• Enviar
  • Imprimir

Zimbabue: una alianza a favor de la vida

23-01-2014 Reportaje

Entre 2006 y 2013, aproximadamente 1,4 millones de personas se beneficiaron, en Zimbabwe, de la asistencia brindada por el CICR a los centros de atención primaria de la salud. Ahora que esa asistencia llega a su fin, examinamos las repercusiones y los resultados que esas actividades supusieron para las comunidades y el personal de salud de los distritos de Chivi, Makoni y Tsholotso, y para la ciudad de Harare.

Mujeres embarazadas preparando comida.
Refugio para Embarazadas, clínica Ngundu , distrito de Chivi, Zimbabue, 2010.
© CICR / O. Moeckli

El CICR renovó el Refugio para Embarazadas a fin de reducir el número de mujeres que tenía que dar a luz en casa con asistencia médica limitada o recorrer largas distancias, tras haber iniciado el trabajo de parto.  Esta medida fue de especial importancia para los casos en los que surgen complicaciones.  El Refugio permite que las mujeres esperen de manera segura el momento de dar a luz, en las instalaciones de la clínica, durante los últimos días del embarazo. Están acompañadas por el personal de enfermería, que les brinda asistencia, y tienen la oportunidad de compartir sus experiencias con otras mujeres embarazadas.

La renovación de la infraestructura del centro sanitario fue uno de los aspectos del programa que el  CICR inició en 2006  a fin de prestar apoyo a 16 centros sanitarios en los distritos de Chivi, Makoni y Tsholotsho. En 2008 y 2009, el programa se amplió para abarcar 12 centros sanitarios de la ciudad de Harare. El CICR transfirió los programas de asistencia finalizados a las autoridades locales de Chivi, Makoni y Tsholotsho en 2009 y 2010, y a las de Harare, en 2013. 

 

Un recién nacido en una cuna térmica.
Guardia de maternidad, policlínico de Mabvuku, Harare, Zimbabue, 2011.

© CICR / D. Hove

En 2013 nacieron, en promedio, 178 bebés por mes en los centros sanitarios de Harare que cuentan con la asistencia del CICR; por ello, las cunas térmicas donadas por la Institución han contribuido a salvar las vidas de muchos bebés que nacen con complicaciones relacionadas con la hipotermia.

 

Un operador elimina los residuos sanitarios utilizando un incinerador construido especialmente para ello.
Policlínico Mbare, Harare, Zimbabue, 2012.

© CICR / J. Dendere

El CICR instaló incineradores en ocho centros sanitarios en toda la ciudad, para mejorar la gestión de los residuos sanitarios, y evitar la propagación de enfermedades. También se capacitó  al personal de la Ciudad de Harare en lo referido al mantenimiento de los incineradores, y actualmente dicho personal se encarga de su cuidado diario. También se construyeron instalaciones similares adaptadas al entorno local en algunos centros de salud de los distritos de Chivi, Makoni y Tsholotsho. 

 

Mujeres bombeando agua de un pozo.
Clínica Mayo 1, Distrito de Makoni, Zimbabue, 2013.

© CICR / J. Dendere

Los centros de salud necesitan mucha agua potable, por lo que la instalación de pozos y tanques de almacenamiento de agua en los centros de salud de los distritos de Chivi, Makoni y Tsholotsho facilitó la tarea de proporcionar una atención médica de calidad. En Harare, el CICR renovó los pozos de agua de los centros sanitarios e instaló tanques de almacenamiento. El abastecimiento seguro de agua permitió que un mayor número de personas pudieran atenderse en los centros sanitarios que reciben apoyo del CICR.

 

La jefa de enfermería y la enfermera a cargo de la farmacia revisan la reserva de medicamentos en el dispensario.
Policlínico Mbare, Harare, Zimbabue, 2013.

© CICR / J. Dendere

Entre la asistencia brindada por el CICR, cabe mencionar el suministro de medicamentos esenciales y de insumos médicos para los centros sanitarios. Esto contribuyó a mejorar la atención de salud de las comunidades y a reducir la demanda de servicios en los hospitales de referencia, puesto que los pobladores pudieron recibir tratamiento en los centros locales. 

 

Dos enfermeras de la clínica Sodaka.
Clínica Sodaka, distrito rural de Tsholotsho, Zimbabue, 2010.

© CICR / T. Sibanda

El CICR ha ayudado a capacitar al personal de salud. Los temas abordados, entre 2006 y 2013, comprenden los cuidados en caso de urgencias obstétricas y  atención neonatal, prevención y control de infecciones, y detección y tratamiento del cáncer de cuello uterino. En Harare, el CICR apoyó la realización de consultas para hallar fuentes adicionales de financiación para el departamento de Servicios de Salud, así como para la aplicación del Plan Estratégico de Servicios de Salud (2010-2015) de la ciudad.

 

Entre 2006 y 2013, el CICR:

  • brindó atención primaria de la salud de calidad a casi 1,4 millones de personas (10% de la población);

  • prestó asistencia a los centros de salud que, en total, atendieron más de 7 millones de consultas;

  • donó más de 3 millones de dólares estadounidenses en medicamentos esenciales e insumos médicos; 

  • prestó asistencia a 33 centros de salud..
Véase también: Zimbabue: Apoyo del CICR a los servicios sanitarios de atención primaria – 2006 a 2013 (en inglés)