• Enviar
  • Imprimir

La delegación regional del CICR en Kuwait

01-09-2011 Entrevista

La delegación regional del CICR en Kuwait abarca los seis países miembros del Consejo de Cooperación del Golfo, a saber, el Reino de Arabia Saudí, Kuwait, Qatar, los Emiratos Árabes Unidos y el Sultanato de Omán. El jefe de la delegación, Gérard Peytrignet, explica las actividades del CICR en esta región, particularmente en relación con la "primavera árabe" y en ocasión de los recientes disturbios en Bahrein.

¿En qué circunstancias se estableció la delegación regional en Kuwait y cuáles son sus actuales actividades y prioridades?

La delegación regional del CICR en Kuwait se estableció hace 20 años, después de la guerra del Golfo (1990-1991). En ese momento, centró sus actividades en la situación de los prisioneros de guerra, los internados, las personas desaparecidas y los desplazados civiles, en cumplimiento de las normas del derecho internacional humanitario. La búsqueda de las personas desaparecidas continúa hasta hoy, y el CICR preside la Comisión Tripartita creada en 1991 entre los países de la coalición, Kuwait e Irak. En sus reuniones periódicas, la Comisión Tripartita coordina la recopilación de los datos necesarios para encontrar los restos de las personas desaparecidas y organiza las tareas de exhumación e identificación.

Más adelante, el CICR amplió sus actividades operacionales y no operacionales. En función de las crisis o tensiones, ha visitado a detenidos de seguridad y otros prisioneros en Kuwait, en Qatar y, hasta 2001, en Bahrein. La Institución también realiza actividades en los ámbitos del restablecimiento del contacto entre familiares, la búsqueda de personas dadas por desaparecidas, el intercambio de noticias entre personas detenidas y sus familiares y presta otros servicios. Las personas detenidas en Guantánamo se benefician de conversaciones telefónicas y videoconferencias con sus familiares a través de la delegación regional y en colaboración con las Sociedades Nacionales de la Media Luna Roja (por ejemplo, en Arabia Saudí).

En el ámbito de la acción preventiva, el CICR lleva adelante, desde hace años, programas cuyo propósito es divulgar el derecho internacional humanitario y el papel del CICR y del Movimiento entre las fuerzas armadas y de seguridad, los sectores dirigentes, los medios académicos, los medios de comunicación y la sociedad civil, y fomentar el desarrollo de un entorno favorable a la acción humanitaria y al respeto de las normas y principios humanitarios. La Institución establece contactos con los medios de comunicación de la región y los sensibiliza con respecto a las cuestiones humanitarias. Con tal fin, este año se firmó un acuerdo de cooperación en materia de sensibilización con la cadena televisiva Al-Jazira.

El CICR ha intensificado su interacción con el medio islámico, a través de sus instituciones  oficiales y de centros de investigación, organizaciones benéficas y movimientos políticos o sociales, a fin de hacer conocer y fomentar la aceptación del carácter independiente y la base no religiosa del CICR. La delegación se dedica activamente a movilizar fondos, con el objeto de promover una contribución más sustancial de esta parte del mundo a las actividades que la Institución lleva a cabo junto con las Sociedades Nacionales de los países de la región, en cumplimiento de su cometido humanitario universal. Las visitas de los directivos del CICR permiten dialogar con los dirigentes responsables acerca de las problemáticas humanitarias del momento y fortalecer la presencia institucional del CICR en la región.

¿La delegación regional cuenta con asociados para la aplicación de sus programas? ¿Cómo se prepara para afrontar posibles situaciones de emergencia en la región?

Las Sociedades Nacionales de la región son nuestros asociados naturales y mantenemos estrechos vínculos con ellas. A nivel interno, las Sociedades Nacionales aportan socorros y llevan adelante actividades sociales o de salud; a nivel externo, realizan actividades de cooperación o proporcionan socorros de urgencia, actuando, de tanto en tanto, como brazo humanitario de sus gobiernos.

Los recientes acontecimientos de la "primavera árabe" han demostrado a las claras la importancia de la labor que realizan las Sociedades Nacionales, sobre todo en Túnez, Libia, Egipto, Yemen y Siria. El CICR se esfuerza por garantizar que las Sociedades Nacionales de la región se encuentren en condiciones de asumir sus responsabilidades en caso de necesidad y de responder de manera neutral e imparcial a las necesidades que se planteen, como la evacuación y atención de los heridos o la asistencia para los desplazados internos o los refugiados. Hemos impartido un curso de tres semanas sobre gestión en caso de desastres, en colaboración con la Media Luna Roja de los Emiratos Árabes Unidos. Asimismo, en cooperación con la Media Luna Roja de Qatar, hemos dictado un primer curso sobre emergencias sanitarias en grandes grupos de población (HELP, por sus siglas en inglés), cuya finalidad es fortalecer las aptitudes profesionales de los colaboradores encargados de implementar programas de asistencia humanitaria en situaciones de emergencia. En Arabia Saudí, país de importancia estratégica para el CICR, la delegación se ocupa de reforzar la cooperación con la Sociedad Nacional en diversos ámbitos.

Con respecto a las consecuencias de la "primavera árabe", ¿cómo respondió la delegación ante la escalada de la violencia en Bahrein, por ejemplo?

Al igual que en otros países árabes, el CICR se abocó de inmediato a responder a las consecuencias humanitarias de la violencia y, en los casos posibles, a desempeñar su papel de intermediario neutral en este tipo de situaciones de violencia interna. Así pues, nos hicimos presentes en el lugar en cuanto se produjeron los primeros enfrentamientos entre los manifestantes y las fuerzas del orden, a fin de entablar contacto con las autoridades, recordarles el papel del CICR y solicitar su apoyo para poder cumplir las obligaciones que nos incumben con respecto a las diferentes categorías de personas afectadas, en especial los heridos y los detenidos.

Conforme a nuestra modalidad, recordamos a las autoridades las normas jurídicas que rigen el uso de la fuerza, el trato debido a las personas, el acceso a la atención médica y la protección de las actividades de asistencia y de salud. Además, el CICR prestó apoyo a la Media Luna Roja de Bahrein para permitirle intervenir si la situación se agravaba y proporcionar ayuda de urgencia a los hospitales en caso necesario.

Desde febrero de 2011, la delegación realiza misiones periódicas a Bahrein y se esfuerza por mantener un diálogo constructivo con las autoridades, procurando convencerlas de la importancia que reviste el respeto de las normas y los principios humanitarios, a fin de restringir el uso de la fuerza y limitar los sufrimientos de la población. Asimismo, entabló conversaciones con el gobierno con el propósito de obtener su autorización para reanudar las visitas a los detenidos de seguridad. En una reunión celebrada a principios de julio con el ministro del Interior y autoridades policiales de alto nivel, el gobierno confirmó su interés en autorizar las visitas del CICR a los detenidos, en particular para evaluar las condiciones de detención y el trato que reciben. En poco tiempo, se firmará un acuerdo que debería permitirnos reanudar las visitas en las próximas semanas.


Fotos

 

Gérard Peytrignet