• Enviar
  • Imprimir

RDC / Camerún: el largo camino de Sonia para estar con los suyos

24-04-2012 Reportaje

Sonia tenía apenas dos años cuando quedó repentinamente separada de su familia. Casi diez años más tarde, la joven deja la República Democrática del Congo (RDC) para reunirse con su tía en Camerún. Historia.

En 1994, la mamá de Sonia y su tía, Anna, huyen de Ruanda a causa del genocidio y son acogidas en un campamento de refugiados en la República Democrática del Congo (RDC). Anna se marcha a Camerún en 1995. Su hermana, que está encinta, se queda en la RDC donde da luz a un niño. Como las dos hermanas siguen en contacto a pesar de la distancia, Anna se entera, estando en Camerún, del nacimiento del sobrino en la RDC.

En 1996 y 1997, hubo varios ataques contra el campamento de refugiados y, desde entonces, Anna está sin noticias de su hermana. Se instala la preocupación. En 2009, unos sacerdotes ruandeses que están de paso en Camerún le informan de que su hermana también tuvo una niña, Sonia, y que, después de la muerte de la presunta madre, la niña fue recogida por una familia de acogida en la foresta de Walikale, en la provincia de Kivu Norte en la RDC.

En febrero de 2011, Anna se pone en contacto con la delegación regional del CICR en Yaundé para pedir que le ayuden a buscar su sobrina, que ahora tiene 11 años. Un compatriota que vuelve del este de la RDC y que vive en Camerún le confirma que Sonia está en Kivu Norte. Inmediatamente, el CICR activa su red de búsquedas. Envía el expediente a su oficina de Goma.

Sonia, la sobrina de Anna, vive efectivamente en Walikale, una región de difícil acceso; tras varios intentos, el equipo del CICR de Goma logra llegar hasta Walikale y se entrevista con Sonia. Después, el CICR facilita la acogida de la niña en un orfanato de Goma y su escolarización. Comienzan entonces los trámites administrativos; entre tanto, la niña y su tía hablan por teléfono y se escriben mensajes de Cruz Roja.

El caso es difícil. La familia de Sonia, con la que ésta ha de reunirse, está refugiada en otro país. Anna presenta entonces una solicitud de reagrupación familiar en la oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) en Yaundé. La oficina de esta misma organización en Goma emprende entonces un estudio para establecer el mejor interés de la niña, y concluye que, efectivamente, lo mejor para Sonia es vivir con su tía en Camerún. Su única familia en Ruanda es su abuela, que no está bien de salud y ya es de avanzada edad. Por consiguiente, la oficina del ACNUR en Yaundé decide reunir a Sonia con sus familiares en esta ciudad y obtiene la autorización para que Sonia ingrese en Camerún. Por su parte, el CICR efectúa los trámites administrativos en la RDC. Se acerca la fecha de la tan esperada reunión de Sonia con sus familiares.

El 14 de febrero de 2012, la niña, acompañada de un miembro del equipo del CICR en Kinshasa, aterriza finalmente en Duala, donde la reciben su tía Anna, el marido de ésta y sus dos primos, uno año después de haber restablecido el contacto con ellos. Todos la acogen con gran afecto: “Cuando estaba en Ruanda, mi hermana mayor, la mamá de Sonia, estuvo siempre pendiente de mí. Ahora, lo único que quiero es corresponderle queriendo mucho a Sonia y viéndola crecer junto a mis hijos”, dice Anna, muy emocionada.

Comienza una nueva etapa de la vida de Sonia. Ya va a una escuela del vecindario donde vive y, poco a poco, recupera su infancia y su sonrisa.

Restablecer el contacto entre familiares separados a causa de un conflicto armado u otras situaciones de violencia, o por catástrofes naturales, es una importante misión del CICR y de las Sociedades Nacionales de la Cruz Roja. En 2011, gracias al apoyo de las Sociedades Nacionales de la Cruz Roja de Angola, Camerún, República Democrática del Congo, Guinea Ecuatorial, y Santo Tomé y Príncipe, el CICR recogió 364 mensajes de Cruz Roja y distribuyó 659. Por lo demás, se registraron los datos de siete niños no acompañados y cuatro ya están de nuevo con su familia.


Fotos

Yaundé, Camerún. Sonia y su tía comparten la alegría del reencuentro. 

Yaundé, Camerún. Sonia y su tía comparten la alegría del reencuentro.
© CICR

Yaundé, Camerún. Los parientes y el primo de Sonia la rodean con afecto, listos para una nueva vida. 

Yaundé, Camerún. Los parientes y el primo de Sonia la rodean con afecto, listos para una nueva vida.
© CICR / cm-e-00004

Yaundé, Camerún. La familia, los amigos, los vecinos y el equipo del CICR acogen con gran afecto a Sonia. 

Yaundé, Camerún. La familia, los amigos, los vecinos y el equipo del CICR acogen con gran afecto a Sonia.
© CICR

Yaundé, Camerún. Sonia y sus parientes. 

Yaundé, Camerún. Sonia y sus parientes.
© CICR