• Enviar
  • Imprimir

Yemen: una pierna nueva para Nur ed-Din, futuro chofer de autobús

03-12-2012 Reportaje

Nur ed-Din es un joven de 17 años, esbelto y de modales tranquilos, que espera el futuro con confianza. Todos los días, acude al centro de rehabilitación física en la ciudad yemení de Taiz para entrenarse mientras espera la colocación definitiva de su prótesis.

Los sufrimientos de Nur ed-Din empezaron hace un año, mientras paseaba por su aldea. Recibió el impacto de una bala perdida en su pie derecho, que debió ser amputado. Nur ed-Din empezó a usar muletas de madera. Siguió en esta situación durante casi un año, hasta que oyó hablar del centro de rehabilitación física de la ciudad, que cuenta con el apoyo del Comité Internacional de la Cruz Roja.

“Sentía que nada en el mundo, ni siquiera el centro ortopédico, podía compensarme por la pérdida de mi pierna. Pero mis familiares, en especial mi madre, me alentaron a seguir adelante. Por eso estoy aquí, esperando que me coloquen la pierna ortopédica. Así explicó Nur ed-Din sus visitas periódicas al centro. Añadió: "Después de un tiempo, llegó el momento de recibir la prótesis". Serenamente, Nur ed-Din dejó a un lado sus muletas y se fue del centro caminando con dos pies y con una sonrisa en el rostro.

La labor de los miembros del equipo que trabaja en el centro ortopédico fue fundamental, puesto que fabricaron la prótesis y le enseñaron a Nur ed-Din cómo utilizarla para volver a caminar con normalidad. El sueño de Nur ed-Din era mucho más sencillo: quería ser chofer de autobús.

Antes de dejar el centro, Nur ed-Din dijo: “Puedo caminar sin muletas. Mi madre, que me espera con impaciencia, se alegrará mucho cuando me vea caminar por mí mismo. Ahora, puedo decir que seré chofer profesional de autobús. Se ha renovado mi esperanza de llevar una vida normal y quiero dar las gracias a todo el personal que trabaja en el centro de rehabilitación".

El centro de rehabilitación, ubicado en el complejo del hospital Al Thawra de la ciudad de Taiz, se creó en 1997 y es dirigido por el Ministerio de Salud Pública y Población. Es el único centro que presta servicios de rehabilitación física para las poblaciones de Taiz, Ibb, Hodeida y la región de Adén.

Debido a la falta de recursos y de personal especializado, los servicios del centro eran de bajo nivel cuantitativo y cualitativo. En respuesta a esta situación, el CICR comenzó a prestar ayuda al centro a través de su programa de rehabilitación física, proporcionándole componentes y materiales importados y asignando en forma provisional a varios de sus especialistas en rehabilitación física, en 2010. El equipo imparte formación práctica al personal y se esfuerza por fortalecer la capacidad del centro en su totalidad.

En 2011, la revolución en Yemen puso a prueba la capacidad del centro, lo que indujo al CICR a asignar a los delegados de rehabilitación física sobre una base de tiempo completo. Todos los meses, el centro atiende a un promedio de 200 personas.


Fotos

El técnico ortopédico del CICR ayuda a Nur ed-Din a calzarse su nueva pierna ortopédica. Ahora, puede volver a caminar con ambos pies y dejar las muletas. 

Taiz, Yemen.
El técnico ortopédico del CICR ayuda a Nur ed-Din a calzarse su nueva pierna ortopédica. Ahora, puede volver a caminar con ambos pies y dejar las muletas.
© CICR / A.Murtaja

Nur ed-Din puede pararse por sí mismo, sin muletas. Ahora, podrá cumplir su sueño de trabajar como chofer de autobuses.  

Taiz, Yemen.
Nur ed-Din puede pararse por sí mismo, sin muletas. Ahora, podrá cumplir su sueño de trabajar como chofer de autobuses.
© CICR / A.Murtaja