• Enviar
  • Imprimir

101a edición del otorgamiento de subsidios del Fondo de la Emperatriz Shôken

11-04-2013 Reportaje

Creado para dar apoyo a las tareas de asistencia en tiempos de paz, el Fondo de la Emperatriz Shôken recibió muchas solicitudes este año de parte de Sociedades Nacionales de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, y se complace en anunciar su apoyo a cinco proyectos que abordan situaciones de vulnerabilidad en distintos lugares del mundo, concretamente, en Bielorrusia, Bolivia, Eritrea, Irán y Kiribati. Los subsidios otorgados suman un total de 98.779 francos suizos.

Los proyectos seleccionados son importantes para brindar asistencia en las distintas situaciones de vulnerabilidad que abordan en el ámbito local, y las Sociedades Nacionales muestran un claro compromiso con la ejecución de los proyectos. En Bielorrusia, muchos niños con discapacidad viven en la pobreza, padecen la exclusión social junto a sus familias, y no reciben información adecuada sobre sus derechos o sobre los beneficios y los servicios a los que pueden acceder. La Cruz Roja de Bielorrusia es la única organización que se ocupa de satisfacer las necesidades de estos niños, en especial de los que viven en zonas alejadas. El subsidio permitirá que niños con discapacidades asistan a campamentos de verano, acompañados de sus familiares. Para la mayoría, ésta será la primera vez que se irán de vacaciones. El proyecto permitirá ayudar a 54 niños discapacitados a través de actividades específicas; sus familiares participarán en grupos de ayuda mutua.

En Bolivia, tras el desastre natural que afectó la zona de San Antonio, en La Paz, en febrero de 2011, hay familias que aún siguen viviendo en refugios temporales donde la violencia (física, psicológica o sexual) va en aumento. En la zona, hay dos escuelas a las que asisten niños, adolescentes y jóvenes de los refugios. Con el subsidio obtenido, la Cruz Roja Boliviana se propone establecer allí dos unidades educativas para que los estudiantes, sus amigos y sus familias adquieran conocimientos sobre reducción del riesgo de desastres naturales y primeros auxilios. Asimismo, el proyecto tiene como objetivo divulgar los valores humanitarios de la Cruz Roja y promover la cultura del respeto y la no violencia.

En Eritrea, donde los accidentes de tránsito son la principal causa de muerte y discapacidad, el subsidio se empleará para crear conciencia en la comunidad, formar grupos especiales y proporcionar ayuda efectiva y servicios de ambulancia a las víctimas, con el fin de reducir la mortalidad y la morbilidad por accidentes de tránsito.

En Irán, cada vez más jóvenes de las ciudades próximas a la frontera son víctimas del desempleo, la pobreza, la adicción a las drogas y otros flagelos sociales. Debido a esta situación, el delito ha aumentado entre muchos jóvenes y adolescentes que, cuando infringen la ley, van a prisión o a centros correccionales o de rehabilitación. Con la ayuda económica del Fondo, la Media Luna Roja protegerá la vida y la salud de los jóvenes detenidos mediante la divulgación de los valores y los principios humanitarios de la Media Luna Roja, con lo cual espera que cambien de vida y que mejoren su capacidad de respuesta ante catástrofes naturales como terremotos o incendios. El proyecto beneficiará a 4.000 detenidos en 30 centros de detención de cinco ciudades en zonas de frontera.

En la isla Kiritimati, perteneciente a la República de Kiribati, el acceso a la salud es limitado. La Cruz Roja de Kiribati es la única organización que proporciona servicios de primeros auxilios en el país y, por esa razón, organiza cursos gratuitos de primeros auxilios en comunidades vulnerables a accidentes. El subsidio permitirá ejecutar un proyecto destinado a extender los servicios humanitarios de la Cruz Roja de Kiribati a Kiritimati, una de las islas de mayor tamaño del país. El proyecto “Por una vida segura y saludable” se centrará en tres escuelas (con 40 alumnos de entre 14 y 16 años de edad y profesores de educación física) y dos comunidades que son particularmente vulnerables a accidentes debido al tipo de trabajo que realizan sus integrantes al rayo del sol, pescando o cortando copra con herramientas peligrosas.

El Fondo de la Emperatriz Shôken fue establecido en 1912 por la Emperatriz de Japón, durante la celebración de la 9ª Conferencia Internacional de la Cruz Roja, en apoyo de “las obras de socorro en tiempos de paz”. La administración del Fondo está a cargo de una Comisión Paritaria formada por representantes de la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja y el Comité Internacional de la Cruz Roja. La Comisión Paritaria está en contacto continuo con la Misión Permanente de Japón en Ginebra, gracias a la cooperación de la Sociedad de la Cruz Roja Japonesa.

En la actualidad, el valor del Fondo asciende a 10 millones de francos suizos, que se emplean para subsidiar proyectos de las Sociedades Nacionales de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja en respuesta a las necesidades de los grupos más vulnerables. El anuncio de la asignación anual de los subsidios se realiza el día 11 de abril, aniversario del fallecimiento de la emperatriz Shôken. Los subsidios se otorgaron por primera vez en 1921, después de finalizada la Primera Guerra Mundial, y fueron destinados a cinco Sociedades Nacionales de la Cruz Roja europeas, en apoyo de la lucha contra la tuberculosis.

Aunque no participan directamente de la administración del Fondo de la Emperatriz Shôken, la Casa Imperial, el Gobierno de Japón, la Cruz Roja Japonesa y el pueblo japonés valoran la generosidad de la Emperatriz y reconocen la importancia del Fondo con contribuciones frecuentes a sus arcas.


Fotos

El subsidio del Fondo de la Emperatriz Shôken Fund se destinará al proyecto de prevención de la violencia juvenil de la Cruz Roja Boliviana. 

El subsidio del Fondo de la Emperatriz Shôken Fund se destinará al proyecto de prevención de la violencia juvenil de la Cruz Roja Boliviana.
© FICR