• Enviar
  • Imprimir

Gaza: las penurias y la desesperanza de la población no tienen fin

20-05-2011 Entrevista

Mathilde De Riedmatten, jefa adjunta de la subdelegación del CICR en Gaza, habla sobre la situación en el enclave costero y la forma en que la población lucha por llevar adelante su vida cotidiana.

 
©CICR / C. Goin / il-e-01978 
   
Hospital Al-Shifa, Gaza. sector de maternidad. 
               
©Reuters / M. Salem 
   
Junio de 2010. Norte de la Franja de Gaza. Niños palestinos duermen en una carpa, levantada tras la destrucción de su vivienda durante la operación militar israelí llevada a cabo en 2008/2009. 
               
©Reuters / I. A. Mustafa 
   
Gaza. Una mujer palestina muestra la fotografía de un familiar, detenido en una cárcel israelí. 
               
©Reuters / I. A. Mustafa 
   
Los pescadores de Gaza se han visto afectados por la restricción de las zonas donde se les permite pescar. 
           

 ¿Cómo describiría la actual situación humanitaria en Gaza?  

 El CICR está preocupado por el hecho de que el millón y medio de personas que vive en la Franja no puede llevar una vida normal y digna. Casi nadie puede salir de la Franja de Gaza, ni siquiera para ir a Cisjordania, donde muchos pobladores de Gaza tienen familiares o tenían trabajo. 

Los centros médicos sufren las restricciones impuestas por Israel a la transferencia de equipo médico, materiales de construcción y muchos elementos básicos necesarios para el mantenimiento. Las instalaciones de abastecimiento de agua y de saneamiento se vienen deteriorando desde hace muchas décadas. El hecho de que aún sean capaces de funcionar se debe a los esfuerzos de ciertas organizaciones humanitarias. Los edificios que necesitan reparaciones desde hace años y los que fueron destruidos durante la operación militar que Israel llevó a cabo en Gaza en 2008 y 2009 no se pueden reparar ni reconstruir mientras no se permita la entrada a la Franja de Gaza de cantidades importantes de materiales de construcción básicos, como el cemento.

La violencia causa frecuentes víctimas civiles en Gaza. Durante los últimos meses, muchas personas murieron o fueron lesionadas en el entorno de creciente violencia e incluso durante enfrentamientos abiertos. Los incidentes de seguridad que tienen lugar en la zona entre Gaza e Israel a menudo causan la pérdida de vidas o la destrucción de bienes o medios de subsistencia. Deploramos la pérdida de vida de civiles y seguimos recordando a todas las partes que deben evit ar que las personas civiles sufran los efectos de las hostilidades. Se deben tomar todas las precauciones posibles para evitar las víctimas civiles. 

Los colaboradores del CICR siguen de cerca constantemente la situación de los civiles, como los agricultores y los recolectores de escombros, que no pueden evitar vivir y trabajar en zonas cercanas a Israel. La zona que corre a lo largo de la barrera que penetra 300 metros dentro de Gaza ha sido declarada zona prohibida por las Fuerzas de Defensa de Israel. Un área mucho mayor, que penetra casi un kilómetro en Gaza, se considera peligrosa por las incursiones de las tropas israelíes y su uso de municiones activas. Cuando los civiles sufren daños directos en esos incidentes, documentamos los casos y planteamos nuestras preocupaciones en forma bilateral y confidencial con las partes correspondientes.

¿Puede darnos más detalles acerca de la situación económica?  

Gaza depende más que nunca de la ayuda externa. Para los jóvenes (el 50% del millón y medio de residentes está compuesto de jóvenes menores de 18 años), la falta de perspectivas es casi absoluta, y tienen que luchar constantemente para mantener la esperanza en el futuro. 

Las rigurosas restricciones a las importaciones y la prohibición casi absoluta de exportar impuestas por Israel hace que la recuperación económica sea imposible. La tasa de desempleo actual asciende a casi el 40%, y seguirá siendo ruinosamente alta mientras la economía no pueda recuperarse. Esta difícil situación exacerba las considerables penurias ya causadas por el colapso de algunas ramas de la economía que en el pasado eran prósperas.

Con el paso de los añ os, el acceso a tierras apropiadas para la agricultura se ha visto reducido por las restricciones impuestas en las zonas cercanas a Israel y por la nivelación de los terrenos y la destrucción de árboles efectuadas por las Fuerzas de Defensa de Israel. Para empeorar las cosas, el sector primario es severamente afectado por los elevados precios o incluso la falta absoluta de algunos insumos agrícolas, como fertilizantes y plaguicidas, y por la ausencia de oportunidades de exportación. Además, muchos pescadores han perdido sus medios de sustento porque Israel ha reducido a tres millas náuticas desde la costa de Gaza la zona marítima donde permite realizar actividades de pesca.

Debido a que mantiene un control efectivo sobre la Franja de Gaza, particularmente porque ejerce autoridad sobre el movimiento de personas y bienes, Israel debe cumplir las obligaciones que le impone el derecho de la ocupación y permitir que la población civil lleve una vida tan normal como sea posible.

Israel flexibilizó el bloqueo en junio de 2010. ¿Esa medida tuvo efectos positivos en las vidas de la gente común en Gaza?  

La restricción a la salida de personas de Gaza no se ha modificado. El actual sistema de permisos impuesto por Israel, combinado con rigurosos controles, significa que sólo las personas que necesitan atención médica y que satisfacen estrictos criterios de seguridad pueden salir a través del cruce de Rafah hacia Egipto o a través del cruce de Erez hacia Israel. Pocas otras personas pueden salir de Gaza.

La entrada de bienes en Gaza también sigue sujeta a importantes restricciones, no sólo en cuanto a calidad sino también en lo que respecta a los artículos que pueden ingresar. Son frecuentes las demoras prolongadas. Algunos bienes cuya entrada está permi tida son tan costosos que su disponibilidad no tiene interés para la amplia mayoría de la población, ya que nunca podría pagarlos. Aunque los medios de comunicación han informado de la exportación de ciertos cultivos comerciales como claveles y fresas, el nivel real de las exportaciones de la Franja de Gaza sigue siendo cercano a cero. Las importaciones de la mayoría de los suministros para la construcción y materias primas siguen prohibidas, aunque sean vitales para la infraestructura y la recuperación económica del territorio. 

A menos que se produzca un cambio político que traiga libertad de movimientos para los pobladores de Gaza, que amplíe las importaciones de diversos productos y que permita aumentar considerablemente las exportaciones, no habrá mejora alguna.

¿Cómo puede el CICR ayudar a mitigar los efectos del bloqueo?  

Para ayudar económicamente a las familias, hemos elaborado programas de dinero por trabajo y puesto en marcha proyectos que proporcionan a los agricultores semillas y plantones para mejorar el rendimiento de las cosechas.

También hacemos todo lo posible por garantizar que las personas heridas y enfermas reciban atención médica adecuada, prestando apoyo a los servicios de urgencia del Ministerio de Salud y de la Media Luna Roja Palestina. La Sociedad Nacional presta atención de urgencia prehospitalaria y servicios de asistencia psicosocial, además de las numerosas tareas humanitarias que desempeña en la Franja de Gaza. El CICR también presta apoyo al Centro de Ortopedia y Polio, el único establecimiento de este tipo en la Franja de Gaza, que, en 2010, brindó tratamiento a más de mil pacientes.

Nuestros ingenieros de agua y saneamiento centran sus esfuerzos en el tratamiento de las aguas resi duales. En una planta recientemente finalizada en Rafah, parte del agua residual tratada puede ser absorbida sin riesgo alguno por el acuífero y reponer su caudal. El acuífero sigue siendo la única fuente de agua potable en la Franja de Gaza. Gracias a las últimas mejoras incorporadas en la planta, el agua residual tratada pronto podrá utilizarse con fines agrícolas, como el riego de árboles.