• Enviar
  • Imprimir

Uganda: el espíritu del voluntariado y la ayuda a los necesitados

10-05-2010 Reportaje

Los voluntarios de la Cruz Roja Jeremiah Asire y Peter Weboya estuvieron entre las decenas de trabajadores humanitarios que han intentado devolver la esperanza a las personas afectadas por los deslizamientos de tierra en el distrito de Bududa, al este de Uganda. Walter Akwat, el responsable del área de comunicación del CICR en Kampala, habló con ellos sobre su experiencia.

     
©CICR/W. Akwat 
   
Poblado de Mbale, al este de Uganda. El doctor Fatah Labib (derecha) enseña a los voluntarios de la Cruz Roja cómo emplear una bolsa para cadáveres durante una sesión formativa sobre identificación adecuada de restos humanos organizada por el CICR. 
           

Jeremiah Asire nunca olvidará la mañana soleada del 1 de marzo, cuando la vida dio un giro trágico para los habitantes de tres aldeas del este de Uganda. Las aldeas quedaron sepultadas por aludes que dejaron cerca de 100 muertos y 250 personas desaparecidas y provocaron desconsuelo entre familiares y sobrevivientes. Jeremiah decidió ofrecer su ayuda de inmediato. El estudiante secundario de 19 años, que vive en el vecino distrito de Mbale, distribuyó artículos de socorro junto a decenas de voluntarios de la Sociedad de la Cruz Roja de Uganda.

  Destrucción inconmensurable  

Los desprendimientos de tierra no sólo se cobraron vidas humanas sino que también causaron un daño incalculable a la economía de los pobladores, que sufrieron la pérdida de una gran cantidad de animales domésticos, así como la destrucción de sus propiedades. A esto se añadieron las fuertes e incesantes lluvias de la zona montañosa, que provocaron el desborde del río Manafwa y la consiguiente inundación del distrito ribereño de Butaleja.

La Sociedad de la Cruz Roja de Uganda estima que el número de personas desplazadas como consecuencia de los aludes asciende a más de 5.500, y los desplazados debido a las inundaciones en Butaleja suman 6.600. Se espera que haya aún más personas desplazadas, dada la advertencia de geólogos y funcionarios acerca de la posibilidad de que continúen los deslizamientos de tierra en la región debido a las grietas halladas en las laderas de las montañas.

  Tareas difíciles  

Como respuesta a las necesidades extremas de la gran cantidad de desplazados internos, el CICR entregó a la Cruz Roja de Uganda 1.500 paquetes con artículos para el hogar -así como 100 bolsas para cadáveres- para su distribución inmediata. Además de tener la responsabilidad de la distribución de artículos de socorro y alimentos, la Cruz Roja de Uganda administra los campamentos de desplazados internos y se ocupa de restablecer el contacto entre niños y sus familiares. La búsqueda de personas desaparecidas con el propósito de reunirlas con sus familias es una de las actividades centrales del CICR y sus socios del Movimiento de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja.

Una de las tareas más difíciles para los trabajadores humanitarios fue rescatar los cuerpos que quedaron sepultados bajo el lodo. " La probabilidad de encontrar sobrevivientes era mínima " , afirma Jeremiah, " pero lo que nos alentaba a continuar con la tarea era pensar en los familiares, saber que ellos sólo podrían llorar a sus muertos cuando se hallaran los cadáveres " .

  Aprender a ocuparse de las personas fallecidas  

     

La decisión de Jeremiah de continuar la búsqueda es admirable, sobre todo si se tiene en cuenta que la tarea no era en absoluto agradable. Con el fin de brindarles apoyo a él y a sus compañeros, el CICR organizó un curso de un día sobre identificación adecuada de cadáveres.

" La gran cantidad de denuncias sobre personas desaparecidas tras los desprendimientos de tierra tornó indispensable la realización del curso " , explica Fatah Labib, el médico del CICR a cargo de esta actividad de formación. " Muchos de los voluntarios no tenían el conocimiento suficiente para la identificación de un cadáver. "

Los volunt arios aprendieron cómo tratar los restos de las personas fallecidas, desde el momento en que se encuentra el cuerpo -cuando se debe tomar nota de la fecha y el lugar del hallazgo y controlar que todos los objetos personales permanezcan junto al cadáver para facilitar la tarea de identificación- hasta el entierro. Era la primera vez que la Cruz Roja impartía un curso de esas características en Uganda.

  El dolor por la pérdida  

A diferencia de Jeremiah, Peter Weboya experimentó un enorme dolor debido a las muertes que causó el deslizamiento de tierra en la zona donde vive. El maestro de escuela de 54 años se despertó con la terrible noticia de la muerte de 37 de sus alumnos.

" Había llovido intensamente durante dos días. El día anterior a la desgracia, enviamos a los niños a sus casas. Desde que ocurrió la catástrofe, ha sido difícil aceptar que las vidas de tantos niños inocentes y felices se hayan apagado en un solo día; creo que nunca lo llegaré a aceptar. Superar el trauma y el dolor será difícil para sus familias y para los compañeros de escuela que han sobrevivido. " En total, murieron 63 alumnos como consecuencia del alud, según datos de las autoridades educativas del distrito de Bududa.

  Mantener vivo el espíritu del voluntariado  

La casa de Peter fue destruida pero, afortunadamente, no hubo que lamentar víctimas fatales en su familia, en la que hay trece niños. Para Peter, que había ingresado como voluntario de la Cruz Roja hacía menos de un año, el desastre marcó un punto de inflexión en su vida, al igual que para muchas otras personas.

" Mi familia se mudó a Bukalasi temporariamente " , comenta Peter haciendo referencia a un asentamiento transitorio ubicado cerca del campamento de Bulucheke, a dministrado por el gobierno. " Todos nuestros cultivos están arruinados y todos los animales, muertos. Ésas eran nuestras principales fuentes de ingresos, sobre todo las plantas de café " .

A pesar del trauma y del desplazamiento de su familia, Peter afirma sin titubear que no dejará de ser voluntario: " El espíritu del voluntariado es muy importante para renunciar a él sólo porque uno se encuentra en situación de vulnerabilidad " .