• Enviar
  • Imprimir

Chile: Cruz Roja lleva ayuda médica a comunidades mapuche aisladas

30-11-2012 Reportaje

Rodeada por las aguas saladas del Lago Budi, a siete metros bajo el nivel del mar, vive la comunidad mapuche de la isla de Nahuelhuapi. La isla está localizada en la provincia de Cautín, en la comuna de Saavedra de la región de La Araucanía, en el sur de Chile.

La primera impresión es que los habitantes de Nahuelhuapi viven más cerca del paraíso, por la belleza natural del lugar. Sin embargo, las 11 familias que habitan la isla se enfrentan diariamente a las dificultades que el aislamiento y el clima les imponen. La condición de isla, la distancia, el territorio montañoso y los caminos de tierra dificultan el acceso, principalmente durante el periodo de lluvias y nevazones en el invierno.

“Es un sector de alta vulnerabilidad, principalmente sanitaria. Aquí ellos pueden estar varias semanas aislados cuando hay un temporal, o tiempos malos. En invierno no tienen cómo cruzar el lago y cuando se enferma una persona muchas veces sólo pueden recurrir a las hierbas”, explica Cristian Haase Reinike, director ejecutivo regional del Comité Regional de La Araucanía de Cruz Roja Chilena.

Para llegar al centro de salud más cercano, es necesario tomar un bote y luego caminar a pie. El trayecto demora alrededor de cuatro horas, dos en bote y otras dos caminando. “Sacar a un enfermo acá es muy difícil. No hay una ambulancia y la enfermedad no avisa cuándo va a llegar”, cuenta el presidente de la Comunidad de Nahuelhuapi, Pedro Catrinao Marinao.

En respuesta al aislamiento y a las vulnerabilidades que enfrentan, la Cruz Roja Chilena, con el apoyo del CICR, realizó a principios de noviembre una jornada de salud en Nahuelhuapi.

En pocas horas, la sede social de Nahuelhuapi se convirtió en un puesto de salud, con salas que sirvieron de consultorios médicos y sillas odontológicas móviles. Le cupo a Antonio Huaiquinao la tarea de hacer sonar el kull kull, instrumento mapuche, para avisar a la comunidad que la jornada había comenzado. A los pocos minutos, decenas de mujeres, hombres y niños llegaron al local.

Durante todo el día, los voluntarios del Comité Regional de La Araucanía de la Cruz Roja Chilena recibieron a más de 50 personas para prestarles atención médica y odontológica, además de entregarles de medicamentos.

“Me pareció muy bueno el operativo. Aquí salimos todos beneficiados, porque estamos todos aislados”, dijo la campesina Elisa Catrinao Painemilla, habitante de Nahuelhuapi.

Mientras los adultos eran atendidos, voluntarios se encargaban de entretener y jugar con los más pequeños, que también recibieron atención médica.

Desde 2007, la Cruz Roja Chilena, con el apoyo del CICR, realiza jornadas de salud, cursos de primeros auxilios y charlas de prevención de enfermedades en comunidades rurales de La Araucanía. La región presenta tensiones entre fuerzas de seguridad y comunidades Mapuche. "Nuestra prioridad es atender los efectos humanitarios generados por las situaciones de violencia en algunas comunidades de la región", explica el jefe de la Delegación Regional del CICR, Felipe Donoso, quien acompañó la actividad en Nahuelhuapi.


Fotos

Isla de Nahuelhuapi, región de La Araucanía, en el Sur de Chile. Voluntarios de la Cruz Roja Chilena y  del CICR llegan en barco para atender a la comunidad mapuche que vive rodeada por el lago Budi.  

Isla de Nahuelhuapi, región de La Araucanía, en el Sur de Chile. Voluntarios de la Cruz Roja Chilena y del CICR llegan en barco para atender a la comunidad mapuche que vive rodeada por el lago Budi.
© CICR / H. González de Cunco

Antonio Huaiquinao hizo sonar el kull kull, instrumento mapuche, para avisar a la comunidad el inicio de la jornada de salud en la sede social de Nahuelhuapi. “Sacar a un enfermo acá es muy difícil”, cuenta el presidente de la comunidad. Son 4 horas de viaje hasta el puesto de salud más cercano. 

Antonio Huaiquinao hizo sonar el kull kull, instrumento mapuche, para avisar a la comunidad el inicio de la jornada de salud en la sede social de Nahuelhuapi. “Sacar a un enfermo acá es muy difícil”, cuenta el presidente de la comunidad. Son 4 horas de viaje hasta el puesto de salud más cercano.
© CICR / H. González de Cunco

Las salas de la sede social se convirtieron en  consultorios médicos y odontológicos. Además de atender a los isleños, la Cruz Roja entregó medicamentos. 

Las salas de la sede social se convirtieron en consultorios médicos y odontológicos. Además de atender a los isleños, la Cruz Roja entregó medicamentos.
© CICR / H. González de Cunco