• Enviar
  • Imprimir

República Centroafricana: ayuda alimentaria para comunidades vulnerables

11-11-2010 Entrevista

El CICR acaba de comenzar una distribución de ayuda alimentaria en favor de 55.000 personas en el este de la República Centroafricana. Christa Utiger, coodinadora de seguridad económica del CICR en ese país, explica por qué el CICR decidió lanzar esa operación.

     

 
   
 
         

  ¿Por qué el CICR ha decidido lanzar esta operación?  

     

La decisión de distribuir ayuda alimentaria en Mboki, Obo, Rafai y Zemio, cuatro de las localidades más grandes de la región, refleja nuestra preocupación por el continuo deterioro de la seguridad alimentaria en el este de la República Centroafricana.

La tierra nunca había sido un problema en este lugar: la prefectura de Alto Mbomou es una región muy fértil y una de las menos pobladas del país. En los últimos meses, más de 20.000 personas de los poblados aledaños han huido hacia esas localidades en busca de seguridad, por lo que el número de habitantes se ha duplicado. Además, se sumaron unos 6.000 refugiados congoleños.

Por ello, la demanda de alimentos ha aumentado, mientras que la producción de maíz ha disminuido, dado que las personas desplazadas fueron obligadas a abandonar sus campos. Las tierras cultivables cercanas a los poblados están exigidas por demás y se han vuelto menos productivas, lo que se ha traducido en un aumento de los precios. Y no sólo los pequeños productores han resultado afectados; los pastores también han reaccionado y ahora llevan a sus animales a pastar cerca de los poblados. Lo que reduce la superficie de tierra cultivable y aumenta las posibilidades de enfrentamientos por cuestiones relativas a la tierra entre pastores y agricultores.

El aumento de la inseguridad también ha reducido significativamente el volumen del comercio en la región. Mboki siempre ha sido un sitio para el comercio y un gran mercado, pero ahora los comerciantes piensan dos veces antes de venir aquí a comprar ganado. Esto tiene un gran impacto en los ingresos de la comunidad.

Todos estos factores se han combinado para crear un problema de seguridad alimentaria que se ha agudizado con el tiempo y nos ha impulsado a actuar.

  ¿Qué espera lograr el CICR?  

La finalidad de la ayuda alimentaria es paliar las carencias de las reservas de alimentos y ayudar a las comunidades a sobrevivir en este período de violencia. Hemos decidido prestar asistencia a toda la población de estas localidades, porque todos están afectados. Cada hogar recibirá ayuda consistente en arroz o maíz, frijoles blancos o cacahuetes, aceite y sal; alimentos básicos y buenas fuentes de proteínas y energía.

El CICR también prevé distribuir semillas para las mismas comunidades, antes de la estación de siembra de comienzos de 2011, a fin de obtener buenas cosechas para finales de año y alimentos suficientes a precios razonables. De ese modo, esperamos dar a las comunidades los medios necesarios para autoabastecer se.

  ¿Qué desafíos se plantean en el plano logístico?  

Esta es una región muy extensa y fértil, pero cubierta de bosques y sin la infraestructura básica, como caminos asfaltados y puentes. En la temporada de lluvias, los caminos de tierra se deterioran rápidamente y los ríos crecen. Para ir de Bangui a Obo, es decir una distancia de unos 1.300 kilómetros, los camiones pueden tardar hasta tres semanas. En ese recorrido, hay cuatro pasos de ferries; en cada uno, hay que descargar por completo los camiones para cruzar y luego volver a cargarlos del otro lado. Como puede imaginarse, eso lleva tiempo. Otro desafío es la inseguridad, a lo largo de ese recorrido y en toda la región.

Esta operación nos exige un enorme esfuerzo de planificación para lograr que los alimentos lleguen a las localidades en tiempo y forma. Y también mucha paciencia.