• Enviar
  • Imprimir

Liberia: atención de salud para todos los detenidos

30-09-2011 Reportaje

La renovación de las cárceles no suele ser una prioridad de los gobiernos durante la etapa de recuperación que sigue a una guerra prolongada. El CICR ayuda a las autoridades en todo el mundo a mejorar la infraestructura de las prisiones, las condiciones de salud y de higiene y los sistemas de abastecimiento de agua y saneamiento. Así sucede también en Liberia, donde el CICR visita a personas detenidas y mejora sus condiciones de vida desde que abrió su delegación en Monrovia, en 1990.

El agua y en saneamiento son fundamentales para la salud penitenciaria

Es viernes al mediodía, en la Cárcel Central de Monrovia. Los reclusos, vestidos con monos de color naranja, barren el patio, preparan la comida o llenan baldes en el punto de suministro de agua. Algunos esperan a sus visitantes, que pueden ingresar en la cárcel los lunes, miércoles y viernes. James*, de 18 años, siempre recibe la visita de su madre pero, de todos modos, siente que la vida en la cárcel es muy dura. "Todo lo que deseo es salir de aquí e ir a la escuela", dice.

Moses Pewee es director de la Prisión Central de Monrovia desde 2006. "Cuando llegué, las condiciones eran deplorables. El sistema cloacal no funcionaba y los tanques sépticos estaban llenos. Los reclusos sufrían muchas enfermedades de la piel y no tenían colchones ni mantas. Además, el sistema de abastecimiento de agua era deficiente", recuerda el Sr. Pewee.

Desde entonces, el CICR ha reparado los sistemas cloacales y ha renovado o construido pozos en varias cárceles de Liberia. En la Cárcel Central de Monrovia, la Institución también construyó un tanque de agua subterráneo con una capacidad de 20.000 litros, así como un reservorio de 10.000 litros, que se conectarán con la red principal de agua de la ciudad. De este modo, la cárcel se beneficiará del suministro de agua por primera vez desde que se inició la guerra en 1989.

La salud  penitenciaria ahora forma parte de la política nacional de atención a la salud

Durante el año pasado, se hicieron grandes esfuerzos por mejorar la atención de salud de los detenidos. Con el apoyo del CICR, el Ministerio de Salud y Bienestar Social de Liberia recientemente integró la salud penitenciaria en su nuevo "Conjunto Básico de Servicios de Salud".

"Se trata de una medida importante, que garantiza que los reclusos gocen de acceso inmediato a los servicios básicos de atención de salud", dijo Michael Pastoors, médico del CICR. Este mes, el CICR organizó un taller sobre la atención de salud para las personas detenidas en Monrovia, en el que participaron los directores y funcionarios de las cárceles y profesionales médicos de los 15 condados de Liberia.

El CICR ya ha ayudado a las autoridades a renovar la clínica que funciona en la Cárcel Central de Monrovia y a abrir una nueva clínica y dos dispensarios en otros tres centros de detención. La Institución ha proporcionado mobiliario, equipo médico y un suministro inicial de medicamentos básicos. El CICR también ha ayudado a establecer un sistema para derivar al hospital principal de Monrovia a los detenidos que no pueden recibir tratamiento en la clínica de la cárcel. Más de 1.400 personas en nueve prisiones han recibido medicación antiparasitaria y jabón antiséptico para aliviar las enfermedades de la piel. El CICR también ha impartido formación al personal de salud en la Cárcel Central de Monrovia acerca de la forma de examinar a los detenidos para detectar la presencia de casos de tuberculosis.

La producción de jabón mejora la salud de los detenidos y genera ingresos

Este año, el CICR empezó a proporcionar a los detenidos materias primas para la fabricación de jabón. Cada uno de los 1.200 reclusos recibe dos barras de jabón por mes, y el jabón excedente se venderá en los mercados locales para generar ingresos y garantizar la continuidad de la producción.

"Es muy importante disponer de jabón todo el tiempo. Antes, me picaba mucho la piel. Ahora, está mucho mejor", dijo Andrew, de 48 años, que cumple cadena perpetua. "Las cosas han mejorado desde que llegué, pero aún queda mucho por hacer".

El CICR sigue proporcionando elementos básicos como esteras, mantas, colchones y mosquiteros.

"Tras décadas de conflicto, el hecho de ayudar a las autoridades a reconstruir un sistema carcelario que funcione bien representa una inversión de largo plazo", dice Olivier Martin, jefe de la delegación del CICR en Liberia. "El CICR realiza actividades relacionadas con la detención en casi 80 países y, todos los años, visita a medio millón de detenidos en todo el mundo. Por estas razones, cuenta con las competencias necesarias para asesorar a las autoridades acerca de cómo mejorar las condiciones de vida y el trato de los detenidos para que alcancen los niveles nacionales e internacionales mínimos".

* Los nombres de las personas detenidas han sido cambiados.


Fotos

Cárcel Central de Monrovia, Liberia. Los pozos nuevos, las mejoras en los sistemas cloacales y los reservorios de agua han mejorado las condiciones de vida en los centros de detención nuevos en Liberia. 

Cárcel Central de Monrovia, Liberia. Los pozos nuevos, las mejoras en los sistemas cloacales y los reservorios de agua han mejorado las condiciones de vida en los centros de detención nuevos en Liberia.
© CICR / N. Kero

Cárcel Central de Monrovia, Liberia. Los detenidos fabrican jabón con las materias primas proporcionadas por el CICR. 

Cárcel Central de Monrovia, Liberia. Los detenidos fabrican jabón con las materias primas proporcionadas por el CICR.
© CICR / N. Kero

Liberia. Las visitas de familiares y el acceso al aire libre son importantes para el bienestar de los detenidos.  

Liberia. Las visitas de familiares y el acceso al aire libre son importantes para el bienestar de los detenidos.
© CICR / N. Kero