• Enviar
  • Imprimir

Kirguistán: ayudar a prepararse para el invierno

12-01-2011 Reportaje

Antes de que cayeran las primeras nieves del invierno sobre Osh y las zonas vecinas, el CICR terminó la reconstrucción parcial de 363 viviendas que resultaron quemadas o sufrieron otros daños durante los acontecimientos que tuvieron lugar en junio de 2010. Gracias a esta actividad, tres mil personas tienen ahora un techo y dos o tres habitaciones, según el tamaño de la familia, donde podrán pasar la época más fría del año en condiciones dignas.

     
© CICR 
   
Osh, Kirguistán. Una casa terminada. 
               
© CICR 
   
Osh, Kirguistán. Una casa terminada. 
             

Como los trabajos de construcción comenzaron sólo en septiembre, el CICR se vio ante el desafío de terminar las obras antes de que empezara el invierno. " Al principio, la gente creía que no sería posible reconstruir sus casas en tan poco tiempo " , dijo Francesca Coloni, ingeniera civil del CICR que trabaja en Osh. " Pero, cuando los trabajos empezaron en serio, todos -jóvenes y viejos, hombres y mujeres- se acercaron para ayudar. Fue impresionante " .

Participaron en las obras unos 2.000 jornaleros, en su mayoría procedentes de las zonas afectadas. Los salarios que recibían les ayudaban a satisfacer las necesidades básicas de sus familias.

El CICR donó grandes cantidades de materiales de construcción, que se necesitaban para la reconstrucción parcial de 363 casas en Furkat y en Cheremushki, en la zona de Osh. También donó materiales para techos para 130 viviendas en Pamirskaya y Tashlak, y para 250 casas en Bazar Korgon, distrito de Jalalabad. Además, mediante un programa de tipo " dinero por trabajo " del CICR, se limpiaron de escombros, cenizas y basura las casas destruidas y quemadas en los distritos afectados por los acontecimientos de junio.

Este proyecto de reconstrucción de viviendas se llevó adelante en coordinación con la Dirección Pública de Reconstrucción y desarrollo, las autoridades de la ciudad y el distrito de Osh y otras organizaciones humanitarias. El proyecto se realizó en paralelo con un programa de reconstrucción del ACNUR.

Además, el CICR distribuyó a las personas necesitadas mantas, paquetes de artículos de higiene, surtidos para bebés y colch ones, así como dinero en efectivo para comprar zapatos.