Página archivada:puede contener información desactualizada
  • Enviar
  • Imprimir

Esclarecer la noción de participación directa en las hostilidades

02-06-2009 Reportaje

Uno de los principios básicos del derecho internacional humanitario es el principio de distinción entre los combatientes, cuyo papel es participar en los combates que se libran durante un conflicto armado, y los civiles, que se supone no participarán en forma directa en las hostilidades y, por ello, gozan de plena protección contra los ataques. Pierden esa protección sólo si "participan directamente en las hostilidades y mientras dure esa participación". Tras seis años de debates e investigaciones, el CICR publica la "Guía para interpretar la noción de participación directa en las hostilidades según el derecho internacional humanitario" cuya finalidad es esclarecer el significado y las consecuencias de la participación directa en las hostilidades en el marco del derecho internacional humanitario (DIH).

Desde tiempos inmemoriales, la población civil ha contribuido a los esfuerzos bélicos, a través de la producción y el abastecimiento de armas, equipos, alimentos y refugios, o prestando apoyo económico, administrativo y político. Sin embargo, esas actividades por lo general se realizaban lejos del campo de batalla, y los civiles participaban en los combates reales sólo de manera excepcional.

Pero las circunstancias han cambiado notoriamente en las últimas décadas, y la línea que separa el campo de batalla de las zonas donde se encuentra la población civil ya no es tan clara. La proximidad de los civiles a las operaciones militares y el hecho de que cada vez con mayor frecuencia asumen papeles que por lo general corresponden a las fuerzas militares han provocado cierta confusión en cuanto a la aplicación del principio de distinción. A ello se suma el recurso cada vez más frecuente a la subcontratación de funciones militares, lo que significa que empresas privadas, personal civil de inteligencia y otros funcionarios civiles tienen un papel cada vez más preponderante en los conflictos armados.

Otro problema surge cuando los actores armados no se distinguen de la población civil, por ejemplo en operaciones militares encubiertas o cuando " actúan como campesinos de día y combatientes de noche " . En consecuencia, los civiles corren más riesgos de ser atacados arbitrariamente o por error, mientras que el personal militar —imposibilitado de identificar correctamente a su adversario— es vulnerable a los ataques perpetrados por personas que no se distinguen de los civiles. De modo que no se puede sino subrayar la importancia de distinguir no sólo entre civiles y personal militar, sino tam bién entre civiles que no participan directamente en las hostilidades y civiles que sí lo hacen.

El DIH establece que los civiles deben ser protegidos contra los ataques directos " salvo si participan directamente en las hostilidades y mientras dure tal participación " , pero ni los Convenios de Ginebra ni sus Protocolos adicionales definen qué conducta equivale a una participación directa en las hostilidades.

En sus esfuerzos por abordar esta situación y proteger a la población civil de ataques arbitrarios o por error, el CICR inició un proceso informal de investigaciones y consultas a fin de esclarecer tres cuestiones clave: 1) ¿qué se entiende por " persona civil " a los fines de la conducción de las hostilidades?; 2) ¿qué conducta corresponde a una participación directa en las hostilidades?; 3) ¿qué modalidades rigen la pérdida de la protección de los civiles contra los ataques directos?

Entre 2003 y 2008, se realizaron cinco reuniones en La Haya, Países Bajos, y en Ginebra, Suiza, en las que participaron, a título individual, unos 50 expertos procedentes de los ámbitos militar, gubernamental y académico, así como de organizaciones internacionales y ONG. Sobre la base de los debates y las investigaciones que tuvieron lugar en ese marco, el CICR elaboró la " Guía para interpretar la noción de participación directa en las hostilidades según el derecho internacional humanitario " . Este documento no refleja necesariamente una opinión unánime o mayoritaria de los expertos que participaron en el proceso. Sin embargo, ofrece las recomendaciones oficiales del CICR acerca de cómo debería interpretarse, con arreglo al DIH, la noción de participación directa en las hostilidades en los conflictos armados contemporáneos.