• Enviar
  • Imprimir

Asistencia de salud en peligro: la delgada línea entre seguridad y neutralidad

05-12-2012 Entrevista

El señor Mohammad-Shahabeddin Mohammadi-Araghi, especialista en derecho internacional humanitario (DIH) y subsecretario general de la Media Luna Roja de Irán, fue liberado recientemente, tras haber sido secuestrado mientras desempeñaba sus funciones en Libia, con otros seis miembros de su equipo. Durante un encuentro internacional realizado en Noruega, donde se reunieron expertos de la Cruz Roja y la Media Luna Roja en torno al tema de la falta de acceso en condiciones de seguridad a la asistencia médica, expuso sus ideas sobre cómo proteger mejor a los socorristas que trabajan en medio de la violencia.

¿De qué modo la experiencia del secuestro afectó su vida y su visión de la labor de las Sociedades Nacionales de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja?

Toda experiencia ayuda a pensar nuevas ideas para encarar los desafíos. Ese incidente me recordó, una vez más, la importancia crucial de las actividades de las Sociedades Nacionales y la necesidad de garantizar la seguridad de su personal. Como socorristas, siempre debemos recordar que el peligro forma parte de nuestro trabajo. Por ejemplo, cuando se produce un terremoto, debemos ir a zonas de las que otras personas están huyendo. Y, cada año, son muchos los socorristas que pierden la vida a causa del riesgo que conllevan nuestras actividades. Sin embargo, esta realidad no significa que no debamos tomar siempre en cuenta las cuestiones de protección y seguridad de nuestro personal. Sin este tipo de visión, es imposible llevar adelante una labor humanitaria.

En su opinión, ¿qué medida se debe tomar en forma prioritaria para mejorar el acceso en condiciones de seguridad a la atención médica?

En primer lugar, debemos tomar en consideración las cuestiones de seguridad de nuestro personal. Las partes en conflicto siempre deben tener en cuenta las graves consecuencias humanitarias de los ataques deliberados o indiscriminados contra los heridos, los enfermos y el personal médico.

Ello exige hacer respetar los marcos existentes, incluidos el DIH y el derecho penal, a fin de resaltar las graves consecuencias de poner en riesgo la vida de los heridos, los enfermos, el personal de ayuda humanitaria y el personal médico. Para ello, es prioritaria a coordinación de las actividades entre las Sociedades Nacionales, el CICR y los Estados, además del compromiso permanente de respetar y hacer respetar las normas existentes.

La campaña "Asistencia de salud en peligro" es un buen ejemplo de esa colaboración. Esperemos que dé los resultados previstos.

¿De qué modo ve la relación entre el respeto de la imparcialidad y la seguridad de los equipos que prestan asistencia en salud en contextos de violencia armada?

Esa relación no siempre es clara para las partes en conflicto y otros portadores de armas, tal como demuestra lo ocurrido con los miembros de la delegación iraní que fueron secuestrados en Libia, pese al carácter imparcial y neutral de su misión. En mi opinión, las tareas de sensibilización sobre la neutralidad de las actividades humanitarias, por ejemplo, la adopción de medidas preventivas, sobre todo desde el punto de vista de las fuerzas que participan en los enfrentamientos, sin duda pueden ser formas de mejorar la seguridad del personal humanitario.

En su calidad de experto en DIH, ¿cree que la ética médica sigue siendo aplicable en situaciones de conflicto armado, por ejemplo en lo relativo al respeto de la confidencialidad de los pacientes?

En los conflictos armados, las cuestiones militares y de seguridad, así como la obtención de información del enemigo, son prioridades para las partes en conflicto. Por ello, el personal médico que tiene acceso a los combatientes heridos de ambos bandos puede sufrir presiones para brindar a alguna de las partes información sobre los heridos y los enfermos de la otra parte, y ello constituye una violación de la ética médica. La campaña "Asistencia de salud en peligro" tiene como objetivo recordar a las partes beligerantes su obligación de respetar al personal médico en todo momento.

¿Qué expectativas tiene de este taller?

Esperamos que las Sociedades Nacionales participantes, que han sido seleccionadas por su presencia en contextos muy riesgosos, puedan intercambiar opiniones. Hemos previsto organizar una reunión similar en Teherán el año próximo. Esperamos que los resultados de ambas reuniones nos ayuden a definir una visión común del problema principal y, por consiguiente, pensar soluciones comunes para responder a las problemáticas identificadas.


Fotos

Mohammad-Shahabeddin Mohammadi-Araghi 

Mohammad-Shahabeddin Mohammadi-Araghi
© CICR