Página archivada:puede contener información desactualizada
  • Enviar
  • Imprimir

Pakistán: ayudar a los familiares de personas detenidas en Guantánamo a comunicarse con sus seres queridos

29-12-2009 Reportaje

Gracias a un programa de videoconferencias iniciado por el CICR en octubre de 2009, los familiares de personas detenidas en Guantánamo pueden comunicarse con sus seres queridos. Los Paracha son una de las tres familias pakistaníes que se benefician de esta extensión del programa de videoconferencias inaugurado en el centro de detención de Bagram (Afganistán) en abril de 2008.

 

©CICR 
   
Farhat Paracha, esposa de Saifullah Paracha, detenido en Guantánamo, habla con periodistas tras mantener una videoconferencia con su esposo. 
             

" El hecho de poder vernos nos hizo muy felices " , dice Farhat Paracha, de 56 años, esposa de Saifullah Paracha, un ciudadano pakistaní detenido en la Bahía de Guantánamo desde hace cinco años, tras haberse comunicado con su marido mediante el sistema de videoconferencia.

" Saifullah quería saber todo sobre nosotros, nuestros hijos y nuestros familiares " , dice Farhat, con los ojos brillantes. " Le conté todo lo que pude en una hora. Saifullah extraña su país y el mundo exterior. El sistema de videoconferencias le permite volver a conectarse con todo”.

" Me enteré de la detención de Saifullah unos meses después de su captura, cuando recibí la llamada de un delegado del CICR, quien me informó que mi esposo estaba con vida y que se hallaba bajo la custodia de las fuerzas estadounidenses en la prisión de Bagram " , dijo Farhat. " El CICR nos ha ayudado a mantener el contacto con él durante seis años, primero mientras se hallaba en Bagram, y luego en Guantánamo. Los delegados del CICR que nos visitan periódicamente para entregarnos cartas de Saifullah y llevarse las nuestras ya forman parte de nuestra familia " .

Tras hablar con su padre, los rostros de Muneeza Paracha, de 27 años, y Mustafa Paracha, de 20, resplandecían de alegría. Mustafa dijo: " No había visto a mi padre desde los 14 años. Lo vi por primera vez en seis años a través de la videoconferencia. Si bien no pueden salvar la enorme distancia que separa a mi padre de nuestra familia, las videoconferencias hacen más soportable la separación " .

Desde abril de 2008, los detenidos en Guantánamo y Bagram pueden hablar con sus familiares por teléfono varias veces al año en el marco de un programa organizado por el CICR. Desde enero de 2009, el CICR ha facilitado la realización de 55 llamadas telefónicas entre 23 familias -incluidas 18 familias pakistaníes- y sus familiares detenidos en Bagram. También facilitó 18 llamadas entre 14 familias y sus seres queridos detenidos en Guantánamo.

Con el acuerdo de las autoridades estadounidenses, el CICR visita a las personas detenidas en Guantánamo desde enero de 2002. Ofrece a éstos y a otros detenidos de todo el mundo la oportunidad de comunicarse con sus familiares a través de mensajes de Cruz Roja.