• Enviar
  • Imprimir

Camboya: hacia la extinción de las minas terrestres

23-12-2011 Reportaje

La Undécima Reunión de Estados partes en la Convención para la prohibición de minas antipersonal, celebrada en Phnom Penh, Camboya, ya ha concluido; sin embargo, perduran los momentos de tristeza, alegría y esperanza. El encuentro entre los sobrevivientes de las minas y los encargados de formular políticas dio lugar a la expresión de variadas emociones, que dejaron su marca en los protocolos oficiales y diplomáticos.

Undécima Reunión de Estados partes en la Convención para la prohibición de minas antipersonal

"Estoy muy orgullosa de lo que hemos hecho para avanzar hacia la eliminación mundial de todas las minas", dijo Song Kosal, quien saludó a cada uno de los participantes en la entrada del Palacio de la Paz, donde se celebró la reunión de una semana de duración en la que se evaluaron los avances logrados hacia el objetivo de poner fin a los sufrimientos ocasionados por las minas antipersonal y prevenir que causen nuevas víctimas. Pese a haber perdido una pierna en la explosión de una mina antipersonal, Kosal es una persona llena de energía, que participa en el movimiento desde hace tiempo. "En 1995, cuando fui a Viena para hablar sobre las minas antipersonal, tenía 11 años", dijo. Las actividades de movilización son algo natural para Kosal. En la siguiente década, Kosal realizaría actividades de sensibilización sobre la cuestión de las minas en todo el mundo.

El Tratado de Ottawa; un momento de catarsis

Para Kosal, una de las primeras beneficiarias del Centro de Ortopedia del CICR en Battambang, así como para otros sobrevivientes de las minas y de las municiones en racimo, la firma del Tratado de Ottawa, en 1997, fue un momento de catarsis. "Mi inglés no era muy bueno en ese momento, y había mucha gente, pero recuerdo que todos estaban muy satisfechos", dijo Kosal, que también se desempeña como embajadora de la juventud para la Campaña Internacional para la prohibición de las minas terrestres (ICBL, por sus siglas en inglés). Es una de los muchos líderes de este movimiento mundial, que actualmente cuenta con la adhesión de 158 Estados partes decididos a poner fin al uso de las minas antipersonal, eliminar las que han sido sembradas, ayudar a los sobrevivientes y destruir todas las minas almacenadas.

"Para muchos, ha llegado el momento de enfrentarse con los hechos. Hace veinte años, la predicción de la inminente obsolescencia de las minas hubiese causado risa", dijo Boris Cerina, responsable del programa del CICR sobre contaminación por armas para la región de Asia. "En Camboya, el círculo se ha cerrado. Este tratado ha estigmatizado con éxito las minas antipersonal y ha limitado sus mercados a unos pocos países".

Rehabilitación física y proyectos de generación de ingresos

En los 32 años de trabajo del CICR en Camboya, una de las máximas prioridades siempre ha sido ayudar a los sobrevivientes a afrontar las consecuencias de las minas antipersonal y las municiones en racimo. Esta labor abarca la prestación de servicios de rehabilitación física y el apoyo a proyectos de generación de ingresos para los sobrevivientes de las minas, programas desplegados a través de la Cruz Roja Camboyana. El CICR también ayuda a evitar que se produzcan nuevas víctimas apoyando las actividades de educación sobre riesgos y los proyectos de microfinanzas de la Sociedad Nacional.

En el ámbito de la rehabilitación física, el CICR ha transferido la dirección de sus dos centros de rehabilitación al Ministerio de Bienestar Social, Veteranos, Juventud y Rehabilitación de Camboya. Si bien ahora funcionan con total autonomía, los dos centros en las provincias de Battambang y Kampong Speu, que ofrecen asistencia ortopédica a los sobrevivientes de minas y municiones en racimo y a las personas afectadas por enfermedades que causan discapacidad, como la poliomielitis, siguen contando con el apoyo del CICR. La relación de trabajo se basa en la colaboración. Keo Phalla, que ayuda a dirigir el centro de Kampong Speu, prestaba asistencia en el stand del CICR en la Undécima Reunión de Estados partes.

El evento ayuda a elevar el perfil de los discapacitados, que cuentan ahora con mayor visibilidad gracias a la atención de los medios de comunicación. "En general, los discapacitados se consideraban una carga para la sociedad", dijo Eang Chan Dara, oficial de programa en la Organización para los Discapacitados de Camboya.  Aunque el Gobierno ha avanzado mucho en sus políticas, sobre todo con el nuevo diseño del Palacio de la Paz, dotado de instalaciones aptas para discapacitados, para que haya progresos verdaderos es necesario que cambie la actitud del público en general. "Es un avance lento pero seguro".

La nueva generación brinda un nuevo impulso a la erradicación

Lo más alentador de la Reunión fue comprobar que la nueva generación abrazaba la causa. En paralelo con las reuniones oficiales, el "Foro de Dirigentes Juveniles 2011" capacitó a una nueva ola de líderes en herramientas como la gestión basada en resultados (RBM, por sus siglas en inglés), que puede ser útil en actividades como la planificación y la recaudación de fondos. La formación fue rigurosa. Los jóvenes dirigentes estuvieron muy ocupados con estudios de casos y actividades estimulantes, por ejemplo la organización de una cena oficial acompañada de espectáculos culturales (creación de equipos y ejercicio transcultural), según explicó Matthew Campbell, uno de los instructores.

"Somos la sangre joven y tenemos que llevar esta antorcha hacia adelante", dijo un joven participante pakistaní. La sala respondió a estas palabras con una ovación. Hay mucho por hacer para alcanzar la erradicación total de las minas antipersonal, pero el proceso está en marcha.


Fotos

Olivier Vodoz, vicepresidente del CICR, saluda a Hun Sen, Primer Ministro de Camboya, en la ceremonia de apertura de  la Undécima Reunión de Estados partes. 

Olivier Vodoz, vicepresidente del CICR, saluda a Hun Sen, Primer Ministro de Camboya, en la ceremonia de apertura de la Undécima Reunión de Estados partes.
© CICR

Los delegados en la Undécima Reunión de Estados partes  en la Convención para la prohibición de minas antipersonal, en el Palacio de la Paz, Phnom Penh, Camboya. 

Los delegados en la Undécima Reunión de Estados partes en la Convención para la prohibición de minas antipersonal, en el Palacio de la Paz, Phnom Penh, Camboya.
© CICR / K. Suchaovanich

Los dirigentes juveniles analizan la forma de lograr la eliminación mundial de las minas antipersonal. 

Los dirigentes juveniles analizan la forma de lograr la eliminación mundial de las minas antipersonal.
© CICR / K. Suchaovanich

Los delegados en la sesión plenaria convocada para evaluar los avances logrados en el marco de la Convención para la prohibición de minas antipersonal. Todos los que firmaron el Tratado tienen la responsabilidad de impulsar sus objetivos. 

Los delegados en la sesión plenaria convocada para evaluar los avances logrados en el marco de la Convención para la prohibición de minas antipersonal. Todos los que firmaron el Tratado tienen la responsabilidad de impulsar sus objetivos.
© CICR