• Enviar
  • Imprimir

Georgia: Tamar vuelve a casa

24-08-2011 Reportaje

Muchas personas siguen esperando noticias de sus familiares desaparecidos a raíz del conflicto que tuvo lugar en agosto de 2008. En 2010, la delegación del CICR en Tiflis estableció los mecanismos necesarios para facilitar el diálogo entre las diversas autoridades acerca de la cuestión de las personas desaparecidas. La Institución también puso en marcha un proyecto de apoyo a los familiares, centrado en la asistencia psicológica. Desde su inicio, en marzo de 2010, con la cooperación de las organizaciones no gubernamentales de asistencia psicosocial, el proyecto ha ayudado a unas 330 familias.

Maia Alkhazishvili, médica y psicoterapeuta del CICR, integra el equipo del proyecto. Trabajó con la primera familia que recibió los restos de un pariente en el marco del Mecanismo de Coordinación creado en relación con el conflicto de agosto de 2008, que preside el CICR. Este emotivo suceso puso fin a tres años de incertidumbre para los familiares y les permitió hacer el duelo por su pariente de acuerdo con las tradiciones locales. Los restos de Tamar fueron exhumados y trasladados a la Oficina Forense Nacional en Tiflis, donde se realizaron las tareas de análisis y de identificación con el apoyo del Asesor Forense Regional del CICR.

"Conocí a la familia de Tamar en la morgue municipal de Tiflis", explica Maia. “Su marido y sus dos hijos intentaban disimular su emoción. El marido de Tamar, Elguja, sólo me dijo que estaba muy agradecido al CICR, porque sin nuestro apoyo no podría haber hecho el duelo apropiadamente. Dijo: "Desde el momento en que la perdí, hace tres años, es la primera vez que puedo llorar. Les doy las gracias por eso".

Sigue diciendo Maia: “Todos los casos son diferentes. Cada uno tiene su propia forma de afrontar la incertidumbre y el dolor, y me satisface poder proporcionar apoyo psicológico en calidad de miembro del equipo del CICR”.

La psicoterapeuta del CICR estuvo presente en el funeral de Tamar. Su presencia no respondía tan sólo a su obligación profesional, sino a un pedido de los familiares, formulado mientras salían de la morgue. El funeral se celebró en una de las aldeas cercanas al asentamiento de desplazados donde reside actualmente la familia. Éste fue, sin lugar a dudas, un día triste, pero teñido de satisfacción, ya que ofreció a muchos otros familiares de personas desaparecidas la esperanza de que ellos también podrían, algún día, averiguar lo que sucedió con sus seres queridos desaparecidos.

En su discurso de despedida, el hijo de Tamar dijo: "Madre, te esperamos tanto tiempo, y hoy nuevamente nos dejas. Han terminado estos terribles tres años, en que no sabíamos si estabas viva o muerta. Pero, ahora sabemos dónde estás. Vendremos a tu tumba, encenderemos velas y rezaremos por ti".

“Después del funeral, acompañé a los familiares durante su duelo", explica Maia. "Los visité para ofrecerles apoyo psicológico. Para mí, estos momentos son conmovedores y las conversaciones son muy emotivas".

Elguja ya padecía cáncer de garganta en el momento del funeral. Una vez, le dijo a Maia: "Yo sé cuál es la verdadera causa de mi enfermedad. Cuando Tamar y yo escapamos de Tsjinval, al principio de la guerra, tuvimos que cruzar un río. Tamar no podía salir del agua debido a la fuerza de la corriente. Yo estaba allí, pero no pude ayudar a mi esposa. La ira y la pena que sentí quedaron atravesadas en mi garganta durante los tres años siguientes. Ahora siento alivio y ya no tengo miedo de morir, porque sé que mi tumba estará junto a la de Tamar y que volveremos a estar juntos".

El Día Internacional de los Desaparecidos se celebrará el 30 de agosto en toda Georgia, y el CICR invitará a los familiares de personas desaparecidas a participar en las ceremonias. Elguja no estará entre ellos: en junio, partió a reunirse con su querida Tamar.


Fotos

Shida Kartli, Georgia. El hijo y la hija de Tamar hablan con Maia Alkhazishvili, psicóloga del CICR. 

Shida Kartli, Georgia. El hijo y la hija de Tamar hablan con Maia Alkhazishvili, psicóloga del CICR.
© CICR / G. Chalatashvili

Shida Kartli, Georgia. Mesa recordatoria tradicional para Tamar y Elguja. Se colocan sobre ella los retratos de las personas fallecidas, botones con sus fotografías (que los familiares llevan durante cuarenta días después del fallecimiento), un libro de oraciones, velas y un cuenco de granos de trigo en el cual se encienden las velas, también por cuarenta días.  

Shida Kartli, Georgia. Mesa recordatoria tradicional para Tamar y Elguja. Se colocan sobre ella los retratos de las personas fallecidas, botones con sus fotografías (que los familiares llevan durante cuarenta días después del fallecimiento), un libro de oraciones, velas y un cuenco de granos de trigo en el cual se encienden las velas, también por cuarenta días.
© CICR / M. Alkhazishvili