• Enviar
  • Imprimir

Egipto: un experto evalúa la respuesta médica

15-02-2011 Entrevista

El Dr. Hassan Nasreddine, especialista médico principal del CICR, acaba de regresar a la sede del CICR en Ginebra desde El Cairo, adonde se había trasladado para obtener información de primera mano sobre la situación. El Dr. Nasreddine habla sobre su misión.

     
©CICR/N. Cohen /eg-e-00011 
   
Plaza Tahrir El Cairo. Médicos, enfermeros y ciudadanos comunes improvisan un puesto sanitario para atender a las personas heridas durante las manifestaciones. 
           
     
 
   
Hassan Nasreddine 

         

  ¿Qué objetivo tenía su misión en El Cairo? ¿Cuál fue su primera impresión al llegar?  

Cuando llegué a El Cairo, lo que más me impresionó fue a ver a los civiles bloqueando las calles y tratando de proteger sus barrios contra los saqueos, porque la policía había desaparecido. Fue impactante ver las escenas de violencia, las zonas saqueadas y los edificios quemados en el centro de la ciudad. Ahora que todo se ha normalizado en la plaza Tahrir, es difícil creer en la situación que se vivió hace tan sólo unos días.

Mi objetivo principal era evaluar la situación relacionada con la atención médica y determinar las necesidades, tanto en El Cairo como en Alejandría. Desde que se in iciaron las manifestaciones, la prioridad del CICR fue ayudar a los prestadores de servicios de primeros auxilios a afrontar la situación. Trabajamos en estrecha coordinación con la Media Luna Roja Egipcia, nuestro socio principal, que nos proporcionó una lista de los hospitales adonde se trasladaba a la mayoría de los heridos. Basándose en esas evaluaciones, la Institución transportó insumos médicos por avión a El Cairo. La distribución de los materiales se canalizó a través de la Media Luna Roja Egipcia y el Ministerio de Salud. El objetivo principal era aliviar la presión sobre las reservas de insumos médicos en El Cairo y otras ciudades.

¿Pudieron distribuir los insumos médicos?  

 Junto con la Media Luna Roja Egipcia, distribuimos materiales quirúrgicos y otros insumos médicos durante el fin de semana, a 12 hospitales en la zona suburbana de El Cairo, adonde llegaron casi todas las víctimas: Hospital General de Mancheyet el Bakri, Hospital General de Mounira, Hospital Sahel, Hospital Om el Massriyin, Hospital General Boulak el Dakrour, Hospital Al Ahram, Hospital General Embaba, Hospital General Tahrir, Hospital Instituto Nasser, Hospital Helal, Hospital Kasr El Eini y Hospital Demerdash.

Los suministros eran suficientes para tratar hasta 1.000 pacientes con heridas graves. Además, se proporcionaron a la Media Luna Roja Egipcia vendajes y apósitos suficientes para tratar a 5.000 víctimas. Por otra parte, la Institución mantuvo reservas de paquetes de apósitos adecuadas para atender a 5.000 heridos leves.

 ¿Cuáles fueron los desafíos principales que afrontó el personal médico que atendía a los heridos durante los enfrentamientos más intensos?  

 Durante los primeros días de febrero, el personal médico en los puestos de primeros auxilios y en los hospitales tuvo que atender a centenares de heridos. Pero, como nadie se aventuraba a salir por la ciudad en automóvil, los hospitales recibían menos víctimas de accidentes de tráfico; por otra parte, hay que destacar que los prestadores de primeros auxilios en la plaza Tahrir estaban bien organizados.

Yo recibía informes periódicos de diferentes prestadores de atención médica primaria que se hallaban sobre el terreno, en la propia plaza Tahrir, y de trabajadores de la salud y personal médico de otros lugares. Los médicos, enfermeros y prestadores de servicios de primeros auxilios constantemente recibían alimentos, medicamentos y otros artículos que los ciudadanos recolectaban en sus barrios.

Esas personas me informaron que el grueso de su trabajo consistía en tratar lesiones menores y que las los heridos graves eran trasladados a los hospitales en ambulancia. Los servicios médicos de urgencia estabilizaban a los pacientes y aplicaban técnicas de triaje para garantizar que los pacientes con las necesidades más urgentes fuesen los primeros en recibir atención. A diferencia de muchos países, como por ejemplo los europeos, en Egipto no es la Sociedad Nacional (la Media Luna Roja Egipcia) la entidad que dirige la respuesta en una situación de emergencia médica, sino el Ministerio de Salud, que es responsable de los primeros auxilios y de la atención previa a la admisión en el hospital.

 ¿Cuál es el próximo paso? ¿Cómo prevé usted colaborar con la Media Luna Roja Egipcia?  

Hasta ahora, no hemos determinado otras necesidades, pero seguimos de cerca la situación y estamos preparados para prestar asistencia si es necesario.

Uno de los desafíos principales es adaptarse a una situación que cambia con rapidez, en la que uno trata directamente con particulares o con organizaciones apenas estructuradas y no con los organismos gubernamentales. Hace falta encontrar formas nuevas y creativas de obtener información y estar listo para entrar en acción de inmediato.

Además, estamos examinando posibles formas de desarrollar y fortalecer nuestra asociación con la Media Luna Roja Egipcia. Con su amplia red de colaboradores y voluntarios, la Sociedad Nacional es un socio clave.