• Enviar
  • Imprimir

Bangladesh: el CICR, homenajeado por ayudar a las víctimas del conflicto de 1971

19-04-2012 Reportaje

El Gobierno de Bangladesh ha homenajeado la labor del CICR durante la guerra de 1971 y después de finalizado el conflicto. La distinción Amigos de la Guerra de Liberación se entregó a 75 personas y organismos extranjeros de todo el mundo, por el apoyo que brindaron durante el conflicto y una vez finalizada la contienda. Onchita Shadman, del CICR, informe desde Dhaka.

El señor François Bugnion, miembro de la Asamblea directiva del CICR, recibió el premio en Dhaka el 27 de marzo de 2012 en nombre del presidente de la Institución, doctor Jakob Kellenberger.

El CICR realizó una operación humanitaria en Bangladesh de 1971 a 1975 a fin de aliviar el sufrimiento de las víctimas del conflicto que obligó a millones de personas a desplazarse. En una conferencia de prensa realizada el 28 de marzo, el señor Bugnion, que fue delegado en Bangladesh en 1973 y 1974, se refirió a la que entonces era la operación de mayor magnitud del CICR.

La guerra de 1971 dejó a 120.000 bengalíes varados en Pakistán, sobre todo personal militar y funcionarios civiles del antiguo Pakistán oriental, y sus familiares; miles de internados civiles y prisioneros de guerra pakistaníes permanecieron en Bangladesh. El 28 de agosto de 1973, los Gobiernos de India, Pakistán y Bangladesh concertaron un acuerdo en Nueva Delhi en torno a la repatriación de bengalíes en Pakistán y de pakistaníes internados en Bangladesh.

Se solicitó al CICR que registrara los datos de las personas elegibles para la repatriación a Pakistán y Bangladesh. Luego, la Institución facilitó el retorno de 118.070 bengalíes a Bangladesh y de otras 117.727 personas a Pakistán, operación que llevó varios años.

Mahbubul Haq, entonces oficial de la fuerza aérea, cumplía funciones en Karachi cuando fue detenido y trasladado a un campamento en Pakistán. Recordó las difíciles condiciones en las que estuvo internado y cómo la situación mejoró cuando el CICR comenzó a visitar los centros de detención para distribuir socorros.

Como el servicio postal bengalí no llevaba correspondencia a los campamentos, el CICR distribuyó cerca de 2,8 millones de mensajes de Cruz Roja entre 1972 y 1975, lo que permitió que varios centenares de familiares estuvieran en contacto. Huq sigue atesorando un mensaje de Cruz Roja que sus abuelos le escribieron cuando estaba detenido.

Durante la crisis que se produjo después de la guerra, el CICR inició una operación de socorro a gran escala, con el apoyo de la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (por entonces llamada la Liga), 25 Sociedades Nacionales y la Cruz Roja de Bangladesh, como se llamaba en esa época. Gracias a este programa, muchos bengalíes vieron a la Cruz Roja como símbolo de esperanza. En los cinco años que duró la operación, los equipos médicos de la Cruz Roja brindaron tratamiento a un promedio de 112.000 personas por año, en particular niños desnutridos y personas infectadas de sarna.

François Bugnion cree que el emblema de la cruz roja contribuyó a la aceptación del trabajo del CICR en Bangladesh: "Pienso que la cruz roja era percibida como un símbolo de protección. Cuando el CICR instaló una zona neutral en el Hotel Sheraton y el Holy Family Hospital, los pobladores comenzaron a ver esos sitios como lugares de seguridad donde estarían protegidos del peligro que los acechaba”.

El 18 de abril de 1972, el CICR y la Cruz Roja de Bangladesh firmaron un acuerdo por el que se traspasó la responsabilidad de supervisar la operación de socorro al socio nacional, que más tarde se convirtió en la Media Luna Roja de Bangladesh.

“Hoy en día, la Media Luna Roja de Bangladesh sigue siendo el principal socio operacional del CICR en Bangladesh", dice Christoph Vogt, jefe de la delegación del CICR en Bangladesh. "Trabajamos conjuntamente con la Media Luna Roja de Bangladesh para mejorar su capacidad en preparación y respuesta para casos de desastre, promover una mayor comprensión de las normas y los principios del derecho internacional humanitario, así como un mayor grado de implementación de ese derecho, y asistir a las personas afectadas adversamente por tensiones o por violencia.”


Fotos

François Bugnion recibe la distinción de manos de Zillur Rahman, Presidente de Bangladesh, y del Sheikh Hasina, Primer Ministro bengalí. 

François Bugnion recibe la distinción de manos de Zillur Rahman, Presidente de Bangladesh, y del Sheikh Hasina, Primer Ministro bengalí.
© CICR

François Bugnion es saludado por un voluntario de la Media Luna Roja de Bangladesh en una recepción para celebrar la entrega de la distinción <i>Amigos de la Guerra de Liberación</i> al CICR. 

François Bugnion es saludado por un voluntario de la Media Luna Roja de Bangladesh en una recepción para celebrar la entrega de la distinción Amigos de la Guerra de Liberación al CICR.
© CICR

El capitán Mahbubul Huq, ex prisionero de guerra en Pakistán, muestra un mensaje de Cruz Roja que le enviaron sus abuelos. 

El capitán Mahbubul Huq, ex prisionero de guerra en Pakistán, muestra un mensaje de Cruz Roja que le enviaron sus abuelos.
© CICR

Guerra de 1971: hombres, mujeres y niños de varías minorías fueron internados durante el conflicto y necesitaban ayuda. 

Guerra de 1971: hombres, mujeres y niños de varías minorías fueron internados durante el conflicto y necesitaban ayuda.
© CICR / J.-J. Kurz / v-p-inpk-d-00004-11

Guerra de 1971: la Cruz Roja Japonesa distribuyó alimentos para bebés, leche y bizcochos. 

Guerra de 1971: la Cruz Roja Japonesa distribuyó alimentos para bebés, leche y bizcochos.
© CICR / J.-J. Kurz / v-p-inpk-d-00025-12

Guerra de 1971: campamento de prisioneros de guerra pakistaníes en Dhaka. El CICR visitó a prisioneros de ambas partes. 

Guerra de 1971: campamento de prisioneros de guerra pakistaníes en Dhaka. El CICR visitó a prisioneros de ambas partes.
© CICR / A. Jolliet / v-p-inpk-d-00049-08