• Enviar
  • Imprimir

Asistencia de salud en peligro: el simposio de Londres da los primeros pasos para encarar esta problemática

25-04-2012 Reportaje

Trabajadores de salud secuestrados, médicos asesinados, clínicas saqueadas, decenas de miles de niños sin acceso a las vacunas: éstos y otros impactantes ejemplos de la atención de salud obstruida por la violencia armada indujeron a los participantes en una reunión de expertos en salud y profesionales humanitarios, celebrada en Londres, a examinar las urgentes medidas que se necesitan para encarar esta problemática.

Reunión inédita

La reunión celebrada el lunes fue la primera de su tipo en convocar a encargados de formular políticas, académicos, médicos y miembros de la sociedad civil a fin de encarar el problema mundial de las amenazas violentas contra la atención de salud.

En el simposio se dieron los primeros pasos para elaborar una respuesta común a un problema que, todos los años, impide el acceso a la salud de decenas de miles de personas, causa innumerables muertes innecesarias y agrava los sufrimientos de las personas enfermas y heridas atrapadas en los conflictos.

En opinión de los 150 participantes, ¿qué hace falta para encarar esta problemática?

En primer lugar, es necesario orquestar una campaña de sensibilización basada en una recopilación de datos sistemática, que permita cuantificar y definir la escala y la índole de los problemas que afronta la atención de salud. En segundo lugar, los gobiernos deben examinar la posibilidad de adoptar soluciones enérgicas, desde adoptar órdenes operacionales permanentes en el campo de batalla y reforzar la protección de los trabajadores de la salud y las instalaciones sanitarias, hasta fortalecer la legislación nacional relativa a la protección de la neutralidad de la atención médica. En tercer lugar, sería necesario reconsiderar la ética médica a fin de garantizar que los agentes de salud reciban una orientación adecuada que les permita encarar los dilemas que afrontan al desempeñar su labor en un contexto de conflicto.

Algunas recomendaciones prácticas formuladas en el simposio podrían implementarse de inmediato, mientras que otras ayudarán a formular las propuestas de políticas que se presentarán a los gobiernos y organismos internacionales para su consideración. En los talleres que se celebrarán durante los próximos 18 meses, en los que participarán otros grupos, como miembros de las fuerzas armadas y representantes de los Estados, se generarán nuevas ideas para encarar el problema.

Miles de personas privadas de asistencia de salud

Algunos oradores de alto nivel expusieron la magnitud del problema. El presidente de MSF Internacional, Unni Karunakara, explicó que el secuestro de dos colaboradores españoles de MSF y el asesinato de un colega keniano privaron de atención médica a 470.000 refugiados somalíes; por otra parte, el saqueo de un hospital de MSF en Pribor, Sudán del Sur, obliga ahora a 160.000 personas a desplazarse 100 kilómetros más para llegar hasta una clínica. El Dr. Karunakara añadió que las normas que obstruyen la importación de insumos médicos, los gravosos procedimientos aplicados en los puestos de control y la imposición de gravámenes e impuestos deliberadamente excesivos constituyen otras formas de obstaculizar la prestación rápida y eficaz de servicios médicos.  

Mejorar los vínculos entre la atención de salud y los derechos humanos

El profesor Sir Andrew Haines, de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres, exhortó a mejorar los vínculos entre la atención de salud y los derechos humanos, señalando que se habían producido ataques indiscriminados contra los agentes de salud desde Sri Lanka y Pakistán hasta la República Democrática del Congo (RDC). El profesor Sir Michael Marmot indicó que, a menudo, la mala salud se relaciona con factores sociales como la desigualdad y la falta de educación, que marginan a las personas y les impiden acceder a los servicios de salud, añadiendo que los conflictos constituyen formas extremas de marginación. Exhortó al Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja a aprovechar el gran respeto del que gozan para fomentar un acceso más igualitario a la atención médica y promover la redefinición de la salud en términos de bienestar.

Conmovedores testimonios del terreno

Carolyn Miller, directora ejecutiva de Merlin, una la organización médica sin fines de lucro, ofreció conmovedores testimonios personales de los trabajadores de salud locales en la RDC y en Congo. Planteó tres desafíos a los presentes, exhortando a los profesionales de salud y a la comunidad de las ONG a adoptar con rapidez las acciones prácticas necesarias para que la población local pueda expresarse con energía a la hora de elaborar respuestas y para que las organizaciones de caridad trabajen en lugares olvidados y privados de servicios, como la República Centroafricana.

Merlin ha desplegado vigorosas campañas sobre los riesgos de la atención de salud, y la Sra. Miller expresó la esperanza de que la creación de grupos de interés permita generar la atención que se necesita para persuadir a los encargados de formular políticas de que deben brindar respuestas a esta problemática.

Datos fiables sobre los ataques contra los servicios médicos

Rudi Coninx, experto de la OMS, puso de relieve la necesidad de contar con datos fiables sobre la medida de los ataques contra el personal médico y las instalaciones sanitarias para identificar y analizar tendencias, actividad que, a su vez, puede fortalecer las actividades de movilización destinadas a mejorar los comportamientos y reducir los riesgos.

El profesor Len Rubenstein, activista en materia de salud, señaló las dificultades que se plantean a la hora de crear incentivos para que los grupos armados irregulares respeten el derecho internacional humanitario que protege a la asistencia de salud durante los conflictos. Dijo que es fundamental reforzar la imagen de imparcialidad y neutralidad del personal médico y propuso que se designe un relator especial de las Naciones Unidas para que responda a las amenazas contra la atención de salud en nombre de los Estados del mundo.

Tanto los gobiernos como los profesionales de salud deben tomar medidas

Se recordó a los participantes que, independientemente de las medidas que adopten los gobiernos, los profesionales de la salud tienen responsabilidades propias. La profesora Vivienne Nathanson, de la Asociación Médica Británica, señaló que la ética médica no es un lujo que sólo se aplica en tiempo de paz, puesto que la obligación de ofrecer atención imparcial y justa es igualmente aplicable en situaciones de emergencia.

El asesor médico del CICR, Robin Coupland, dijo que se necesita un abanico de medidas, pero que, en este momento, lo más importante es sensibilizar acerca de las amenazas a la atención de salud. Subrayó que sin actividades de sensibilización, los encargados de formular políticas no responderán. "A esta altura de las cosas, la responsabilidad realmente está en nuestras manos", dijo.

El simposio fue organizado en forma conjunta por el Comité Internacional de la Cruz Roja, la Cruz Roja Británica, la Asociación Médica Británica y la Asociación Médica Mundial.


Fotos

Geoff Loane, jefe de misión del CICR en Gran Bretaña, inauguró la conferencia con una película de Andre Liohn en la que se muestran los peligros que afronta la atención de salud en Libia. 

Geoff Loane, jefe de misión del CICR en Gran Bretaña, inauguró la conferencia con una película de Andre Liohn en la que se muestran los peligros que afronta la atención de salud en Libia.
© Cruz Roja Británica / Matt Percival

El profesor Len Rubenstein recomienda que los gobiernos adopten medidas para encarar los peligros que afronta la asistencia de salud. 

El profesor Len Rubenstein recomienda que los gobiernos adopten medidas para encarar los peligros que afronta la asistencia de salud.
© Cruz Roja Británica / Matt Percival

El simposio sobre las amenazas a la atención de salud celebrado en Londres convocó a trabajadores médicos y humanitarios de todo el mundo. 

El simposio sobre las amenazas a la atención de salud celebrado en Londres convocó a trabajadores médicos y humanitarios de todo el mundo.
© Cruz Roja Británica / Matt Percival

El simposio contó con la presencia de 150 participantes, entre los cuales figuraban representantes de 15 Sociedades Nacionales de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja. 

El simposio contó con la presencia de 150 participantes, entre los cuales figuraban representantes de 15 Sociedades Nacionales de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja.
© Cruz Roja Británica / Matt Percival