• Enviar
  • Imprimir

Senegal: mejorar las condiciones de vida de los detenidos

07-01-2010 Reportaje

Como parte de su trabajo con el Ministerio de Justicia de Senegal, la delegación del CICR en Dakar realizó un seminario sobre los derechos, la salud y la higiene de los detenidos, del 4 al 6 de noviembre de 2009.

     

© CICR 
   
Imagen tomada durante el seminario sobre los derechos, la salud y la higiene de los detenidos organizado en Dakar. 
         

¿Qué derechos tienen los detenidos? ¿Qué puede hacerse para limitar la propagación del VIH/SIDA en las cárceles? ¿Cómo deberían construirse los tanques sépticos? Los funcionarios de la administración penitenciaria de Senegal deben responder a diario a cuestiones como éstas que, éticas o meramente prácticas, no siempre son fáciles de responder.

Y con razón. “Administrar una cárcel es una tarea compleja. Es un sistema cerrado en el que tenemos que lograr que todo funcione, así se trate de derechos humanos, higiene, salud o reinserción en el mercado laboral”, dice Cheikh Sadibou Doucouré, jefe de comunicación de la administración penitenciaria. “En algunas áreas, nuestros conocimientos son fragmentarios.”

A fin de dar una resp uesta a esas falencias, la delegación regional del CICR y la administración penitenciaria de Senegal organizaron un seminario sobre los derechos, la salud y la higiene de los detenidos. El seminario, que tuvo lugar en la academia nacional de policía en Dakar, dio a 30 funcionarios experimentados de la administración penitenciaria (guardias, inspectores regionales y jefes de divisiones y oficinas) la oportunidad de mejorar sus competencias y de intercambiar experiencias.

     
 
   
    El CICR y la reforma de las cárceles en Senegal

Desde que comenzó a trabajar con el Ministerio de Justicia de Senegal en 1996, el CICR ha cooperado periódicamente con la administración penitenciaria. En 2009, el CICR visitó cinco centros de detención en el país y, en algunos casos, entregó material de asistencia. El seminario realizado en noviembre de 2009 fue un aporte más a esa cooperación. Christophe Martin, jefe de la delegación regional del CICR en Dakar, dijo en sus palabras de apertura: “El CICR apoya la realización de una reforma de la administración penitenciaria”, que consideró “esencial para mejorar las condiciones de vida de los detenidos y las condiciones de trabajo de personal penitenciario”. La administración penitenciaria está siendo objeto de una amplia reforma en el marco del Programa del Sector de la Justicia, que fue lanzado en 2004. Las medidas aprobadas el     20 de julio de 2009 están dirigidas a modernizar el sistema informático, a construir nuevas cárceles y a contratar más personal. 
         

Se realizaron presentaciones sobre los siguientes temas: el trabajo del CICR en África, los principios que rigen el trato de los detenidos, salud e higiene en las cárceles. Además de las presentaciones, se proyectaron varias películas y se generaron debates entre los participantes.

En presencia de expertos de la administración penitenciaria, la oficia de higiene de Dakar y la delegación regional del CICR , los participantes describieron abiertamente sus condiciones de trabajo y los desafíos que afrontan en relación con la administración penitenciaria en general y con cuestiones de salud en particular.

  Problemas de salud generalizados  

" Nuestra principal preocupación es el tratamiento y la evacuación de las aguas residuales2, dice Yahya Dieye, el guardia de la cárcel de Ziguinchor. Este no es un caso aislado. Según cifras oficiales, en 1960 Senegal tenía 35 cárceles y 3.000 detenidos a pesar de que su capacidad era de sólo 2.000 reclusos. Hoy en día, hay 37 cárceles y 7.500 detenidos. La sobrepoblación ha provocado problemas generalizados en el ámbito de la evacuación de las aguas residuales, la higiene y la salud.

" A veces nuestro personal se siente desalentado”, dice Yoro Coulibaly, jefe de la oficina de inspección regional de Saint-Louis y Louga. " Nos damos cuenta de que no siempre se necesitan más recursos para resolver ciertos problemas. Consideremos el problema de los tanques sépticos, problema que tienen todas las cárceles. Ahora he aprendido cómo se los debe construir y limpiar.

Aparte de las cuestiones técnicas, varios temas relacionados con la salud, como la detección voluntaria del VIH/SIDA y la distribución de preservativos en las cárceles, suscitaron intensos debates. Al igual que la mayoría de los participantes, Agnès Ndiogoye, guardia de la cárcel de mujeres Liberté 6, en Dakar, dijo que siempre había estado “en contra de distribuir preservativos en las cárceles”, pero reconoció que “sabiendo lo que pasa en otras partes, en África y en todo el mundo, esto nos ha ayudado a mejorar.”

Al término del seminario de tres días, los participantes evaluaron la situación en sus cárceles respectivas y presentaron sendas listas de necesidades de cada administración penitenciaria. Esos doc umentos permitirán elaborar directrices para reformar el sistema penitenciario.