• Enviar
  • Imprimir

Tailandia: el CICR ayuda a restablecer el contacto entre los detenidos y sus familiares

19-10-2011 Reportaje

Las inundaciones que recientemente cubrieron vastas zonas del norte y centro de Tailandia obligaron a las autoridades penitenciaras tailandesas a evacuar a 8.000 reclusos de cuatro cárceles situadas en la provincia de Ayutthaya. En su mayoría, los familiares de esos detenidos también se vieron afectados por las inundaciones; muchos perdieron sus viviendas y tuvieron que escapar de las crecidas. El hecho de saber que sus parientes se hallaban en cárceles inundadas agravaba sus sufrimientos.

El hecho de no saber lo que ha sucedido con un familiar en una situación de catástrofe puede ser traumático. Restablecer el contacto entre los miembros de una familia es tan importante como responder a otras necesidades básicas, como el alojamiento, el agua, los alimentos y la atención de salud.

El CICR y el Departamento Penitenciario de Tailandia han acordado registrar los nombres y números de teléfono de todos los familiares de los reclusos evacuados y notificarles dónde se encuentran ahora sus parientes. Desde el 15 de octubre, un equipo del CICR trabaja en el Departamento Penitenciario, donde se ocupa de telefonear a los familiares de los detenidos.

"La mayoría de las personas que llamamos no tenían idea de lo que había sucedido con sus familiares detenidos. Estaban muy preocupados, pero sintieron alivio cuando se les informó que sus parientes estaban sanos y salvos y que las autoridades se estaban ocupando de su bienestar", dice Benjamas Chantiwas, delegado de búsquedas del CICR.  Sólo durante los primeros dos días de la operación, el CICR logró comunicarse con los familiares de 300 detenidos.

El CICR también sigue ayudando a los reclusos de las cárceles más afectadas. Hasta ahora, se han beneficiado del apoyo del CICR 18.000 detenidos en siete cárceles. Durante el fin de semana, el CICR proporcionó agua potable a más de 5.000 personas detenidas en los centros de rehabilitación de drogadictos en Patum Thani e instaló bombas de agua en esos lugares. La prisión central de Nakhon Sawan no es accesible por carretera, por lo cual el CICR envió dos barcos para hacer llegar a ese lugar de detención ciertos socorros esenciales, como alimentos y agua.

El lunes, un equipo compuesto por un ingeniero hidráulico, un médico y un delegado de protección del CICR comenzó a evaluar la situación en las cárceles más afectadas. Este proceso de evaluación culminará en una semana.  


Fotos

Bangkok, Tailandia. El CICR y el Departamento Penitenciario llaman a los familiares de los detenidos evacuados para informarles de su paradero.  

Bangkok, Tailandia. El CICR y el Departamento Penitenciario llaman a los familiares de los detenidos evacuados para informarles de su paradero.
© CICR / K. Chimroylarp

Bangkok, Tailandia. Un equipo del CICR evalúa las necesidades en la cárcel Pathum Thani, al norte de Bangkok. 

Bangkok, Tailandia. Un equipo del CICR evalúa las necesidades en la cárcel Pathum Thani, al norte de Bangkok.
© CICR / K. Chimroylarp

En camino a la cárcel de Pathum Thani, Tailandia. Los miembros del equipo del CICR se conforman con cualquier medio de transporte. Este camión cisterna les pareció una buena opción. 

En camino a la cárcel de Pathum Thani, Tailandia. Los miembros del equipo del CICR se conforman con cualquier medio de transporte. Este camión cisterna les pareció una buena opción.
© CICR / K. Chimroylarp