• Enviar
  • Imprimir

Gaza: los cortes de energía eléctrica hacen peligrar la vida de los pacientes en los hospitales

07-09-2010 Reportaje

La aguda escasez de energía eléctrica en la Franja de Gaza perturba la vida de la población. Entre los más afectados figuran los enfermos cuya vida depende de máquinas, como los centenares de personas que necesitan diálisis periódicas.

 
©CICR / C. Goin 
   
Departamento de diálisis del hospital Shifa, Gaza. Jader Abu Saar (63) en una máquina de diálisis. Jader acude al hospital tres veces por semana para sesiones de diálisis de tres horas de duración. 
       
©CICR / C. Goin 
   
Departamento de diálisis del hospital Shifa, Gaza. Mohammed Shatat, jefe del departamento de diálisis. 
       
©CICR / C. Goin 
   
Hospital Shifa, Gaza. Uno de los generadores de emergencia del hospital. Todos los días, se corta la corriente durante un promedio de siete horas. Las reservas de combustible para los generadores del hospital de Gaza nunca son suficientes. 
       
©CICR / C. Goin 
   
Hospita Shifa, Gaza. Edificio principal. 
       

Jader Saqr yace en un sofá con los ojos entrecerrados, pensando en las cosas que ya no puede hacer a causa de su salud. Lo que más extraña es jugar con sus nietos.

El año pasado, una insuficiencia renal trastocó la vida de Jader; para peor, los cortes de energía eléctrica que se producen a diario en el departamento de hemodiálisis del hospital Shifa, en Gaza, complican más aún su estado de salud.

" A menudo, la corriente se corta mientras recibimos el tratamiento " , explica Jader. " Todas las máquinas se detienen hasta que se enciende el generador. Sin electricidad, nuestra sangre deja de circular. Por eso, cada vez que hay un corte, tengo un problema " .

Mohammed Shatat es jefe del departamento de diálisis desde hace 10 años. Dice que recientemente, la situación ha empeorado. " Vivimos con la crisis energética desde hace cinco años pero, en los últimos meses, los cortes se han hecho más frecuentes. Cuando se corta la corriente, la sangre de los pacientes se coagula y corren el riesgo de quedarse anémicos. En principio, podríamos tratar esta condición con medicación para elevar sus niveles de hemoglobina, pero no tenemos los medicamentos necesarios " .

  Los cortes de energía eléctrica afectan los equipos médicos  

     

Todos los días, la Franja de Gaza sufre cortes de electricidad que duran un promedio de siete horas. Algunos días, los cortes duran 12 horas. Cuando quedan sin energía las líneas principales, en los hospitales entran en servicio los generadores d e emergencia. Algunos arrancan de manera automática, pero otros están provistos de interruptores manuales, por lo cual pasan algunos minutos antes de que entren en servicio, Cuando una máquina de diálisis se detiene durante el tratamiento, las enfermeras tienen que bombear la sangre manualmente para impedir que se coagule.

" Las sesiones de diálisis deberían durar cuatro horas " , explica Shatat. " Pero, debido a los cortes de energía eléctrica, la duración de las sesiones varía, lo que significa que los enfermos no reciben el tratamiento adecuado. Cuando se corta la corriente, las enfermeras tienen que operar las máquinas de diálisis en forma manual pero, obviamente, no tenemos suficientes enfermeras que hagan ese trabajo para todos los pacientes al mismo tiempo " .

Las fluctuaciones en la tensión dañan las máquinas, que sufren frecuentes averías. Encontrar las piezas de repuesto para repararlas suele ser un proceso prolongado. " Es difícil encontrar repuestos para los equipos médicos en Gaza y, para traerlos desde el exterior, se necesitan varios meses " , señala el Sr. Shatat. " Mientras tanto, disminuye el número de máquinas disponibles y, por consiguiente, se reduce el número de pacientes que podemos tratar " .

Palina Asgeirsdottir está a cargo del programa de salud del CICR en Gaza. " Varios factores han contribuido a crear esta situación " , explica. " Los años de conflicto armado y de ocupación han hecho que sea muy difícil realizar el mantenimiento de rutina y las reparaciones que necesitan los equipos generadores y la red de distribución eléctrica, para no hablar del aumento de capacidad que se necesita para satisfacer la creciente demanda " .

La única central eléctrica en la Franja de Gaza fue parcialmente destruida por los bombardeos israelíes en 2006. Debido al bloqueo y a la prohibición de introducir materiales de construcción en la Fra nja, en general ha sido imposible reparar y mantener la red eléctrica. Al igual que los generadores de emergencia, la central de generación eléctrica necesita combustible. Los desacuerdos entre la Autoridad Palestina en Ramala y las autoridades de Hamás en Gaza con respecto a los pagos por las compras de combustible agravan el problema: cuando se demora la entrega de combustible, la central eléctrica tiene que reducir su producción o directamente suspenderla.

  La escasez de medicamentos afecta la salud de los pacientes  

     

Como si no bastara con los problemas que afectan a las máquinas de diálisis, los pacientes con problemas renales afrontan la escasez de los medicamentos especiales que necesitan, los cuales no están disponibles en Gaza. Y no son los únicos, como explica la Sra. Asgeirsdottir: " Los pacientes con enfermedades crónicas necesitan determinados fármacos, como los medicamentos para los pacientes con transplantes de riñón, Factor VIII y Factor IX para pacientes hemofílicos y alimentos especiales para lactantes y niños con intolerancia a los alimentos y problemas digestivos. La escasez causa interrupciones en los protocolos de tratamiento de los pacientes de cáncer. Sin esos medicamentos, los pacientes sufren y hasta pueden morir " .

Jader Abu Saar observa la máquina de diálisis un rato, deseando que siga bombeando y limpiando su sangre. Tras unos minutos, cierra los ojos y trata de relajarse. Se imagina caminando en la playa con todos sus nietos que corren y ríen con él, como en otros tiempos, cuando tenía dos riñones que funcionaban bien.

     
 
   
Cortes de energía eléctrica en Gaza: antecedentes

    Los cortes de energía eléctrica tienen efectos devastadores en el sistema de atención de la salud en Gaza. A menudo, directamente amenazan la vida de los pacientes que dependen de equipos de hospital para su tratamiento. Los que pagan el precio son los palestinos del común, incluidos los niños, los ancianos y los enfermos graves. No tienen otra opción que la de confiar en un sistema de salud que se deteriora con rapidez.

    Cuando se corta la corriente, los dispositivos electrónicos que se utilizan durante las cirugías se detienen abruptamente y se apagan las luces en los quirófanos. Otros aparatos, como las máquinas de diálisis, los monitores cardíacos, los tomógrafos, los analizadores de laboratorio y los equipos de resonancia magnética sufren daños permanentes a causa de los cortes. Sin energía eléctrica, tampoco funcionan las lavadoras y las autoclaves utilizadas para esterilizar los equipos.

    En 2010, el CICR importó las piezas de repuesto necesarias para reparar 20 máquinas de diálisis.

    La Institución también proporcionó a los hospitales interruptores de transferencia automática, que permiten que los generadores de emergencia entren en servicio de manera instantánea.