• Enviar
  • Imprimir

Côte d'Ivoire: responder a las necesidades de los detenidos

14-01-2011 Entrevista

En el conmocionado período que atraviesa el país desde el 28 de noviembre pasado, el CICR ha intensificado sus visitas a las personas detenidas. En 2004, tras haber comprobado que numerosas cárceles registraban un índice de desnutrición elevado, el CICR inició un importante programa nutricional, en apoyo de las autoridades penitenciarias. En esta entrevista, Valérie Aubert, coordinadora de esas actividades, explica la situación actual.

     
©CICR 
   
Valérie Aubert 
           
©CICR/K. Panglungtshang 
   
Abiyán. Una delegada del CICR y el equipo de la Cruz Roja de la Côte d'Ivoire ingresan en la Casa de Arrestos y Corrección de Abiyán. 
               
©CICR/K. Panglungtshang 
   
Abiyán. Voluntario de la Cruz Roja de la Côte d'Ivoire ayuda a un detenido a desinsectarse. 
               
©CICR/K. Panglungtshang 
   
Abiyán. Delegada del CICR en una entrevista sin testigos. 
           

  En la situación de violencia que se ha producido después de las elecciones, ¿el CICR ha podido visitar a todos los detenidos?  

Desde finales de noviembre, nuestros delegados han visitado con regularidad a las personas detenidas en relación con la violencia que se produjo después de las elecciones; también ha podido ingresar en lugares de detención provisionales, como puestos de gendarmería, en todo el país y, particularmente, en Abiyán. Los familiares de las personas arrestadas se ponen en contacto con nosotros y damos seguimiento a las denuncias de arrestos directamente ante las autoridades detenedoras competentes, con las que mantenemos una relación de confianza basada en un diálogo de larga data.

Hasta ahora, nuestras visitas, así como las entrevistas sin testigos con las personas detenidas, han sido bien aceptadas por las autoridades penitenciarias. Para el CICR, la prioridad es visitar a los detenidos lo antes posible y, si ellos lo desean, informar a sus familiares acerca de su detención.

Desde el comienzo de la crisis, los delegados del CICR han podido visitar a más de 370 detenidos y han realizado más de 300 llamadas telefónicas a fin de notificar a los familiares de su situación.

  ¿Cómo ayudan a las personas que no tienen noticias de sus familiares a causa de la crisis?  

El CICR ha abierto una línea telefónica, que está disponible las veinticuatro horas del día, los siete días de la semana, donde un delegado escucha a las personas que no tienen noticias de algún famili ar desde los últimos acontecimientos. Los interesados también pueden dirigirse a nuestra delegación ubicada en el barrio de Deux Plateaux en Abiyán, así como a nuestras oficinas de Gagnoa, Guiglo, Man, Korhogo y Bouaké.

Todas las llamadas y los contactos se tratan de forma confidencial. Si es necesario y sólo si cuenta con el consentimiento de los familiares, el CICR solicita a las autoridades pertinentes información sobre las personas cuyo paradero los familiares desconocen.

  ¿Cuáles son los principales problemas que el CICR ha podido observar desde que visita a las personas detenidas en Côte d'Ivoire?  

La prioridad del CICR, en esas visitas, es garantizar que se respeten los derechos de los detenidos y que se responda a sus necesidades. En particular, el CICR se cerciora de que se les brinde un trato digno y humano, alimentación suficiente en calidad y cantidad, así como acceso a atención médica adecuada, agua potable y espacio suficiente. Los detenidos también tienen derecho a que se procese su causa sin demora.

Lamentablemente, en muchas cárceles de Côte d'Ivoire, la situación nutricional de los detenidos, así como su acceso a la atención médica, son problemáticos, incluso críticos, en determinados lugares. El problema es crónico y se ha agravado por algunas falencias del sistema penitenciario. Concretamente, hoy están privadas de libertad más de 12.000 personas en Côte d'Ivoire, cuando la capacidad oficial es de 6.700. Esa sobrepoblación se debe, en particular, a la gran cantidad de personas que están en prisión preventiva, es decir que están a la espera de un juicio.

El CICR está sumamente preocupado por todos esos problemas humanitarios. Apoya a las autoridades penitenciarias y judiciales en sus esfuerzos por no sólo mejorar las condiciones de detención, sino también acelerar los proce sos judiciales.

  ¿En qué consiste concretamente el programa nutricional del CICR en las cárceles? ¿Cuál es el balance de ese programa y cómo seguirá en el futuro?  

El índice de desnutrición de los detenidos es elevado en nueve cárceles de Côte d'Ivoire. El CICR apoya el trabajo de las autoridades, a las que entrega diariamente raciones suplementarias de alimentos para las personas desnutridas. Actualmente, más de 900 detenidos vulnerables se benefician de este programa, lo que permite reducir el número de muertes a causa de la desnutrición y mantener la salud de los detenidos más frágiles.

El CICR conduce este programa nutricional en estrecha colaboración con las autoridades penitenciarias, ya que éstas son las principales responsables de satisfacer las necesidades de los detenidos. El programa fue iniciado en 2004. Beneficia a los detenidos en siete cárceles del sur, donde se realiza con el apoyo de los voluntarios de la Cruz Roja de la Côte d'Ivoire, y a los detenidos en dos cárceles del norte, donde se conduce con el apoyo de la asociación Sainte Camille. A finales de los años 90, frente a una situación similar, el CICR también puso en práctica un programa de apoyo nutricional.

Dada la situación que hoy prevalece en Côte d'Ivoire, el CICR se ve obligado a continuar su asistencia en materia de nutrición de esos detenidos. Incluso tal vez deba incrementarla en el futuro.

También seguimos conduciendo programas de asistencia en el ámbito de agua y saneamiento, así como de salud. Nuestros equipos facilitan el acceso al agua potable y conducen campañas regulares de desinsectación en las cárceles, a fin de mejorar las condiciones de higiene.