• Enviar
  • Imprimir

Haití: la salud de los detenidos, un desafío para la salud pública

19-04-2012 Entrevista

El CICR, que visita a las personas detenidas en Haití desde 1994, participa en un importante esfuerzo por ayudar a las autoridades haitianas a solucionar los problemas derivados del hacinamiento en las cárceles y las deficientes condiciones de detención. La salud de los detenidos es uno de los principales desafíos que las autoridades se esfuerzan por encarar con la ayuda del CICR y de otras organizaciones, a fin de contener la propagación de enfermedades infecciosas como la tuberculosis y el VIH/SIDA.

Sandra Martin es médica generalista en el CICR. Trabaja en estrecha colaboración con las autoridades y los médicos en las cárceles a fin de mejorar el acceso a la salud en los lugares de detención en Haití.

¿Por qué es preciso encarar la cuestión de la salud penitenciaria?

Las cárceles son lugares cerrados y abiertos a la vez. Los detenidos no solo comparten ese espacio, sino que también tienen contactos con el mundo exterior, porque son vigilados y asistidos por personal penitenciario y también reciben la visita de sus familiares.

En la cárcel, las infecciones pueden propagarse con rapidez si no se cuenta con un sistema sanitario destinado a prevenir las enfermedades y tratarlas donde y cuando se presentan. Por ejemplo, cuando los detenidos ingresan en la cárcel, pueden traer consigo una enfermedad infecciosa. Cuando el personal del establecimiento y los familiares se ponen en contacto con estos detenidos, corren el riesgo de contraer la enfermedad y transmitirla a personas en el exterior, o viceversa. Esto indica a las claras que la salud penitenciaria representa un verdadero desafío para la salud pública.

¿Cuáles son los problemas que afectan a la salud en las prisiones de Haití?

El acceso a la salud sigue siendo el principal problema, sobre todo debido al hacinamiento y a la falta de personal médico  en los lugares de detención.

Tomemos, por ejemplo, la cárcel civil en Puerto Príncipe, la institución penitenciaria más grande de Haití. Los detenidos pasan la mayor parte del tiempo en celdas superpobladas, sin retretes. Muchos se enferman. El contacto cercano fomenta la propagación de enfermedades como el cólera, la sarna y la gripe, así como la tuberculosis, que es endémica en Haití.  Lamentablemente, en esta cárcel no hay suficientes agentes de salud que detecten las enfermedades y presten a los detenidos unas atención eficaz.

En términos generales, las cárceles comparten dos problemas: la superpoblación y la falta de personal. Es muy importante incrementar el personal penitenciario para remediar, en la medida posible, los problemas existentes, ya que ello permitirá prestar más atención a las necesidades de los detenidos, sobre todo en materia de salud.  Por ejemplo, la falta de personal tiene repercusiones directas en la gestión de seguridad, lo que a su vez afecta el acceso a la asistencia de salud.

¿Cuáles son las soluciones implementadas o propuestas por el CICR?

Desde 1994, el CICR trabaja en estrecho contacto con las autoridades haitianas y les ha ofrecido aportar sus conocimientos técnicos para mejorar las condiciones de detención. El CICR imparte formación a los agentes de salud penitenciarios con respecto al control de las enfermedades más comunes en el ámbito carcelario y a la gestión y uso de los medicamentos, y los supervisa en el desempeño de su labor.

En situaciones de emergencia, el CICR facilita el reclutamiento de personal médico complementario y distribuye medicamentos y otros insumos médicos. Así sucedió durante la epidemia de cólera: el CICR ayudó a la Dirección de Administración Penitenciaria a reforzar la atención de salud en las cárceles afectadas contratando a diez enfermeros adicionales. Además, proporcionó con regularidad a los dispensarios de las prisiones medicamentos, sales de rehidratación orales y fluidos intravenosos.

En abril de 2011, se creó un equipo de promoción de prácticas de higiene, formado por un enfermero y un ingeniero de agua y hábitat del CICR, para capacitor y sensibilizar a los detenidos y al personal penitenciario sobre los efectos de la higiene en la salud penitenciaria. Este equipo también está preparado para intervenir en los lugares de detención en casos urgentes.

Con el apoyo del CICR, en 2009 se firmó un acuerdo entre el centro GHESKIO (una institución privada haitiana dedicada a la investigación y al tratamiento del HIV/SIDA), la organización no gubernamental estadounidense Health Through Walls y el Ministerio de Justicia, cuya finalidad era iniciar un proyecto de salud relativo a la prevención y tratamiento de enfermedades infecciosas en el entorno carcelario. La implementación de este proyecto tuvo como resultado una importante disminución en el número de muertes por tuberculosis en la cárcel civil de Puerto Príncipe. Este resultado positivo es sumamente alentador. Nuestro objetivo es conseguir que las autoridades haitianas extiendan este proyecto a otras cárceles del país.

Ud. mencionó la buena cooperación con las autoridades. ¿Qué espera el CICR de las autoridades y de otras partes en el futuro?

Nos gustaría que las autoridades pertinentes elaboraran e implementaran un plan amplio de promoción de la salud para las personas detenidas, posiblemente dentro del marco de una mesa redonda que convoque a todas las partes interesadas.  Debemos seguir promoviendo el fortalecimiento de la sinergia y la coordinación entre las autoridades haitianas y las organizaciones que trabajan en el ámbito de la salud penitenciaria. Además, sería aconsejable reforzar las relaciones de trabajo entre los ministerios de Justicia y de Salud, ya que ello redundaría en el fortalecimiento de las actividades destinadas a mejorar la salud de los detenidos. Mientras tanto, el CICR continuará ofreciendo sus conocimientos técnicos y desempeñando el papel de facilitador y movilizador para otras partes interesadas en  participar en un plan de acción implementado por las autoridades haitianas en la esfera de la salud penitenciaria.


Fotos

Sandra Martin. 

Sandra Martin.
© CICR

Cárcel civil, Puerto Príncipe. Sandra Martin visita la prisión. 

Cárcel civil, Puerto Príncipe. Sandra Martin visita la prisión.
© CICR

Cárcel civil, Puerto Príncipe, Haití. Un detenido recibe medicamentos en el marco de una campaña contra la sarna y los parásitos intestinales. 

Cárcel civil, Puerto Príncipe, Haití. Un detenido recibe medicamentos en el marco de una campaña contra la sarna y los parásitos intestinales.
© CICR / J. J. Charles

Prisión Les Cayes, Haití. Un enfermero del CICR canalizando un goteo intravenoso en el brazo de un detenido. 

Prisión Les Cayes, Haití. Un enfermero del CICR canalizando un goteo intravenoso en el brazo de un detenido.
© CICR / J. D. Massier