• Enviar
  • Imprimir

Irak: el CICR responde a la situación en el campamento de Ashraf

18-04-2011 Entrevista

Los recientes enfrentamientos violentos que tuvieron lugar en el campamento de Ashraf, a 60 km al nordeste de Bagdad, dejaron un saldo de numerosas personas muertas y heridas. En ese campamento viven más de 3.000 iraníes que pertenecen a la Organización de los Muyaidines del Pueblo de Irán (PMOI, por la sigla en inglés). Magne Barth, jefe de la delegación del CICR en Irak, explica el papel del CICR, así como las actividades de la Institución en respuesta a esa situación.

¿Qué sucedió durante los enfrentamientos en el campamento de Ashraf? ¿Cómo está la situación ahora?  

 El 8 de abril se produjeron enfrentamientos entre las fuerzas iraquíes y ciudadanos iraníes que pertenecen a la Organización de los Muyaidines del Pueblo de Irán y que están viviendo en el campamento de Ashraf. Numerosos personas murieron y otras tantas resultaron heridas. Según la información que tenemos, varios heridos fueron trasladados al hospital de Baquba. Estos últimos hechos han agravado la situación, que era tensa desde hacía ya algún tiempo.

Instamos a todos los implicados en estos hechos a que respeten el derecho aplicable que, entre otras cosas, los obliga a restringir el empleo de la fuerza. El personal encargado de mantener el orden debe atenerse a los principios que rigen las operaciones de mantenimiento del orden. Además, la dignidad y el bienestar físico de todas las personas deben preservarse en todo momento.

¿Qué está haciendo el CICR?  

Estamos siguiendo de cerca los últimos acontecimientos, sobre todo la prestación de atención médica a las víctimas y la evacuación de los muertos y los heridos. Menos de 24 horas después de comenzados los enfrentamientos, el CICR entregó material para vendajes al hospital Baquba, adonde habían sido trasladadas las víctimas. Estamos en contacto permanente con la administración del hospital. Estamos listos para prestar asistencia, en caso de que surjan nuevas necesidades.

A raíz de que seis personas habrían sido arrestadas y llevadas a la estación de policía de Jalis, delegados del CICR visitaron ese establecimiento el 13 de abril para evaluar las condiciones de detención y el trato que reciben las personas detenidas, así como para dar a los detenidos la oportunidad de comunicarse con sus familiares.

¿Mantienen contactos frecuentes con los residentes del campamento de Ashraf?  

En el pasado, el CICR ha visitado el campamento de Ashraf a fin de reunirse con los residentes y, en particular, ofrecerles ayuda para comunicarse con sus familiares en Irán y en otras partes, a través del intercambio de mensajes de la Cruz Roja.

Tras los enfrentamientos del 8 de abril, personas que no viven en Irak y que tienen parientes en el campamento de Ashraf se comunicaron con el CICR y con varias Sociedades Nacionales de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, dado que estaban preocupados por lo que podría haberles sucedido a sus parientes. Trataremos de ayudar a esas personas a obtener información sobre las personas detenidas en el marco de los enfrentamientos.

¿Qué obligaciones tienen las autoridades?  

Las autoridades tienen la obligación de respetar los derechos de que gozan los residentes de Ashraf en virtud del derecho internacional y de la legislación nacional. En particular, las autoridades deben preservar el bienestar físico y mental de los residentes en todo momento, y deben permitir que los familiares se mantengan juntos en la mayor medida de lo posible.

Además, el CICR recuerda a las autoridades la obligación que tienen de respetar el principio de no devolución, que es un principio del derecho internacional que prohíbe a un Estado transferir personas a otro Estado o autoridad si existe el rie sgo de que sean sometidas a alguna forma de maltrato o de que se las persiga por motivos vinculados a su raza, religión, nacionalidad, pertenencia a determinado grupo social o político.

También hemos recordado a las autoridades su obligación de garantizar que los civiles que residen en el campamento de Ashraf, así como en otras partes de Irak, tengan acceso a bienes básicos como alimentos, agua y atención médica.