• Enviar
  • Imprimir

Irak: una silla de ruedas para uso en exteriores

06-01-2010 Reportaje

En Irak, año tras año, miles de personas quedan mutiladas a causa de explosiones de minas y otros incidentes. Un centro de ortopedia que el CICR dirige en Erbil proporciona ayuda a miles de personas discapacitadas desde 1996.

 

El centro proporciona prótesis, órtesis y sillas de ruedas. Además, algunas de las personas discapacitadas reciben apoyo a través de un programa del CICR que les permite poner en marcha pequeños negocios y así reconstruir su vida.

 

Un elemento especial del apoyo que la Institución ofrece a los pacientes es la silla de ruedas para actividades al aire libre, de tres ruedas. A diferencia de las sillas de cuatro ruedas ordinarias que proporcionan los hospitales y que se utilizan sobre todo en ambientes interiores, la silla de tres ruedas permite al usuario salir y moverse con libertad.

 

La silla de tres ruedas tiene algunas características especiales. Por ejemplo, es ajustable según el tamaño y las necesidades del usuario, no causa escaras, es fácil de manejar y se usa sobre todo en exteriores. Hasta ahora, el centro de ortopedia de Erbil es el único de Irak en proporcionar este tipo de silla de ruedas.

     
©CICR 
   
Nazar Hama Khan delante del centro de ortopedia de Erbil, en Irak. 
         

Entre el 13 y el 16 de diciembre de 2009, el CICR organizó un taller para tres miembros del personal del centro ortopédico que el Ministerio de Salud administra en Nayaf. Los participantes recibieron formación acerca del montaje y el ajuste de las sillas de ruedas y aprendieron cómo enseñar a los pacientes y sus acompañantes a manejarlas. Esta actividad formaba parte de un plan destinado a extender el programa de provisión de sillas de tres ruedas a otras partes de Irak.

 

Nazar Hama Khan, de 32 años, es una de las personas que recibió una silla de tres ruedas, así como ayuda para empezar una pequeña empresa y recuperar la autosuficiencia económica.

 

Nazar, que tiene cinco hijos, está en silla de ruedas desde 1998 a consecuencia de una lesión en la médula espinal. En ese período, tuvo que reemplazar sus sillas de ruedas ordinarias varias veces, porque no estaba satisfecho con ellas. Dice: " Las sillas de ruedas de hospital son tan defectuosas que se rompen fácilmente. Esos incidentes eran particularmente molestos cuando me sucedían fuera de mi casa, como me pasó muchas veces. Me vi obligado a reemplazar cinco sillas, a un costo de 120 dólares cada una " .

 

Nazar está muy satisfecho con su nueva silla de ruedas. " Voy a todos lados y no tengo problemas para moverme; no se rompe ni se atasca " , dice. Puesto que Nazar es un jefe de familia indigente, también fue seleccionado para el programa del CICR que ayuda a los beneficiarios a reconstruir sus vidas.

 

En abril de 2009, Nazar recibió asistencia económica del CICR a fin de poner en marcha su negocio. " Vendo tarjetas para teléfonos móviles, y con mi silla de tres ruedas puedo recorrer mi barrio " , dice Nazar, contento. " Gano entre 150 y 200 dólares por mes, lo cual no está nada mal " , añade.

 

Durante los últimos 11 años, Nazar no pudo trabajar, y dependía del apoyo de sus familiares. Dice Nazar: " Estoy feliz porque, en primer lugar, puedo moverme solo, y en segundo lugar, porque puedo obtener un ingreso mensual para mi familia " .

 

Pese a su discapacidad y a los años de pesimismo que atravesó, hoy Nazar ve el mundo de otra manera.

 

Recientemente, el centro de ortopedia de Erbil recibió piezas de repuesto para las sillas de tres ruedas. Por ello, si la silla de Nazar sufre una avería, no tendrá que preocuparse, porque será posible repararla.