• Enviar
  • Imprimir

Un vuelo especial a través de la República Democrática del Congo

12-11-2011 Reportaje

A fines de agosto, el CICR envió un avión especial para traer de vuelta a más de 70 niños a sus hogares en la República Democrática del Congo (RDC). Patrick, de 17 años, estuvo separado de sus padres durante unos seis años. Espérance Tshibuabua, del CICR en Kinshasa, lo conoció en el avión del CICR. Nos relata las emociones que le suscitó esta importante operación de reunión familiar.

Este 1 de septiembre de 2011 es un gran día para Patrick: va a reencontrarse con su madre, a quien había perdido de vista desde hace casi seis años. Sus dos hermanos menores también viajan en el avión: Trésor, de 14 años, y Maurice, de 7 años. Pese a su gran estatura y a su edad, Patrick parece tímido. “Cuando comenzó el conflicto en Goma, escapamos. Nuestro padre se había ido a trabajar y nuestra madre, al mercado”, cuenta.

Después de su huida, los tres niños se desplazaron siguiendo los movimientos de las poblaciones de la región, víctimas de la violencia. Al cabo de varios meses de pasar de aldea en aldea, llegaron a la provincia de Katanga. “Mamá se hizo cargo de nosotros”, recuerda. Esa mujer a la que llama “mamá” es, en realidad, una habitante de Goma con la cual Patrick y sus dos hermanos compartieron el camino en su huida de la guerra en Kivu.

Niños desamparados

Patrick y sus hermanos no son los únicos niños embarcados en el avión. También hay otros niños a bordo. En sus rostros, no se lee ni alegría ni tristeza. Se los ve algo desamparados. Supongo que se preguntan a qué debe parecerse el lugar donde aterrizará el avión, su casa, su aldea... Despegamos, y los más pequeños, de dos años de edad, empiezan a dormitar. Para los más grandes, empieza el mal del aire.

Alphonsine está sentada adelante de Patrick. Embarcó en Kindu, la capital administrativa de la provincia de Maniema. Tenía 13 años cuando se separó de sus padres. Los movimientos de población provocados por los conflictos la llevaron a abandonar su casa y se encontró sola en una aldea, sin familia. En 2010, su madre se acercó al CICR con el fin de encontrar a su hija. El 1 de septiembre, cuando llega a Goma, su madre la recibe con lágrimas de alegría.

Mireille, de 17 años, se fue de Angola y terminó en Mwinyampulo, en Kasai Occidental, donde encontró refugio en un convento de religiosas. Estuvo allí cerca de un año, antes de partir a Luiza. Desde Angola, ha perdido todo contacto con sus padres. Para sobrevivir, debió vender bolsas de agua.

Finalmente, un voluntario de la Cruz Roja de la República Democrática del Congo de Luiza la encontró. Ahí es donde comienza su largo viaje: en bicicleta de Mwinyampulo a Luiza, luego en moto de Luiza a Kananga, la capital administrativa de la provincia de Kasai Occidental, luego en avión de Kananga a Lubumbashi, vía Mbuji-Mayi. Reencontrarse con su hermano fue una gran alegría para ella.

Para reunir a estos 70 niños, el avión del CICR debió realizar aproximadamente cuatro viajes por día. El avión despegó en Lubumbashi con dirección a varios destinos, como Kamina, Mbuji Mayi, Kindu, Moba y Manono. Organizada por el CICR y la Cruz Roja de la República Democrática del Congo, la reunión de estos niños duró más de una semana. El avión del CICR buscó y trajo de regreso a los niños en las provincias del Ecuador, la Provincia Oriental y Kivu Norte. Este memorable viaje es sólo el preludio de una nueva vida que comienza para estos setenta niños.


Fotos

Lubumbashi, República Democrática del Congo. Un grupo de niños llega al aeropuerto internacional de Loano/Lubumbashi, en donde los aguarda el funcionario de restablecimiento del contacto entre familiares del CICR, Michel Kalunga. 

Lubumbashi, República Democrática del Congo. Un grupo de niños llega al aeropuerto internacional de Loano/Lubumbashi, en donde los aguarda el funcionario de restablecimiento del contacto entre familiares del CICR, Michel Kalunga.
© CICR / E. Tshibuabua

Bukavu, República Democrática del Congo. Un grupo de niños deja Bukavu en un avión del CICR para reunirse con sus familias en la provincia de Katanga. 

Bukavu, República Democrática del Congo. Un grupo de niños deja Bukavu en un avión del CICR para reunirse con sus familias en la provincia de Katanga.
© CICR / E. Tshibuabua

Lubumbashi, República Democrática del Congo. Cinco niños se reúnen con su padre. 

Lubumbashi, República Democrática del Congo. Cinco niños se reúnen con su padre.
© CICR / E. Tshibuabua

Lubumbashi, República Democrática del Congo. Una joven de 17 años, encontrada en la frontera entre Angola y la RD Congo, es recibida por su cuñada. 

Lubumbashi, República Democrática del Congo. Una joven de 17 años, encontrada en la frontera entre Angola y la RD Congo, es recibida por su cuñada.
© CICR / E. Tshibuabua