• Enviar
  • Imprimir

Myanmar: el CICR realiza proyectos de agua y saneamiento en tres cárceles

15-09-2011 Entrevista

Según lo acordado con el Gobierno de Myanmar, un ingeniero del CICR ha realizado estudios y pruebas a fin de refaccionar las instalaciones de abastecimiento de agua y saneamiento en tres cárceles. El CICR seguirá dialogando con miras a reanudar las visitas a las personas detenidas.

El CICR ha estado esforzándose por volver a entablar un diálogo abierto con el Gobierno de Myanmar sobre cuestiones humanitarias, incluidas las cuestiones relativas a la detención, tanto por lo que respecta al apoyo técnico que podría prestar como a una posible reanudación de las visitas a las personas detenidas. Georges Paclisanu, jefe de la delegación del CICR en Myanmar, explica los recientes avances en las actividades que el CICR realiza en las cárceles del país.

Recientemente, el Gobierno de Myanmar dijo que el CICR había reanudado las visitas a las cárceles y los programas de ayuda en los establecimientos penitenciarios del país. ¿Qué tipo de actividades realiza?

Actualmente, el CICR está trabajando con el Gobierno sobre propuestas para mejorar las instalaciones de abastecimiento de agua y saneamiento en tres cárceles del país. Por nuestrs parte, el trabajo se basa en un estudio que realizó un ingeniero expatriado en el mes de julio en el marco de una visita a los establecimientos penitenciarios. Las pruebas concluirán muy pronto. Una vez que estén finalizadas las propuestas y se haya alcanzado un acuerdo con el Ministerio de Asuntos Internos, comenzará la implementación de los proyectos. Las tareas serán supervisadas por nuestro ingeniero expatriado. Si bien los principales beneficiarios del proyecto serán los detenidos, las propuestas no incluyen las entrevistas de los delegados del CICR con los detenidos en forma confidencial.

Entonces, ¿el CICR no realizará visitas a las cárceles, como las que hace en otras partes del mundo?

No, se trata de proyectos relativos a las instalaciones que hacen a las condiciones de vida de los detenidos. No haremos “visitas a detenidos”, de conformidad con los procedimientos habituales que utilizamos en todo el mundo. No nos entrevistaremos directamente con los prisioneros ni mantendremos entrevistas en privado con ellos. Por lo tanto, no podremos informar sobre sus condiciones de detención.

¿El CICR se propone reanudar alguna vez las visitas a las cárceles en Myanmar?

Nuestra intención es perseguir dos objetivos paralelos. Uno de ellos es prestar asistencia técnica y entregar insumos al Departamento Correccional. El otro es mantener el diálogo con el Gobierno para reanudar las visitas a los detenidos, sobre todo a los detenidos por razones de seguridad, de conformidad con nuestros procedimientos habituales.

¿El CICR prevé ampliar sus actividades, fuera del ámbito de la detención?

No puedo explayarme mucho sobre el diálogo bilateral que mantenemos con el Gobierno de Myanmar. Lo que puedo decir es que estamos analizando la posibilidad de que el CICR preste apoyo técnico a uno o varios centros de fabricación de prótesis dirigidos por el Gobierno a fin de impulsar su producción. También estamos considerando otros ámbitos de cooperación.


Fotos

 

Georges Paclisanu
© CICR