• Enviar
  • Imprimir

Eritrea: el control veterinario del ganado contribuye a mejorar los medios de vida de los pobladores

21-06-2010 Reportaje

Si bien la guerra de 1998 a 2000 entre Eritrea y Etiopía ha quedado en el pasado, el CICR continúa realizando actividades en Eritrea, entre ellas el control veterinario de los animales de los pobladores que se han establecido en zonas gravemente afectadas por el conflicto. Informa Michael Kifle, del CICR.

     
©CICR/E. Becurezion 
   
Región Meridional: Un veterinario del Ministerio de Agricultura administra el antiparasitario a un animal en el poblado de Golo. 
               
©CICR/B. Woldemichael 
   
Región de Gash-Barka: Un veterinario del Ministerio de Agricultura vacuna ganado en la aldea de Anagulu. 
               
©CICR/E. Becurezion 
   
Región Meridional: Un veterinario del Ministerio de Agricultura vacuna un camello en el poblado de Mai Guduf. 
           

La sequía es uno de los principales problemas para la producción ganadera en Eritrea. Normalmente, la temporada de lluvias va de julio a septiembre, pero luego hay nueve meses de sequía, de octubre a junio. Las zonas de pastoreo empiezan a escasear en diciembre, y la situación alcanza su punto crítico entre marzo y junio.

Además de la sequía, la guerra contra Etiopía librada entre 1998 y 2002 empeoró la salud animal en las zonas de frontera. La cantidad de cabezas de ganado decreció; muchos animales se perdieron o murieron.

  Mantener vivos los animales durante la estación seca  

El CICR se ha propuesto como objetivo reducir la cantidad de animales que mueren durante la estación seca, mediante la aplicación de tratamientos antiparasitarios. Junto con el Ministerio de Agricultura, la Institución lleva a cabo campañas de tratamiento veterinario en más de cien poblados de las regiones de Gash-Barka, Meridional y del Mar Rojo Meridional, que limitan con Etiopía.

Al día de hoy, más de un millón de cabezas de ganado, entre cerdos, vacas, asnos y camellos, han recibido tratamiento contra parásitos internos y externos. De acuerdo con Vera Eames, delegada de Seguridad Económica del CICR en Eritrea, " Los animales que reciben tratamiento suelen producir más leche y carne; además, tienen mayores probabilidades de sobrevivir a la sequía " . " Con animales más sanos, mejoran los medios de vida de la población. En total, casi 180.000 personas y más de 36.000 hogares se beneficiaron con nuestros programas veterinarios " , afirma la deleg ada. 

  Los animales sanos son un medio de subsistencia  

     

El sustento de muchas personas, entre las que se encuentra Ibrahim Saleh, un habitante de la aldea de Golo, en la región Meridional, depende de los animales. En palabras del anciano, " gracias al tratamiento veterinario, podemos vender animales sanos y así mantenemos a nuestra familia y compramos alimentos y ropa para los niños " .

El objetivo inicial del programa veterinario de emergencia del CICR era aplicar tratamiento antiparasitario todos los años de mayo a junio, cuando termina la prolongada estación seca. En 2009, siguiendo las recomendaciones del Ministerio de Agricultura de Eritrea, el programa comenzó a implementarse dos veces por año, antes y después de la estación lluviosa, con el propósito de incrementar la producción ganadera.

Los equipos veterinarios del Ministerio de Agricultura y el CICR se dividieron en cuatro grupos de entre seis y nueve personas cada uno, correspondientes a las distintas áreas administrativas. Cada grupo recibió los productos veterinarios necesarios. Sabiendo cuándo recibirían la visita de los equipos veterinarios, los pobladores instalaron cercos temporarios para evitar la dispersión del ganado y facilitar la tarea.

  Más leche equivale a más dinero  

En una evaluación posterior del programa, en la que se realizaron entrevistas a propietarios de ganado, se observó una disminución en la cantidad de animales con garrapatas a los pocos días de aplicado el fármaco. Ali Ahmed, granjero del poblado de Mai Guduf, en la región Meridional, confirma la eficacia del tratamiento: " Nunca habíamos visto que los animales engordaran tanto en tan poco tiemp o. Ahora aumentamos la producción de leche y, con la venta de productos lácteos, ganamos dinero " .

  Un producto maravilloso  

     

Los granjeros de la región de Gash-Barka aprecian la asistencia recibida. Tanto es así que le han puesto otro nombre a la ivermectina: " engordante " . " Los animales son como nuestro banco " , comenta Kahsay Semere, un granjero de la aldea Anagulu, " dependemos de ellos para vivir. Con el dinero que obtenemos de la venta de animales le pagamos al dueño del tractor con el que aramos la tierra " .

La reducción de endo y ectoparásitos permite que los animales débiles aprovechen mejor los escasos recursos de forraje en las distintas regiones. Además, gracias al tratamiento, el ganado resiste mejor el síndrome diarreico provocado por el forraje fresco disponible al inicio de la estación lluviosa. Tras la administración de antiparasitarios, se observa una disminución de la tasa de mortalidad y una mejora en el estado general del ganado, que es tan valioso para los granjeros.

En conjunto con el Ministerio de Agricultura, el CICR tiene planeado aplicar el tratamiento a medio millón de animales en las tres regiones fronterizas durante 2010.