• Enviar
  • Imprimir

Kuwait-Irak: cientos de personas siguen desaparecidas desde la guerra del Golfo de 1990-1991

16-06-2010 Reportaje

Hoy en día cientos de kuwaitíes e iraquíes siguen desaparecidos a raíz de la guerra del Golfo de 1990-1991. Para apoyar las actividades destinadas a encontrar y recuperar sus restos, así como informar a los familiares acerca de lo sucedido, el CICR y el Subcomité Técnico de la Comisión Tripartita responsable de abordar este tema organizaron la segunda reunión técnica para especialistas forenses.

     
©CICR 
   
 
               
©CICR 
   
 
           

El Subcomité Técnico de la Comisión Tripartita, que trata casos de personas desaparecidas en relación con la guerra del Golfo de 1990-1991, celebró su segunda reunión técnica para especialistas forenses e investigadores de la escena del crimen el 3 de mayo. En ese encuentro, organizado y presidido por el CICR, especialistas de Estados Unidos, el Reino Unido, Irak, Kuwait y el CICR decidieron crear un grupo consultivo ad hoc para apoyar los esfuerzos destinados a buscar y recuperar los restos de cientos de kuwaitíes e iraquíes que siguen desaparecidos desde la guerra de 1990-1991.

Los participantes fueron invitados por el CICR y el grupo consultivo ad hoc para ser testigos de una exhumación el 4 de mayo en una fosa en el desierto kuwaití, a unos quince kilómetros de la frontera con Irak. En los tres días siguientes, los forenses, conducidos por especialistas del Departamento kuwaití de Pruebas de los Delitos, desenterraron los restos mortales de 55 personas. El 17 de mayo, los restos fueron trasladados bajo los auspicios del CICR de Kuwait a Irak por el cruce de frontera de Abdaly/Safwan.

" Esta operación representa un paso significativo y demuestra el compromiso de todas las partes en averiguar lo sucedido a las personas desaparecidas e intercambiar información con los familiares " , dijo Jean-Michel Monod, jefe de la delegación regional del CICR en Kuwait. " La exhumación fue posible después de que el CICR identificara la fosa, sobre la base de documentos puestos a disposición por la Coalición en 1991, donde estaban enterrados 47 soldados iraquíes que murieron en acción " .

Los cuerpos habían sido enterrados por las fuerzas armadas sauditas de conformidad con los rituales musulmanes y en plena conformidad con las disposiciones de los Convenios de Ginebra relativas a la inhumación de las personas fallecidas. Los documentos de identidad recuperados en el lugar deberían permitir a las autoridades iraquíes entregar los restos de los familiares con relativa rapidez.

Cientos de familiares de personas desaparecidas en relación con la guerra del Golfo de 1990-1991 todavía viven con la angustia y la incertidumbre de no saber qué les sucedió a sus parientes desaparecidos. Según el derecho internacional humanitario, los familiares tienen derecho a saber qué les aconteció a sus parientes, y las partes en conflicto tienen la responsabilidad de averiguar lo sucedido a las personas dadas por desaparecidas y de informar debidamente a los familiares.