• Enviar
  • Imprimir

Tailandia/Camboya: tras los combates en la frontera, la Cruz Roja asiste a miles de personas

14-02-2011 Entrevista

Los enfrentamientos armados que tuvieron lugar entre Tailandia y Camboya causaron el desplazamiento de unas 30.000 personas y ocasionaron varias víctimas en ambos países entre el 4 y el 8 de febrero. Las autoridades camboyanas detuvieron a un soldado tailandés y lo mantuvieron en cautiverio durante varios días. El CICR, la Cruz Roja Tailandesa y la Cruz Roja Camboyana tomaron medidas para aliviar las consecuencias humanas de las hostilidades. Jacques Stroun, jefe de la delegación regional del CICR en Bangkok, describe sus esfuerzos y logros.

 
©CICR 
   
Jacques Stroun 
           
©Reuters/Sukree Sukplang  
   
Distribución de socorros a las personas desplazadas. 
               
©Reuters/Damir Sagolj 
   
Personas desplazadas en busca de un refugio temporal. 
           

  ¿Qué hizo el CICR durante este período?  

 Trabajos en estrecho contacto con la Cruz Roja Tailandesa, la Cruz Roja Camboyana y la Federación Internacional de Sociedades Nacionales de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja. Las actividades de ayuda se centraron en las personas desplazadas, que carecían de muchos artículos esenciales. Las Sociedades Nacionales distribuyeron alimentos, lonas, mantas, ropa, mosquiteros, agua embotellada y baldes. Además, tomaron la iniciativa de ayudar a las autoridades de sus respectivos países en los esfuerzos realizados por asistir a las personas desplazadas.

Por su parte, el CICR envió personal de salud e ingenieros hidráulicos a ambos países para que ayuden a realizar una detallada evaluación de la situación en materia de salud e higiene.

 ¿Cuál es el papel del CICR cuando estallan las hostilidades entre dos países?  

  
En su carácter de guardián del derecho internacional humanitario (DIH), el CICR tiene el cometido de asistir y proteger a las personas afectadas por conflictos, de conformidad con el mandato conferido a la Institución por todos los países del mundo. Como organización neutral, podemos hablar con todas las partes y ayudar a encontrar soluciones a los problemas de índole humanitaria que se plantean a raíz del conflicto.
 

El 8 de febrero, el CICR se reunió con un soldado tailandés capturado durante los enfrentamientos, y nuestros representantes estuvieron presentes cuando recuperó la libertad en Phnom Penh.

¿El CICR estuvo en contacto con las autoridades camboyanas y tailandesas durante los enfrentamientos?  

Planteamos nuestras preocupaciones en relación con la situación humanitaria ante los Gobiernos de ambos países. Una de nuestras prioridades era que la conducción de las operaciones militares de los dos países se realizara de conformidad con las normas del DIH.

     

¿Qué dice el DIH? 
   
   
  • Las partes en un conflicto siempre deben distinguir entre civiles y combatientes, a fin de evitar sufrimientos a la población civil y daños a los bienes civiles.
  • Las partes deben limitar sus ataques a los objetivos militares; se prohíben los ataques contra la población civil en general o personas civiles en particular.
  • Las personas que actualmente no participan en las hostilidades no deben ser blanco de ataques y se debe preservar su bienestar físico y mental.
  • Las personas que actualmente no participan en las hostilidades tienen derecho a gozar de protección y de un trato humano en todas las circunstancias, sin distinciones adversas de ningún tipo.
  • Es ilegal matar o herir a un enemigo que se ha rendido o que ya no puede participar en los enfrentamientos.