• Enviar
  • Imprimir

Irak: médicos iraníes capacitan a colegas iraquíes sobre rehabilitación física

13-06-2013 Reportaje

A causa de décadas de conflicto, y de una violencia que aún hoy continúa haciendo estragos en Irak, muchos iraquíes sufren de discapacidades físicas. Por ello, el país se esfuerza en capacitar a sus médicos para la rehabilitación física de pacientes. A fin de ayudar a las autoridades a responder a esta necesidad, en el mes de abril el CICR organizó en Erbil un curso de capacitación, que contó con la colaboración de médicos iraníes.

“En Irak tenemos miles de personas que han sufrido amputaciones y discapacidades y que requieren rehabilitación física”, dice el Dr. Sameer Khalil Al Janabiis, director del departamento de ortopedia del instituto de tecnología médica en Bagdad. “Hacen falta muchos especialistas para rehabilitar adecuadamente a los pacientes, pero nuestro instituto tiene una capacidad limitada para impartir la debida instrucción”, explica.

En efecto, el país carece de profesores e instructores con suficiente experiencia. “Los médicos a cargo de los centros de rehabilitación física en Irak son en realidad reumatólogos, que no han recibido una capacitación integral en rehabilitación física”, comenta Prem Saggurthi, fisioterapeuta del CICR. “Irak necesita médicos especialistas, por lo que es indispensable brindar una capacitación de avanzada para formarlos adecuadamente.”

Desde 1993, el CICR ha suministrado prótesis de miembros inferiores y superiores y servicios de rehabilitación física a personas con discapacidad física en Irak. Hoy brinda financiación a diez centros de rehabilitación física en todo el país y dirige su propio centro en Erbil. Desde 2006, el CICR ha intensificado sus esfuerzos para colaborar en la capacitación de médicos, fisioterapeutas y técnicos.

Por ello, en abril de este año, el CICR organizó el primer curso de capacitación sobre atención de patologías de miembros inferiores. Asistieron al curso realizado en el centro del CICR en Erbil un total de catorce médicos especializados en rehabilitación física en Irak. Trabajaron junto al CICR el Ministro de Salud de Irak, el Ministro de Salud de la Región del Kurdistán iraquí y la Sociedad de la Media Luna Roja de Irán.

Un médico y un fisioterapeuta de la Media Luna Roja de Irán estuvieron a cargo del curso. “La Media Luna Roja de Irán ha contribuido significativamente al mejoramiento de los servicios de rehabilitación en su país, y lo han hecho con la estrecha colaboración del CICR de Irán”, informa Saggurthi. “A fin de fortalecer el intercambio de experiencias entre los especialistas de ambos países vecinos, decidimos invitar a especialistas iraníes para que realizaran la capacitación.”

Para el Dr. Zamani, el médico iraní, se trató de la primera visita a Irak y su participación le resultó muy positiva. “Uno de los factores esenciales para que la tarea resulte exitosa es compartir experiencias”, explicó. “Me sentí muy satisfecho de poder dirigirme a los médicos iraquíes.”

La experiencia resultó igualmente positiva para los participantes iraquíes. El Dr. Ola Kamal, a cargo del departamento de rehabilitación física del instituto de tecnología médica en Bagdad, expresó: “La capacitación superó mis expectativas, y los instructores abordaron temas importantes. Si bien surgieron ciertas lagunas respecto a determinados aspectos del trabajo, pudimos aprender técnicas nuevas, como por ejemplo la determinación de criterios para recetar articulaciones ortopédicas, especialmente las infantiles. Pondré en práctica lo aprendido en el curso y organizaré seminarios para los estudiantes del instituto en Bagdad.”

El Dr. Khalid Mahmoud Maarik, otro participante, insistió en la importancia de realizar cursos de este tipo. “Luego de graduarse, los médicos iraquíes no tienen suficientes oportunidades de capacitación especializada”, declaró.

El Dr. Zamani estuvo de acuerdo con su colega. “Si bien los médicos iraquíes que concurrieron al curso tenían un buen nivel, me pareció que debía apuntalarse algunos aspectos referidos a la rehabilitación física”, subrayó. “Sentí en especial que era necesaria una mejor coordinación entre los diversos profesionales dedicados a la especialidad. Pudimos cubrir algunos de estos aspectos en el curso, y ahora es importante capitalizar esta primera experiencia a fin de concretar los objetivos.”

Todos los participantes coincidieron en la necesidad de organizar futuros cursos de capacitación, y sugirieron que se incluyera también a técnicos en elementos ortopédicos y a fisioterapeutas.

Para Saggurthi, del CICR, el éxito del curso puso de relieve que la decisión de incorporar a instructores iraníes fue acertada. “Los profesionales iraquíes nos pidieron repetidamente que ofreciéramos más cursos de capacitación, pero nos ha resultado difícil organizarlos adecuadamente en el exterior”, confesó. “La idea de incorporar colegas iraníes resultó todo un éxito. Tanto ellos como los demás participantes mostraron amplia disposición para mejorar el nivel de la capacitación en el futuro. Estos cursos son los mejores espacios para intercambiar información y aumentar los conocimientos.”


Fotos

El personal aprende a evaluar las necesidades de una persona que necesita un dispositivo ortopédico. 

Erbil, Irak.
El personal aprende a evaluar las necesidades de una persona que necesita un dispositivo ortopédico.
© CICR / G. H. Ali

Profesionales que se han capacitado en rehabilitación física examinan a un paciente y observan su placa radiográfica. 

Erbil, Irak.
Profesionales que se han capacitado en rehabilitación física examinan a un paciente y observan su placa radiográfica.
© CICR / G. H. Ali