• Enviar
  • Imprimir

En Buenaventura, todo cuento merece un final

24-04-2013 Reportaje

En Buenaventura la mayoría de los desaparecidos son hombres, y la mayoría de las que se quedan solas son sus madres y esposas, muchas de ellas con hijos. “Nosotras nos llamamos víctimas sobrevivientes. Uno entra en un momento muy duro de confusión, en que uno cree que se va a volver loco. Nunca se asimila que el familiar esté muerto”, explica Sol*, víctima de la desaparición de su esposo y líder comunitaria.

Para lograr una recuperación emocional, la comunidad y los rituales simbólicos en honor al desaparecido juegan un papel primordial. A las familias les ha servido reunirse con un grupo de apoyo a recordar, llorar y, en algunos casos, hacerle un funeral y velar al desaparecido.

Buenaventura, principal puerto colombiano en el Pacífico, está rodeado de selva y ríos. Debido a su ubicación estratégica, diversos grupos armados se disputan el control de la ciudad y sus zonas aledañas para dominar los canales de comercio ilegal de drogas ilícitas y de armas, entre otros. Esto genera consecuencias humanitarias en la población, como desplazamientos, violencia sexual, muertes y desapariciones. La situación de los familiares de desaparecidos es una de las más críticas.

Con la colaboración de la Cruz Roja Colombiana, el CICR ofreció espacios de encuentro y brindó asesoría psicológica a un grupo de familiares. Ellos se reunieron, hablaron, dibujaron a sus familiares desaparecidos, compartieron sus rituales, lloraron, se desahogaron, se abrazaron y dejaron plasmados en pedazos de tela todo lo que no pudieron decirles a los que ya no están. Estos pedazos de tela se cosieron a otros como testimonio de todos los que han pasado por allí, formando una gran red de apoyo, una gran colcha de retazos.

Sol dice ser llamada “loca” de vez en cuando. “La gente no entiende por lo que uno pasa. Tienen que volverse humanos, más sensibles. Yo hablo con mi esposo, le sirvo comida, le canto, le digo que vamos a salir. Es una manera de rendirle homenaje y de que sienta que hay alguien esperándolo. Es una historia que no tiene final y lo merece. Por eso, el apoyo de grupo y los rituales son tan importantes, para mantenerlo a uno firme, para volverlo a uno a la realidad y sentir que no está solo. No podemos olvidarnos de nuestros familiares, porque el día que lo hagamos ese familiar se muere”.

Sus seres queridos siguen desaparecidos, pero, como dice Sol, “contra el tiempo siempre está la memoria”.
 

*Nombre cambiado

Volver al Informe
Colombia 2012


Fotos

Un grupo de familiares de desaparecidos de Buenaventura se reunió a hablar y dibujar como terapia para afrontar la ausencia de sus seres queridos.  

Un grupo de familiares de desaparecidos de Buenaventura se reunió a hablar y dibujar como terapia para afrontar la ausencia de sus seres queridos.
© CICR / E. Tovar

Los dibujos fueron agrupados en una colcha de retazos, que sirvió como símbolo de la red de apoyo liderada por el CICR y la Cruz Roja Colombiana. 

Los dibujos fueron agrupados en una colcha de retazos, que sirvió como símbolo de la red de apoyo liderada por el CICR y la Cruz Roja Colombiana.
© CICR / E. Tovar