• Enviar
  • Imprimir

Túnez: incertidumbre también en el plano humanitario

18-01-2011 Entrevista

Acaba de constituirse un gobierno de transición, pero las condiciones de seguridad y la situación humanitaria son motivo de incertidumbre en Túnez. En esta entrevista, Boris Michel, jefe de las actividades operacionales del CICR en África del Norte, manifiesta su preocupación por la violencia y se refiere a las necesidades humanitarias, sobre todo de las personas detenidas.

     
 
   
Boris Michel 

         

¿Cómo ve la situación en Túnez?  

La situación viene deteriorándose desde hace un mes, pero debemos reconocer que los últimos acontecimientos nos han tomado un poco por sorpresa. El derrocamiento del ex presidente da lugar a una situación de violencia importante, que nos preocupa. Es importante ver si las fuerzas de seguridad podrán contener la situación de indefinición que hoy se vive. Se deben tomar todas las precauciones posibles por lo que respecta al restablecimiento del orden público, a fin de evitar el uso excesivo de la fuerza. También habrá que determinar la amplitud de las necesidades humanitarias. 

¿Cuáles son las prioridades del CICR en ese contexto tan conmocionado?  

Nos preocupan los arrestos vinculados a los acontecimientos que conmocionan el país desde el 17 de diciembre. La prioridad es acceder a las numerosas personas que han sido arrestadas por las fuerzas de seguridad, sobre todo en los últimos días. Queremos verificar el trato que reciben y comunicar las novedades a sus familiares, de conformidad con el acuerdo que firmamos con las autoridades tunecinas en 2005.

La otra prioridad es tener acceso a los lugares de detención donde ha habido motines el fin de semana. En particular, se nos ha informado que decenas de detenidos murieron en una cárcel de Monastir; es urgente poder responder a las eventuales necesidades humanitarias vinculadas a esos hechos. Numerosos detenidos se han fugado de otro establecimiento penitenciario, y la situación es confusa; es importante verificar cuáles son las condiciones de detención. Por ello estamos en contacto con el ministerio de Justicia y la administración penitenciaria.

También nos vamos a poner en contacto con las autoridades designadas en el marco del nuevo gobierno para asegurarnos de que el ejército y la policía empleen la fuerza en forma proporcionada y respeten las normas aplicables a ese tipo de situación. El proceso tomará algunos días, ya que debemos aguardar la designación de nuestros interlocutores. Las nuevas autoridades estarán muy solicitadas, pero trataremos de actuar lo mejor y lo más rápido posible.

¿Cómo coordinarán sus actividades con la Media Luna Roja Tunecina?      

Como auxiliar de los poderes públicos y porque está presente en casi todo el país, la Media Luna Roja Tunecina tiene un importante papel que cumplir. El CICR desea apoyar sus esfuerzos. Por el momento, la Media Luna Roja ha podido recoger sangre para suministrar a los diferentes hospitales del país. También podría efectuar traslados de heridos, prestar asistencia a las estructuras hospitalarias, e incluso otras actividades. Estamos en contacto permanentemente para coordinar nuestros esfuerzos.

¿Cuáles han sido hasta ahora las principales actividades del CICR en Túnez?  

Desde 2005, nuestros delegados visitan lugares de detención para mejorar las condiciones de los detenidos, en particular ayudar a resolver los problemas de hacinamiento. Nuestra delegación en la ciudad de Túnez también tiene un papel regional: visitamos a personas detenidas en Mauritania y coordinamos las actividades que el CICR realiza en Libia y Marruecos, además de responder a las consecuencias humanitarias del conflicto del Sáhara occidental. La cobertura geográfica es amplia, pero tenemos un dispositivo bastante reducido.