• Enviar
  • Imprimir

Liberia: herramientas y semillas para sobrevivir a la "estación del hambre"

04-05-2011 Reportaje

Las comunidades empobrecidas en las zonas rurales del nordeste de Liberia albergan a decenas de miles de refugiados de Côte d'Ivoire. Sus reservas de alimentos y semillas están casi agotadas. Poco antes de la llegada de la estación de las lluvias, un programa agrícola del CICR ayuda a estas comunidades a reponer esas reservas.

 
©CICR 
   
Cerca de la ciudad de Zorgowee, condado de Nimba, Liberia. Zeyieu Gondo prepara las tierras pantanosas para plantar, usando herramientas donadas por el CICR. 
       
©CICR 
   
Ciudad de Zorgowee, condado de Nomba, Liberia. La esposa de Zeyieu, Esther Gaye, y Deborah, su hija de diez años, limpian y muelen el grano. 
       
©CICR 
   
Ciudad de Dulay, condado de Nimba, Liberia. El refugiado marfileño Joseph fue herido por hombres armados en Côte d’Ivoire. Alphonso Voker lo rescató y lo llevó a su padre Abraham para que lo tratara. Izq. a der.: Abraham Voker, Alphonso Vokoer y Joseph. 
       
©CICR 
   
Ciudad de Dulay, condado de Nimba, Liberia. Adele Zranhoundo, su hija Kady y su hijo Lazare. Los tres se afeitaron la cabeza en señal de de duelo por el esposo de Adele y padre de los dos niños, que murió poco después de llegar a Liberia. 
       

  Plantar arroz para sobrevivir  

Con sus machetes a la cintura, los agricultores descienden por un sendero estrecho y escarpado, bordeado de exuberante vegetación. Media hora después de salir de la ciudad de Zorgowee, en el condado de Nimba, el grupo finalmente llega a las tierras pantanosas.

Alentados por el jefe de grupo, Moses W. Buomie, cortan los arbustos y las hierbas para desmalezar el terreno. Moses explica: " Cuando terminemos de desmalezar el campo, lo quemaremos y eliminaremos las malezas restantes. Después de eso, sacaremos arroz del vivero, para trasplantarlo aquí " .

     
Tres historias 
   
    Zeyieu, Esther y Deborah
    El maestro marfileño Zeyieu Gondo, llegó a la ciudad de Zorgowee como refugiado en diciembre de 2010, con su esposa, sus cinco hijos y su anciana madre. Se aloja con los familiares liberianos de su esposa Esther, y ésta participa en el programa agrícola del CICR.     Joseph     Joseph (nombre ficticio), se desempeña como enfermero tradicional marfileño. Huyó a Liberia cuando unos hombres armados lo atacaron en su aldea, dejándolo gravemente herido. Joseph le debe a vida a Alphonso Voker, que lo rescató, y al padre de Alphonso, Abraham, un herborista tradicional que trató sus heridas. La familia Voker se había refugiado a su vez en Côte d'Ivoire durante la guerra civil liberiana.     Adèle, Kady y Lazare     La refugiada marfileña Adele Zranhoundo acaba de perder a su esposo, que murió después de que la pareja huyera a Liberia con su hija Kady y su hijo Lazare. La familia no tiene previsto volver a Côte d’Ivoire en el futuro cercano. 
         

En pocos meses, aquí crecerá el arroz tan necesario para la supervivencia de la comunidad. Pero, hay complicaciones. " Para alimentar a los refugiados, ellos y nosotros tuvimos que comer el arroz que habíamos reservado para plantar " , dice Moses. " Incluso sin los refugiados, esta época del año se conoce como " la estación del hambre " . La ayuda a los huéspedes marfileños ha exacerbado lo que, en el mejor de los casos, es un período de carestía.

El CICR, en colaboración con la Cruz Roja de Liberia y la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, ha lanzado un programa agrícola para ayudar a 3.000 familias que han acogido a refugiados a lo largo de la frontera entre Liberia y Côte d'Ivoire. Los machetes, hachas y botas de goma que usa el grupo de Moses fueron donados por el CICR. Para evitar que la población se vea obligada a comer las semillas que pronto les proporcionará, la Institución también distribuirá raciones alimentarias.

Aquí en Zorgowee, los refugiados y los residentes colaboran en la preparación del campo; están ansiosos por terminar la tarea antes de que llegue la estación de las lluvias. Hoy ha llovido, dos semanas antes de lo habitual.

  Una estrategia de largo plazo  

" Corremos una carrera contra el tiempo " , dice Karin Hofmann, jefa de la delegación del CICR en Liberia. " Pronto, los caminos de tierra se harán intransitables a causa de las lluvias. Nuestros ingenieros repararán los puent es para que soporten el peso de los camiones que traen las semillas " .

Al salir de Zorgowee, siguiendo el camino que lleva a otras aldeas que han acogido a refugiados, empezamos a entender el problema. Nuestro vehículo derrapa sobre el camino de tierra cada vez que nos desviamos para evitar los gigantescos baches. Los " puentes " son, en realidad, estructuras provisionales compuestas por troncos colocados uno junto a otro. Cada cruce es una verdadera aventura.

Para el CICR, estas cuestiones no son ninguna novedad. " Hemos estado en Liberia durante 20 años, y sabemos que la seguridad alimentaria de las comunidades locales es un problema crónico, incluso sin la presencia de los refugiados marfileños " , añade Karin. " Por esa razón, hemos adoptado una estrategia de largo plazo " . Mejorar el acceso a las aldeas aisladas es un aspecto importante de este enfoque.

  Dos razones para no regresar  

" La estación de la siembra es otra de las razones que retienen a los refugiados marfileños aquí " , dice Abubakar Yakubu Gombe, miembro del equipo de respuesta a desastres de la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja en el condado de Nimba. " Los refugiados aún no están convencidos de que sea seguro regresar a Côte d'Ivoire. Además, si sus casas han sido saqueadas, se encontrarán sin herramientas ni semillas " . En estas condiciones, regresar ahora significaría perder la estación de la siembra, con graves consecuencias.

En el pantano de Zorgowee, el maestro marfileño Zeyieu Gondo trabaja arduamente junto a su esposa Esther. Se muestra optimista. " Desde que llegamos aquí, en diciembre del año pasado, los pobladores han sido muy generosos con nosotros. Me dieron este terreno para cultivarlo y plantar arroz. Podremos alimentar a nuestra familia " .