• Enviar
  • Imprimir

Lina, detenida en su casa, espera una pronta atención en salud

24-04-2013 Reportaje

Delgada y pálida, Lina* se recupera todavía de una cirugía reciente. Con un gesto de tranquilidad, dice estar bien, un poco adolorida pero con la satisfacción de estar con los suyos, con su familia, pese a estar detenida.

Doce años atrás, cuando terminó la primaria, se unió a un grupo armado que rondaba la zona donde vivía con su madre. Esta decisión la llevó a perder todo contacto con su familia. Tenía solo 13 años.

En un combate, cuando tres balas le destruyeron la pierna derecha, fue llevada al hospital más cercano para ser atendida. Allí permaneció tres días, bajo estricta vigilancia. Despertar de la cirugía fue lo más duro.

Desorientada y asustada, con una orden de captura a cuestas, recuerda que personal del CICR se le acercó para orientarla y darle a conocer sus derechos: “Fueron las únicas personas en las que confié y me dieron mucha fuerza; además, lograron encontrar a mi mamá y traérmela”. Para su madre, que la daba ya por muerta, reencontrarla fue como volver a la vida y dejar atrás “años de zozobra y de mucha tristeza”.

Días después de la cirugía, Lina requirió atención especializada, y el CICR facilitó el traslado de ella y su madre a Bogotá. Allí se realizó un seguimiento cercano de los servicios de salud recibidos para asegurar que su condición de detenida no dificultara el acceso a una atención digna y de calidad.

Hoy, debido a su delicado estado de salud, Lina tiene detención domiciliaria, mientras espera que la entidad promotora de salud (EPS) autorice una cirugía para tratarle una infección en el hueso. Cuando preguntamos a su madre acerca del apoyo que le ha brindado el CICR, responde: “Nunca me pregunten eso, porque la Cruz Roja lo ha sido todo. Tengo muy bonitas anécdotas con la Cruz Roja”.

* Nombre cambiado

Volver al Informe
Colombia 2012


Fotos

Los centros de reclusión estatales en Colombia albergan a 113.884 personas. En 2012, el CICR visitó 67 de estos establecimientos. 

Los centros de reclusión estatales en Colombia albergan a 113.884 personas. En 2012, el CICR visitó 67 de estos establecimientos.
© CICR / D. Duarte