• Enviar
  • Imprimir

Zimbabue: vivir con el temor de un enemigo invisible

29-11-2013 Reportaje

Zimbabue: vivir con el temor de un enemigo invisible Más de 30 años después del cese de los enfrentamientos a lo largo de la frontera entre Zimbabue y Mozambique, las familias y las comunidades que viven dentro de los 210 kilómetros cuadrados que conforman la región sufren a diario el flagelo de las minas antipersonal. Desde 1980, murieron más de 1.500 personas y 120.000 cabezas de ganado, en tanto que 2.000 personas sufrieron mutilaciones a raíz de las minas sembradas en el lado zimbabuense de la frontera. El CICR y el Centro de Acción contra las Minas de Zimbabue (ZIMAC, por sus siglas en inglés) trabajan juntos desde hace dos años para aumentar las actividades de educación sobre el peligro de las minas que se llevan a cabo en las comunidades afectadas por las minas antipersonal.

 

Cuando Hlengani Mudzikiti (48), que vive en la aldea de Gwaivhi, pisó una mina antipersonal en 2010, perdió la parte inferior de su pierna izquierda, en tanto que su pierna derecha quedó gravemente herida por la explosión. Mudzikiti dice que, si bien era consciente de la presencia de las minas, cuando su ganado se apartó del camino e ingresó en el campo minado, él siguió a sus animales, presumiendo que se trataba de un camino seguro. Ninguno de sus animales murió ni resultó herido.

 

 

Durante una visita al campo minado que se extiende desde Crooks Corner hasta el puesto fronterizo de Sango, el Dr. Sydney Sekeramayi, ministro de Defensa de Zimbabue, y el responsable de la delegación regional del CICR en Harare participan, junto con altos funcionarios del gobierno y comandantes del ejército, en una reunión informativa ofrecida por el comandante de la unidad responsable del desminado, acerca de las dimensiones de los campos minados y el tipo de minas antipersonal que normalmente se encuentra allí. Los puntos blancos en el terreno indican la manera en que se colocaron las minas a lo largo de 53 kilómetros. Después de más de 30 años de lluvia, erosión y otros procesos climáticos, puede resultar muy difícil detectar y remover las minas. 

 

Vestidos con ropa de protección pesada, los miembros del equipo de desminado del ejército nacional de Zimbabue reciben instrucciones de un responsable, antes de iniciar una simulación de búsqueda de minas antipersonal. El equipo soporta todos los días temperaturas que alcanzan un promedio de 39 grados centígrados. Durante la temporada de lluvias (noviembre a marzo), no se efectúan tareas de desminado debido a los efectos de las lluvias y de la erosión en el estado y la posición de las minas. Además, las lluvias torrenciales vuelven intransitables los caminos dentro de la zona de conservación de la vida silvestre que rodea los campos minados, lo que impide la evacuación segura de los miembros del equipo que puedan resultar lesionados.

 

 

Un miembro del equipo de desminado del ejército nacional de Zimbabue lleva a cabo una simulación de búsqueda de minas terrestres. Según el Centro de Acción contra las Minas de Zimbabue (ZIMAC), que supervisa las actividades de desminado en todo el país, el equipo responsable de esta tarea llega a remover diariamente más de 175 minas antipersonal de un área de más de 3.000 metros cuadrados. Hasta el momento, en 2013 se removieron y destruyeron cerca de 5.000 minas terrestres. Sin embargo, el ZIMAC estima que aún quedan más de 3 millones de minas antipersonal por detectar, remover y destruir en seis campos minados diferentes en Zimbabue. Conforme al derecho internacional, Zimbabue debe completar el relevamiento de sus campos minados para el 1º de enero de 2015.

 

 

El Jefe Sengwe, líder tradicional en la aldea de Gwaivhi, recibe del Dr. Sydney Sekeramayi, ministro de Defensa de Zimbabue, un paquete de libros de ejercicios para niños, en los cuales se brinda orientación sobre cómo identificar y evitar las minas antipersonal. El CICR y el Centro de Acción contra las Minas de Zimbabue trabajan juntos para aumentar las actividades de educación sobre el peligro de las minas en las comunidades afectadas por las minas antipersonal.

 

 

Philimon Sibanda (30), un aldeano de Gwaivhi, muestra lo que queda de su pierna derecha luego de pisar una mina antipersonal mientras cuidaba su ganado en 2007. Philimon no sabía que la zona estaba plagada de minas. Las vidas de los jóvenes que viven en los alrededores de la frontera de Zimbabue y Mozambique están en peligro a raíz de las minas terrestres, puesto que muchos de ellos ignoran los peligrosos vestigios de un conflicto que terminó mucho antes de que nacieran..

  

El trabajo del CICR para reducir los daños causados por las minas antipersonal en Zimbabue

El CICR trabaja con el Centro de Acción contra las Minas de Zimbabue (ZIMAC) para mejorar la seguridad, la calidad y el ritmo de las tareas de desminado humanitario en el campo minado de 53 km que se extiende entre Crooks Corner y el puesto fronterizo de Sango, en el sudeste de Zimbabue, en la frontera con Mozambique.

Desde febrero de 2012, 69 miembros del equipo de desminado recibieron formación sobre las actuales normas humanitarias internacionales sobre la acción contra las minas. Asimismo, el CICR suministró 50 conjuntos de equipos de detección de minas y equipos de protección para los miembros del equipo de desminado.

A fin de mejorar la capacidad del ZIMAC para brindar servicios médicos de urgencia para los miembros del equipo de desminado, 16 auxiliares médicos y un médico recibieron formación sobre traumatismos, y el CICR efectuó una donación de cinco paquetes de insumos médicos para emergencias en traumatología.

El CICR ofreció educación sobre los peligros de las minas para ocho miembros del equipo del ZIMAC y donó a las escuelas 5.000 libros de ejercicios para niños, que brindan orientación sobre cómo identificar y evitar las minas antipersonal.