• Enviar
  • Imprimir

Cimientos de esperanza en la sabana del Yarí

24-04-2013 Reportaje

Son las 6:10 a.m. Mientras cantan los gallos, Jeison, Wilfredo y Alexis tienden sus camas. Kevin, el más pequeño, sigue descansando, todavía medio dormido. Viene el turno para la ducha: deben estar listos a las 7:00 para pasar a desayunar. La misma historia se vive, detrás de la pared, en el cuarto de las niñas de este internado construido por el CICR.

Todos viven en El Camuya, una vereda de San Vicente del Caguán (Caquetá) ubicada en las sabanas del Yarí, a ocho horas por tierra del casco urbano. Con mejores carreteras, el recorrido sería más corto, pues la distancia es de 200 kilómetros, señala Hermes Osorio ‘Palomo’, presidente de la Junta de Acción Comunal de la vereda. Además, el único transporte de la zona llega solo cada dos semanas.

Hace doce años, la comunidad, a punta de hacha y machete, construyó la escuela. La edificación sirvió también como albergue y se convirtió en un eje integrador de la vereda, pero al cabo de los años se deterioró y dejó de ser un refugio apropiado para los menores. Por esta razón, el CICR ayudó a la comunidad a construir un nuevo albergue.

A pesar de su edad, los menores ya están acostumbrados a vivir lejos de sus padres. Lo hacen para estudiar, pues las distancias entre sus fincas y la escuela son tan grandes que sería imposible caminar a diario para acudir a clase. El nuevo internado ha contribuido a reducir la deserción escolar y ha permitido a los niños estudiar más seguros, sin la necesidad de exponerse a diario a los peligros de la contaminación por armas (minas antipersonal, artefactos explosivos improvisados y restos explosivos de guerra) u otros riesgos derivados del conflicto.

Miguel, uno de los vecinos, ve con buenos ojos que su hijo tenga un lugar digno donde estudiar y vivir, aunque es consciente de que en la zona son muchas las cosas que faltan. Dice que la construcción del internado es un grano de arena en un desierto muy grande, pero cree que la presencia del CICR motiva a sus vecinos: “Se siente un respaldo de afuera. Uno se olvida que está por acá, en este rincón olvidado”.

Vea también: Albergue ayuda a disminuir deserción escolar en zona afectada por el conflicto - galería de fotos 

Volver al Informe
Colombia 2012


Fotos

Los niños de la vereda El Camuya, Caquetá, sur de Colombia, tienen ahora un albergue al lado de su escuela para dormir construido por el CICR. 

Los niños de la vereda El Camuya, Caquetá, sur de Colombia, tienen ahora un albergue al lado de su escuela para dormir construido por el CICR.
© CICR / S. F. Giraldo