• Enviar
  • Imprimir

Bangladesh: el CICR organiza un curso de formación sobre gestión de cadáveres para una organización islámica de asistencia social

03-07-2012 Reportaje

En mayo de 2012, el CICR organizó un curso de formación sobre gestión de cadáveres para los empleados de Anjuman Mufidul Islam, una organización islámica de asistencia social en Bangladesh. Durante el curso, se destacó la importancia de aplicar procedimientos de identificación adecuados, a fin de poder proporcionar información a los familiares. Informe de Onchita Shadman, colaborador del CICR en Dhaka.

La sala cálidamente iluminada de la sede principal de Anjuman en Dhaka estaba ocupada por 30 hombres y mujeres, que escuchaban atentamente la información impartida en su primer curso formal de capacitación. Abul Bashar, de 23 años, se levantó de su silla cuando Shirin Sultana, formador del CICR, invitó a uno de los presentes a actuar como "maniquí" para el ejercicio práctico. Durante la media hora siguiente, Bashar yació en el suelo mientras Shirin mostró cómo identificar los cadáveres, mientras sus colegas anotaban los datos en un formulario.

Los participantes eran empleados de Anjuman Mufidul Islam, una organización muy conocida en Bangladesh por sus servicios de inhumación de cadáveres sin reclamar y de asistencia humanitaria a los miembros desvalidos de la sociedad. La historia de Anjuman se remonta a principios del siglo XX, cuando el subcontinente era asolado por la violencia entre comunidades y por los enfrentamientos entre hindúes y musulmanes.

"En estos días, la violencia entre comunidades no es frecuente. Sin embargo, nuestro país está situado en una zona proclive a los desastres naturales y está expuesto a otros tipos de peligros", dice Kazi Abul Kashem, director ejecutivo de Anjuman, quien considera que la formación proporcionada por el CICR ayuda a fortalecer la capacidad de la organización. Con su servicio de ambulancias, que prestan servicios gratuitos en la ciudad, Anjuman ha sido a menudo una de las primeras organizaciones en responder a los desastres naturales y antropogénicos. Los conductores y porteadores de la organización recogen los cadáveres no reclamados en las morgues de la policía y de los hospitales y, tras someterlos al lavado ritual, los inhuman.
Abul Bashar, que perdió a su hermana durante el ciclón Sidr, en 2007, dice que trata a los cadáveres no reclamados y las víctimas de desastres como si fueran sus propios familiares. El joven está orgulloso del respeto que la sociedad le brinda por ser un trabajador humanitario.

"Creemos que todas las familias tienen derecho a saber lo que pasó con sus parientes y para ello es fundamental poder identificar los cadáveres", dice Shirin Sultana, oficial del servicio de búsquedas del CICR. Para Shirin, la gestión de cadáveres también es importante desde el punto de vista religioso y cultural. "Recoger y dar un trato digno a los cadáveres permite a las familias de las víctimas cumplir los rituales del duelo".

El CICR, con su amplia experiencia en todo tipo de situaciones de emergencia, organiza con regularidad cursos de formación sobre la gestión de cadáveres, a fin de compartir sus conocimientos con otras organizaciones que brindan servicios de respuesta a emergencias. La delegación del CICR en Dhaka empezó a colaborar con Anjuman en 2011, aportando 400 bolsas mortuorias para permitirle conservar los cadáveres apropiadamente. La Media Luna Roja de Bangladesh, el principal socio operacional del CICR en el país, colabora con la Institución para ofrecer apoyo a las familias que atraviesan situaciones de duelo y documentar los casos de las personas fallecidas. Shamsul Haque Chisti, presidente de Anjuman, espera que el CICR extienda sus servicios de formación a otras secciones de la organización en todo el país.

 

Pasos principales en el procedimiento de identificación de restos humanos

  • Tomar nota del lugar y la fecha en que se halló el cadáver.
  • Mantener las pertenencias personales junto con el cadáver.
  • Asignar a cada cadáver un único número de referencia, escribirlo en una etiqueta a prueba de agua (por ejemplo, papel sellado en plástico) y sujetar la etiqueta al cadáver de manera segura.
  • Si es posible, fotografiar el rostro, el cuerpo entero, y las partes superior e inferior del cuerpo.
  • Tomar nota de los detalles para ayudar a identificar a la persona (descripción física y rasgos salientes, vestimenta, calzado, anteojos y objetos personales como reloj, alhajas, cigarrillos, fotografías, billetera, etc.).
  • Si se encuentra un documento de identidad, tomar nota del nombre de la persona fallecida así como de su fecha de nacimiento, nacionalidad y demás detalles.

Fotos

Los treinta miembros de Anjuman Mufidul Islam que participaron en una sesión de formación sobre la gestión de cadáveres recibieron instrucción práctica y teórica. 

Los treinta miembros de Anjuman Mufidul Islam que participaron en una sesión de formación sobre la gestión de cadáveres recibieron instrucción práctica y teórica.
© CICR

Anjuman Mufidul Islam es una organización que presta servicios de inhumación de cadáveres no reclamados y asistencia humanitaria en favor de miembros necesitados de la sociedad. 

Anjuman Mufidul Islam es una organización que presta servicios de inhumación de cadáveres no reclamados y asistencia humanitaria en favor de miembros necesitados de la sociedad.
© CICR

La identificación es un paso importante en la gestión de cadáveres. Los participantes en el curso aprendieron a completar formularios de identificación. Esta medida permite conservar los datos de las personas fallecidas tiempo después de su inhumación. 

La identificación es un paso importante en la gestión de cadáveres. Los participantes en el curso aprendieron a completar formularios de identificación. Esta medida permite conservar los datos de las personas fallecidas tiempo después de su inhumación.
© CICR

Como parte de la formación, se realizaron algunos ejercicios prácticos. Abul Bashar se ofreció a actuar como cadáver simulado. Perdió a su hermana durante el ciclón Sidr, en 2007, y dice que trata a los cadáveres no reclamados y víctimas de desastres como si fueran sus propios familiares. 

Como parte de la formación, se realizaron algunos ejercicios prácticos. Abul Bashar se ofreció a actuar como cadáver simulado. Perdió a su hermana durante el ciclón Sidr, en 2007, y dice que trata a los cadáveres no reclamados y víctimas de desastres como si fueran sus propios familiares.
© CICR