Arhab, otros 55 hogares de ese tipo se beneficiaron de diversas actividades de generación de ingresos.
  • En la gobernación de Sadá, se vacunaron y desparasitaron más de 158.000 ovejas, cabras, camellos y vacas, en beneficio de más de 48.600 agricultores.

Salud

El CICR proporcionó medicamentos y materiales médicos para más de 20 hospitales, clínicas y puestos de salud en todo el país. Un equipo quirúrgico del CICR ayudó al personal de salud yemení en Adén a atender a los pacientes heridos durante los enfrentamientos en el sur, tras lo cual prestó asistencia al personal médico del hospital Al Razi en Abyan. En Saná, se celebró una conferencia de alto nivel acerca de la necesidad de proteger al personal, las instalaciones y los vehículos sanitarios durante los conflictos. Participaron en esa reunión representantes del gobierno, de los principales establecimientos de salud en Saná y de las fuerzas armadas, así como dirigentes religiosos, organismos humanitarios y los medios de comunicación.

● El CICR proporcionó materiales y apósitos para heridas, equipos y muebles a hospitales y centros de salud en Saná, Arhab, Damaj, Sadá, Al-Jawf, Adén, Abyan, Al Dhalea y Lahj. Se aportó una ayuda mensual constante a nueve centros de salud en Amran, Sadá, Al-Jawf y Abyan, y el personal de estos establecimientos recibió formación práctica in situ.
● Se proporcionaron incentivos para 56 agentes de salud que trabajan en centros de salud en Harf Safian y Sadá.
● Tras un brote de sarampión, se proporcionaron al Ministerio de Salud Pública y Población 500.000 dosis de vacuna contra el sarampión.
● Se organizaron cursos de formación en primeros auxilios y de capacitación para instructores de primeros auxilios, en beneficio de los voluntarios de la Media Luna Roja de Yemen, la organización de defensa civil de Adén, el partido Movimiento del Sur (Hirak) y dos grupos de agentes de salud en los hospitales de la gobernación de Lahj.
● El CICR organizó un taller sobre incidentes que causan numerosas víctimas, en el Hospital Militar en Saná. Asimismo, el CICR participó en un taller de este tipo organizado por el Ministerio de Salud Pública y Población y la Organización Mundial de la Salud, también en Saná.
● El CICR proporcionó 3.000 mosquiteros para un programa contra la malaria en la gobernación de Saná.
● Un cirujano y una enfermera de quirófano del CICR prestaron apoyo a tres hospitales en Adén durante los enfrentamientos que tuvieron lugar en Abyan y en Adén. A continuación, colaboraron con el hospital Al Razi, en Abyan, cuando este establecimiento reinauguró su departamento de cirugía. Participaron en 70 de las 284 operaciones realizadas antes de fin de año.  Además, capacitaron al personal del departamento de cirugía y organizaron la vigilancia y supervisión de las actividades.

Rehabilitación física

El CICR presta apoyo a cuatro centros de rehabilitación física dirigidos por el gobierno, que proporcionan a personas amputadas y discapacitadas prótesis y órtesis fabricadas con materias primas suministradas por el CICR o de producción local. Estos centros también atienden a niños y adultos con discapacidades congénitas y de otro tipo. El apoyo del CICR incluye la formación del personal.

● Los centros apoyados por el CICR en Mukalla, Adén, Saná y Taiz atendieron a más de 37.000 personas discapacitadas. Casi 12.000 pacientes fueron atendidos por primera vez.
● 49 técnicos ortopédicos y fisioterapeutas recibieron formación práctica in situ. Ocho técnicos en ortopedia fueron enviados a India para recibir capacitación.

Agua y saneamiento

En estrecha colaboración con los ministerios públicos, los organismos encargados del abastecimiento de agua y las comunidades locales, los ingenieros del CICR mejoraron el acceso al agua potable para las personas que residen en zonas afectadas por el conflicto. Se implementaron proyectos tanto en zonas urbanas como rurales. Se llevaron a cabo reparaciones y mejoras en diversos sitios, particularmente en centros de salud y lugares de detención.

  • Se mejoraron las fuentes de agua existentes y se repararon las instalaciones de almacenamiento de agua y las tuberías de transmisión y distribución dañadas por el conflicto o por la falta de mantenimiento. Estas obras permitieron el acceso al agua potable de casi 400.000 personas en las gobernaciones de Abyan, Adén y Lahj en el sur, en Taiz, y en las gobernaciones de Amran y Sadá en el norte.
  • Se distribuyó agua en camiones cisterna a más de 30.000 personas desplazadas y residentes afectados por la violencia en las gobernaciones de Amran y Sadá.
  • Las reparaciones efectuadas en la infraestructura de los lugares de detención en Saná y Adén mejoraron las condiciones de vida para más de 5.000 detenidos.
  • Los trabajos de renovación o reparación realizados en los centros de salud dañados o parcialmente destruidos por el conflicto (por ejemplo, el hospital Al Rawdah en la ciudad de Taiz, el centro de salud Marran en la gobernación de Sadá y el hospital Al Razi en la gobernación de Abyan), permitieron sumar 735 camas para los pacientes.

Bienestar de los detenidos

El personal del CICR realizó visitas periódicas a las personas detenidas a fin de evaluar sus condiciones de detención y el trato que recibían y para asegurar que tuvieran acceso a servicios de atención de salud adecuados. Se celebraron entrevistas confidenciales con las autoridades detenedoras y se formularon recomendaciones acerca de las mejoras necesarias. En visitas complementarias, el CICR comprobó la implementación de sus recomendaciones. La Institución ofreció apoyo para renovar las instalaciones de las cárceles y mejorar el suministro de agua, así como otros tipos de ayuda humanitaria acordes a las necesidades, en situaciones en las cuales las autoridades detenedoras carecían de capacidad para encarar el trabajo por sí mismas.

Los detenidos yemeníes en Afganistán, Irak y Bahía de Guantánamo, así como los solicitantes de asilo, refugiados y trabajadores migrantes detenidos en Saná, se mantuvieron en contacto con sus familiares mediante mensajes de Cruz Roja y llamadas telefónicas o videoconferencias. Numerosas personas buscaron a familiares desaparecidos a través del servicio de búsquedas del CICR.

  • El personal del CICR visitó a casi 5.400 detenidos en Sadá, Saná, Taiz, Ibb, Adén y Abyan.
  • 1.780 detenidos en Saná, Taiz, Ibb y Adén recibieron ropa de cama, filtros de agua y artículos recreativos.
  • Todos los meses, unos 150 detenidos alojados en el Centro de Deportación de Saná recibieron alimentos y artículos de higiene.
  • La red de las Sociedades Nacionales de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja y la delegación del CICR procesaron más de 4.300 mensajes de Cruz Roja.
  • Se tramitaron más de 360 solicitudes de búsqueda, con inclusión de 156 nuevas solicitudes recibidas en 2012. Se localizó a casi 100 personas cuyo paradero se desconocía y se las ayudó a restablecer el contacto con sus familiares.
  • Las personas detenidas en Guantánamo y Afganistán se mantuvieron en contacto con sus seres queridos mediante 162 llamadas telefónicas y 232 videoconferencias facilitadas por el CICR.

Derecho internacional humanitario

El cometido del CICR es promover el respeto del derecho internacional humanitario entre los miembros de las fuerzas militares y de la policía y otros portadores de armas, y difundir el conocimiento de esa rama del derecho entre los miembros de la sociedad civil. El derecho internacional humanitario tiene por objeto proteger la vida y la dignidad de las víctimas de los conflictos armados y asegurar que las personas que no participan o que han dejado de participar en las hostilidades sean respetadas.

  • El CICR celebró más de 30 sesiones informativas con el ejército, la policía y otros portadores de armas. Organizó reuniones y debates formales sobre el derecho internacional humanitario con académicos, líderes religiosos, estudiantes y representantes de los medios de comunicación, en universidades y otros foros en las ciudades de Saná, Adén y Taiz. Se donaron a las bibliotecas universitarias y de las fuerzas armadas libros de referencia y publicaciones académicas acerca del derecho internacional humanitario y otros temas de índole jurídica.

Cooperación con la Media Luna Roja de Yemen

El CICR ayudó a los colaboradores y voluntarios de la Media Luna Roja de Yemen a fortalecer su capacidad para prestar servicios humanitarios. Durante 2012, la Media Luna Roja de Yemen proporcionó formación en primeros auxilios, prestó ayuda a los migrantes detenidos a la espera de ser deportados y brindó información sobre el Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja a escolares y otros sectores del público. Los voluntarios de la Media Luna Roja de Yemen estuvieron de guardia durante las manifestaciones que tuvieron lugar en Adén, Saná y Taiz a fin de prestar servicios de primeros auxilios y trasladar a los heridos al hospital.

Yemen es una de las operaciones de mayor envergadura del CICR en el mundo, con más de 250 colaboradores, entre ellos más de 50 expatriados, que trabajan en la delegación principal en Saná, en las subdelegaciones de Sadá, Adén y Amran y en la oficina de la Institución en Taiz.