• Enviar
  • Imprimir

Abuso de los servicios humanitarios del CICR por parte de los nazis

31-05-2007 Reportaje

Los medios de comunicación se han hecho ampliamente eco de la reciente exhibición en Argentina del documento de viaje del CICR que utilizó el funcionario nazi Adolf Eichmann para huir de Europa. Esto plantea diferentes cuestiones acerca de ese tipo de documento.

Nunca antes se había dado a conocer públicamente el mencionado documento de viaje del CICR como se ha hecho recientemente en Argentina, a pesar de que se conocía su existencia. De hecho, en 1999 el CICR informó al respecto en un comunicado de prensa. No es un documento de identidad o un pasaporte legal, sino más bien un " salvoconducto " temporal para los refugiados, los desplazados, los apátridas y otras personas que no tienen los documentos necesarios para viajar y que, por consiguiente, no pueden trasladarse al país de origen o de residencia o a otro país que desee acogerlos.

Este documento fue elaborado en 1945 para ayudar a cientos de miles de supervivientes de los campos de concentración, a ex prisioneros de guerra, a deportados, a trabajadores forzados y a otras personas civiles desamparadas que no disponían de documentos de viaje válidos. Muchos solicitaron ayuda al CICR para conseguir los documentos que necesitaban. Desde entonces, el documento de viaje del CICR ha hecho posible que más de medio millón de personas se traslade a un país donde puede comenzar una nueva vida. Según los registros del CICR, tan sólo de febrero de 1945 a inicios de 1946, se expidieron más de 9.000 documentos de viaje. Casi todos eran para personas atrapadas en la vorágine que caracterizó el período de la posguerra en Europa, que no poseían documentos válidos o pruebas de nacionalidad y que en su mayoría deseaba comenzar una nueva vida en otro lugar. El sistema de " salvoconducto " sigue siendo vigente. En 2006, el CICR expidió más de 5.800 documentos de viaje.

El CICR ya deploró en el pasado el hecho de que Eichmann y otros criminales nazis utilizaran abusivamente el documento de viaje para cubrir su rastro. El 10 de marzo de 1992, el entonces director del Departamento de Doctrina y Derecho, señor Yves Sandoz, escribió en el International Herald Tribune: “Estos hombres [Barbie, Eichmann y Mengele ] y quienes los apoyaban secretamente se aprovecharon descaradamente de un servicio humanitario con el que se benefició medio millón de personas, las más de ellas supervivientes de los campos de conc entración y refugiados de Europa oriental " .

El documento hecho público en Argentina es auténtico. Adolf Eichmann lo obtuvo tras presentar una solicitud al CICR, para lo cual utilizó un nombre y una tarjeta de identidad falsos. El CICR nunca ha tenido, ni después de que terminó la guerra ni hoy, los medios para verificar la identidad de las personas que solicitan un documento de viaje. El control de identidad puede ser efectuado únicamente por las autoridades de los países a los que esas personas viajan, y que han aceptado los documentos de viaje del CICR.

El CICR mantiene abiertos sus archivos a los investigadores que se interesan en las actividades realizadas por la Institución durante la Segunda Guerra Mundial y tras ésta. El CICR no archiva copias de los documentos de viaje, pero sí conserva los registros de las solicitudes formuladas para obtenerlos.




Fotos

 

© ICRC