• Enviar
  • Imprimir

Paraguay: detenidas del Buen Pastor reciben certificados y carnets de artesanas

01-02-2013 Reportaje

Dieciocho mujeres privadas de libertad recibieron certificados y carnets de artesanas en un acto de cierre realizado este viernes, 1 de febrero, en el centro de detención del Buen Pastor en Asunción, Paraguay. Las detenidas participan de una iniciativa del CICR, la Cruz Roja Paraguaya (CRP) y el Instituto Paraguayo de Artesanía (IPA).

Mercedes Flores Mareco, de 30 años, recibió el certificado de artesana después de un año de participación. Para ella, este es un logro muy importante, al aprender algo nuevo, ayudar a la familia y tener una actividad para distraerse.

“Ahora tengo mi jabón, mi champú, mi comida. Les doy dinero a mis hijos y a mi mamá cuando vienen a visitarme y además ahorro mi platita para cuando salga empezar de nuevo. Me siento muy feliz conmigo misma. Ahora yo me valoro, porque soy capaz de hacer muchas cosas lindas para salir adelante”, afirma Mercedes.

El proyecto “Fortalecimiento de la Asociación de Mujeres Privadas de Libertad del Buen Pastor” capacita a las detenidas para que generen ingresos, mejoren sus condiciones de vida y, en consecuencia, fortalezcan su dignidad. Además, las ayuda a reintegrarse a la sociedad. El CICR y la CRP ofrecen apoyo material y técnico, con cursos de artesanía y talleres de gestión, desarrollo personal y cooperativismo, entre otros.

Kuña Katupyry (mujer emprendedora en guaraní) es como se denominan a sí mismas las artesanas, que se han asociado desde el año 2009. En este momento, 24 mujeres participan en el programa. Más de 35 se han recibido en cuatro años.

“El proyecto las ayuda a autovalorarse, pues se dan cuenta de que por sí mismas pueden salir adelante”, cuenta la profesora Rocío Rojas, del IPA. Rocío imparte clases de dos horas cuatro veces por semana en el Buen Pastor, donde las detenidas cuentan con una sala especial para realizar su trabajo. Las mujeres reciben capacitación en corte y confección con el apoyo del Servicio Nacional de Promoción Profesional (SNPP), entrenamiento en técnicas de crochet, Ao Po’i, Punto Cruz, Encaje Yu y Ñandutí.
La base de Kuña Katupyry es la producción y comercialización de artesanía generada por las detenidas del Penal.

La oficial de Protección del CICR Roberta Bonfim recuerda que muchas veces las detenidas no cuentan con suficientes artículos de higiene y limpieza. Además, la privación de libertad también afecta el lado emocional de estas mujeres. “El CICR busca garantizar que ellas tengan condiciones de salud tanto física como mental dentro de la cárcel”, afirma la oficial. “Por eso, el proyecto busca empoderar a estas mujeres, ofreciéndoles la oportunidad de desarrollar una profesión que, además de proporcionarles recursos para atender sus necesidades básicas dentro del penal y para ayudar a sus familiares, les sirva en el futuro, para cuando salgan en libertad.”

Los productos creados por las detenidas son comercializados por sus familiares y allegados, así como en ferias en Paraguay e incluso en el exterior, como ocurrió en el 2012, en la Feria Internacional de Negocios de la Artesanía (Finnar) en Brasilia. Los insumos para la manufactura de las artesanías son cedidos por la CRP y el CICR. Mediante lo recaudado por la venta de los productos que fabrican, las mujeres ayudan económicamente a sus familiares y financian su sustento diario.


Fotos

Dieciocho mujeres detenidas que participan de un proyecto del CICR con la Cruz Roja Paraguaya y el Instituto Paraguayo de Artesanía (IPA) reciben certificados y carnets de artesanas en el centro de detención del Buen Pastor en Asunción, Paraguay. 

Dieciocho mujeres detenidas que participan de un proyecto del CICR con la Cruz Roja Paraguaya y el Instituto Paraguayo de Artesanía (IPA) reciben certificados y carnets de artesanas en el centro de detención del Buen Pastor en Asunción, Paraguay.
© CICR / L. Vera

El proyecto ayuda a las detenidas a mejorar sus condiciones de vida y, en consecuencia, fortalecer su dignidad.  

El proyecto ayuda a las detenidas a mejorar sus condiciones de vida y, en consecuencia, fortalecer su dignidad.
© CICR / L. Vera

Una detenida recibe el certificado del proyecto que ofrece cursos de artesanía y talleres de gestión, desarrollo personal y cooperativismo a las detenidas del penal Buen Pastor, en Paraguay. 

Una detenida recibe el certificado del proyecto que ofrece cursos de artesanía y talleres de gestión, desarrollo personal y cooperativismo a las detenidas del penal Buen Pastor, en Paraguay.
© CICR / L. Vera