• Enviar
  • Imprimir

Desaparición: una tragedia que sigue golpeando a las víctimas del conflicto en Colombia

29-08-2012

La desaparición es causa de un dolor permanente para los familiares que siguen buscando a sus seres queridos. Hay una gran preocupación por los casos aún sin resolver, la persistencia del problema y el abandono en el que se encuentran muchos familiares. Con ocasión del Día Internacional de los Desaparecidos (30 de agosto), el CICR destaca la obligación de las autoridades competentes de investigar las desapariciones, conforme lo establece el derecho internacional humanitario.

La incertidumbre sobre la suerte de sus seres queridos es una dura realidad que deben afrontar las víctimas de este fenómeno en Colombia, inmersas en una búsqueda continua sin poder realizar su duelo, sin resolver los asuntos legales y con la necesidad de regresar a la cotidianidad de su entorno. El desasosiego, que en ocasiones se ha prolongado por décadas, ubica a los familiares en la categoría de víctimas, al igual que a sus seres cercanos: los desaparecidos.

”Mi hijo está desaparecido desde el 6 de febrero de 2006. Tenía 18 años. Salió de la casa a las seis de la tarde: 'Voy a hacer un mandado y ya vuelvo', me dijo. Como a las diez de la noche no aparecía... a estas alturas lo sigo buscando." El testimonio de Margarita es apenas uno de los miles de relatos sobre esta tragedia. Según el Informe de Actividades Colombia 2011, el año pasado se documentaron 138 nuevos hechos de desaparición en ese país, un flagelo que se repite en todo el mundo en el marco de conflictos armados y situaciones de emergencia.

La cifra exacta de personas desaparecidas en Colombia no se conoce a ciencia cierta, pero se sabe que son muchas más de las 51.000 documentadas en el registro nacional que maneja el Estado. La problemática es acumulativa y de grandes dimensiones: cada año, nuevos desaparecidos se suman a una extensa lista cuyos primeros registros datan de hace más de medio siglo.

Este documento, extraído del Informe de Actividades Colombia 2011, aborda los distintos aspectos de esta problemática, incluyendo las voces de las víctimas.

 


Fotos

En 2003, 27 personas fueron desaparecidas en tres semanas en el municipio de Chámeza, en el departmento de Casanare. Casi diez años después, muchos habitantes del lugar esperan saber algo de sus familiares desaparecidos, como esta mujer que reza en el cementerio. 

En 2003, 27 personas fueron desaparecidas en tres semanas en el municipio de Chámeza, en el departmento de Casanare. Casi diez años después, muchos habitantes del lugar esperan saber algo de sus familiares desaparecidos, como esta mujer que reza en el cementerio.
© CICR / Revista Semana

Cerca de Chámeza en el municipio de Recetor (Casanare), 33 personas fueron desaparecidas a principios de 2003. Aunque la Fiscalía ha logrado recuperar 11 cuerpos, que ya han sido identificados y entregados a sus dolientes, la mayoría de las familias siguen esperando la verdad. 

Cerca de Chámeza en el municipio de Recetor (Casanare), 33 personas fueron desaparecidas a principios de 2003. Aunque la Fiscalía ha logrado recuperar 11 cuerpos, que ya han sido identificados y entregados a sus dolientes, la mayoría de las familias siguen esperando la verdad.
© CICR / Revista Semana

En Recetor, Casanare, un menor enseña las fotos de sus padres desaparecidos. En 2003, el niño acompañaba a su padre cuando éste fue llevado por desconocidos. Su madre salió a buscarlo; ninguno de los dos regresó. 

En Recetor, Casanare, un menor enseña las fotos de sus padres desaparecidos. En 2003, el niño acompañaba a su padre cuando éste fue llevado por desconocidos. Su madre salió a buscarlo; ninguno de los dos regresó.
© CICR / P. Jequier