• Enviar
  • Imprimir

Brasil: personas aisladas en las montañas de Río de Janeiro restablecen el contacto con sus familiares

19-01-2011 Reportaje

A raíz de las inundaciones y los deslizamientos de tierra que se produjeron en Brasil el 12 de enero, muchas personas quedaron aisladas y no tienen medios para ponerse en contacto con sus familiares. La Cruz Roja Brasileña y el CICR han puesto teléfonos satelitales a disposición de las personas que se encuentran en las zonas afectadas para que puedan tranquilizar a sus parientes y decirles que están a salvo.

"¡Estoy viva!" era lo único que Sandra Knipfer quería decir a su hija, que vive en el otro extremo del estado de Río de Janeiro. Sandra era una de los cientos, sino miles, de residentes de la región montañosa de Río de Janeiro que quedaron aislados, sin ningún medio de comunicación, a raíz de los deslizamientos de tierra que se han descrito como una de las peores catástrofes naturales en la historia de Brasil. Sandra y otros tantos residentes pudieron hablar con sus familiares por los teléfonos satelitales que facilitó el CICR al comienzo de esta semana, por pedido de la Cruz Roja Brasileña.

Cuando devuelve el teléfono, Sandra llora de alegría. "Es terrible. Nuestros familiares estaban muy preocupados porque no sabían qué nos había pasado". Pero rápidamente se seca las lágrimas y se aleja por la calle principal de Vieira, cubierta de barro, para ayudar a los otros damnificados por el desastre.

Vieira, un distrito de Teresópolis, es una de las varias localidades que han quedado aisladas en el estado de Río de Janeiro, donde las inundaciones y los deslizamientos de tierra han provocado más de 700 muertos; además, cientos de personas han desaparecido y más de 15.000 han perdido su hogar. Aún no hay electricidad ni teléfono, y los equipos de rescate siguen encontrando cadáveres a medida que van removiendo el lodo y los escombros. La catástrofe también ha afectado los estados de San Pablo y Minas Gerais.

El restablecimiento del contacto entre familiares forma parte de la respuesta conjunta al desastre que está conduciendo la Cruz Roja Brasileña, con el apoyo del CICR. Los equipos integrados por miembros de ambos organismos actualmente se encuentran en las ciudades de Teresópolis y Nova Friburgo, donde ofrecen a las personas afectadas la posibilidad de hacer llamadas de dos minutos de duración por teléfonos satelitales a sus parientes, que se han quedado preocupados en otras partes del país.

"Esta tecnología es muy útil para encontrar a las personas. El teléfono permite sentir a la persona que está del otro lado de la línea y tranquilizarla", dijo Osvaldo Amarante, encargado de búsqueda de personas de la Cruz Roja Brasileña, que se sumó a uno de los grupos.

Daniel Tignola, de 22 años, es estudiante de medicina y miembro del equipo de salud que ha estado trabajando en una clínica temporaria instalada en un almacén de Vieira después de que el centro de salud quedara inutilizable. "Mucha gente no sabe la gravedad de lo que ha sucedido aquí. La Cruz Roja tiene un papel vital que cumplir", dijo.

Stephan Sakalian dirige un proyecto del CICR en Río de Janeiro destinado a reducir las consecuencias humanitarias de la violencia armada en siete favelas de la ciudad. "El CICR se solidariza con las personas afectadas", afirmó. "Recurriremos a nuestra vasta experiencia en urgencias humanitarias para aliviar el sufrimiento que las inundaciones y los deslizamientos de tierra han causado a tantas personas."

Para más información sobre la respuesta general de la Cruz Roja y la Media Luna Roja al desastre natural en Brasil, visite el sitio web de la Cruz Roja Brasileña:(www.cruzvermelha.org.br) y de la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja: (http://www.ifrc.org/docs/news/11/11011802/index.asp).


Fotos

Teresópolis, Brasil. Los habitantes de esta zona montañosa que quedó aislada ahora pueden comunicarse con sus familiares utilizando un teléfono satelital del CICR. 

Teresópolis, Brasil. Los habitantes de esta zona montañosa que quedó aislada ahora pueden comunicarse con sus familiares utilizando un teléfono satelital del CICR.
© ICRC / M. Moraes / br-e-00156